Berreterrerrero¿Cortito?Ja

.

No me mires extrañado, que sí, que pasé por aquí… Ejke echo de menos a esto de darle a la tecla, y sobre todo, si he de serte sincera… ¡Ay foliete! No me mires así, casi en blanco.

Ejke es como si escupieras manchitas… Es algo tan especial lo que me haces sentir ¡Ay foliete de mi vida!  No me mires así, ¡Ni me riñas! Que sí. Que no lo niego, que estoy llorando a mares. Ejke me pasan tantas cosas. Tan terribles, son tan… son tan…  ¿a qué parezco una campana?

Vale el chiste es muy malo. Pero. Ejke, quise ser mayor, y cuerda. Sobre todo cuerda. Pero me da que algo no ha salido bien.

Ejke, intento evitarlo pero,  en realidad, pues me pierdo en la inmensidad… ¿Cuál me preguntarás?  La respuesta es sencilla: en todas.

Pero,  no creas, no me quejo, que también me han pasado cosas casi buenas. Pues he hecho grandes descubrimientos. Pero como la ciencia no los va admitir como animales acuáticos, ni tan siquiera de compañía, ni tampoco, como quita los aburrimientos, pues se quedarán ahí, en los tres nonanillones de descubrimientos importantes que se van a quedar ahí… (esos que yo solita he ido descubriendo) Y son importantes… Pero, espera foliete que apenas veo ni respiro con tanta lágrima y compañeros verdes resbalando a sus anchas. Y no, no son alienígenas.  No te pienso decir que son mocos. ¡Ea!

Pero… ¿sabes? Que te miro y, tú,  que en la parte blanca me miras extraño, igual, pero igual, tú, igual que los pañuelos de papel. Qué, supongo que no lo sabes. Pero tiemblan cuando los arrastro de la caja a mis manos. Ejke es verme la nariz y, sí foliete sí, les entran los siete males.

Es como si sintiesen que el preludio de la sinfonía del moco anunciada les caerá en nada, o la chorreada de lágrimas.  Qué por cierto, no sé qué será lo que más les aterroriza a los dignos pañuelos,  porque me tiré horas comprobando la transformación de un moco y,  tú, no son nada, pues cuando más  veces lo miraba más chiquitito y seco se iba quedando. Así que un moco no creo que les asuste demasiado.

Pero qué cosas tan curiosas.  Fíjate foliete, sin embargo, una lágrima si la sueltas sobre la mesa, pues que se queda horas.

Y no creas que no, pero tiene su arte pararte en seco mientras continuas llorando y, controlar la caída de la lágrima. Pues tú, cómo te iba diciendo, que al papel de la caja de pañuelos, pues que la dichosa lágrima lo ajea y, al final, no sabes dónde andará tal joya líquida.

Porque foliete, en realidad le llegas a perder la pista. Es, si lo pienso un poco, como si se escondiera, como si la celulosa le ayudara a no ser vista. Igual las lágrimas no quieren ser vistas una vez secas en el pañuelo. O pierden su lástima, su desahogo, o yo qué sé, y lo que pasa ejke se les riza el pelo.

No sé, no sé foliete y no me mires así, qué no se si tendrán pelo las lágrimas y, además, no lo voy a investigar. Ejke estoy terriblemente mal. Todo me sale mal, ejke prefiero estar loca, aunque, esa es otra, pues jamás consigo que un profesional con estudios me certifique por escrito que lo estoy. Loca, que estoy loca, qué me dicen que no.

Pero, ¡Ay si yo te contará! Pues si te contara o contase o contaría, si he de ser leal y hablar riojanamente. Pues que desde que decidí ser mayor y cuerda todo me va igual. Es decir, mal como siempre.

Pero ejke te lo prometo que pensaba que iba a mejorar si dejaba de meterme en líos, de hablar con lo que nadie habla, de ser tan cacharro roto…. ¡Pero qué va, esto va de mal en peor!

Se me enreda la vida, no consigo tener tiempo. Antes lo tenía y eso que usaba gran parte en hablar también con todo eso con lo que no habla nadie…  eso con lo que solo los que están como una gaita hablan. Es decir; locos. ¡Coñe, leñe y recoñe!   ¡Jodo, lo que me encanta esto de sacar pecho y ser mucho riojana! ¡Qué lo soy de toda la vida, tú!

Total,  que le conté a un médico. Sí, todo eso que hacía de hablar con las cosas y darles lo que se merecen.  Es decir, hablarles con respeto y escuchar… Pues tú, me dijo que bendita mi imaginación y que no la dejase al margen y, tú, foliete, que me dijo que siguiera soñando a manos llenas.

Pero ejke, no me va bien así, porque todo lo veo posible y tú, cuando sueño pues me meto en muchos líos. Sí, incluso miento con trolas enormes y sobre todo engaño.

Y encima, le dije al médico lo que hacía de engañar, y las trolas  también le conté, y tú se mataba la risa, y encima me aplaudió por los engaños. Ejke le conté lo que hice con Pepe.

Vale, pesado, te lo cuento por encima ¿Vale? Escucha anda. Resulta que Pepe esta sordo, ciego y es bastante tonto. Sí, pues los sabios  a los que son como él les llaman oligofrénicos y, el resto de humanos somos más simples y les decimos tontos. Yo le llamo Pepe, así, a secas y, bueno, también me hace gracia la denominación de oligoeso…

Ejke suena a muchas cosas, incluso con Pepe más de una vez hemos encontrado cientos de significados diferentes a lo que dicen los sabios que es él. Yo no sé si seré oligofrénica;  oligo del todo y algo de frénica fijo que sí,  pues suele dolerme el riñón últimamente.

Bueno, pues Pepe, al igual que yo se quedó sordo. Bueno a mí aún me furrula algo el adentro del orejo, pero a Pepe ná de ná. También perdió la visión. Siejke Pepe es de un olvidadizo que lo va perdiendo todo. Un despistaete que es, buena gente, pero despistado como nadie. Todo, todo lo pierde.

Pues, a lo que iba. Resulta que cada vez que Pepe soñaba en alto me aseguraba un sonoro: soy muy inteligente. Y yo lo conseguí. Sí, ya tiene dos titulazos de sendas carreras. Y no las del galgo precisamente.

Y sí, mentí, la lié y lié a todo dios. Pedí el favor e hicimos papel que parece de lo más oficial y, también se imprimieron los títulos con realce de ese bonito. E incluso los títulos  tan oficiales ellos tienen la firma del rey… de bastos, ya que a quien firmó le encanta el mus… Qué Pepe todo lo nota y será tonto pero listo es y no se la dan tan fácilmente con queso.

Por cierto, ¿sabes foliete qué eso de dárnosla con queso viene del vino? Sí, resulta que cuando un vino no era muy bueno lo daban a degustar con trozos de queso. Así el queso invitaba a pasar el trago y a parecer un gran vino aquello que en sí, pues no lo era.

Pero, yo sí. Se la di con queso a Pepe. Pues en mis tiempos de soñadora oficial olímpica recluté profesores y, estudiamos para dos exámenes y, lo conseguimos. Pues Pepe tiene sus dos títulos. Uno de una eso unificada y otro de casi carpintero. Auxiliar de madera ecológico, porqué respeta ante todo a los árboles y como no hizo bachiller, lo suyo son grados medios, altos. Muy altos, de más de uno ochenta.

Así que foliete, que mientras la lio, la armo y hablo hasta con el asfalto, que es tartaja, por cierto. Pues todo va,  mal, pero ahora, ejke todo me va mal que peor. Todo, la salud fatal, la vida fatal, sufro con cosas que no puedo solucionar. Yo estoy bien, aunque repleta de soledad por doquier. Y todo desde que no escucho a nada ni a nadie. Sí, porqué ¿sabes? Desde que no le hablo al tenedor con la boca cerrada…

Ejke comiendo es de mala educación hablar con la boca llena y abrirla… Ejke, con él, con el tenedor, practicaba la telepatía. Sí, pues lo saludaba cada vez que lo acercaba…. Y lo mismo, pero lo mismo, con la cuchara y, al cuchillo, lo saludaba desde arriba,  y él, aunque parezca mentira, es buen conversador. Sí, allí, apoyado en mi mano, yo casi sonriéndole.  

Es curioso todo lo que se puede sentir sin apenas decir nada y escuchando al alma… Claro, todo esto sin que se enterasen  o, en riojano: enterarían, la abre y don soseras; aunque se lo he dicho más de una vez. Además tengo la habilidad de hablar con ellos, escucharles, y contestarles lo que permite mi amplia sordera y,  además escuchar lo que nadie oye. Ejke esto como nadie más lo oye, jamás me equivoco en lo que escucho. Es toda una ventaja.

Además, si te soy sincera, ellos, mis pirañas, siempre han sabido que cuerda, como que no estoy, y que mi alma de niña ocupa más que yo misma.

Y ¿sabes?  En realidad la abre siempre me pilló hablándole a las plantas y al resto de la casa, incluso discutiendo con la lavadora si faltaba un calcetín. Ella,  la lavadora, siempre se hace la inocente, pero un día la pille y confesó…

El caso ejke la abre se quedó con el soniquete de que estoy loca y, se medio conformó. Se queja, pero es lo que hay, un desastre  que soy. Sin embargo foliete a don soseras le hago gracia. Él dice que no estoy loca. Qué simplemente, pues soy así. Creo que se calla lo de  un desastre… ¿Tú qué opinas foliete? ¿Se lo callará?

Da igual, todo me va mal. Ejke. También, ejke, aunque no quiero “ver”. Pues  lo que hago es cerrar los ojos, hacer como que no veo. Pero, pillé al semáforo discutiendo con el hombrecillo que anda. _Ejke ahora andan todos los hombrecillos semaforinos; supongo que será para que hagamos deporte ya que nos dan ejemplo de vida saludable. Ejke, ahora los que hablan con la ciencia en la mano han dicho que andamos menos que hace no sé cuánto tiempo, que por eso nos sobran calorías…

El caso ejke descubrí algo que nunca contaré a nadie foliete. Sí, descubrí que cuando hay un atropello los hombrecillos del semáforo andan discutiendo y, como los coches necesitan comer carne de vez en cuando, pues aprovechan la disputa y empujan al viandante y, pues ¡Catapumba! Atracón de carne. Les da igual aunque tengan que ir al hospital de chatarra. Total, ahora tal y como están las cosas incluso podrían ir al mismo que vamos los humanos.

El día en que lo descubrí me hice la que no vio nada. Y he de confesarte que, seguramente como represalia, un par de veces he visto a los hombrecitos  que se hacen guiños entre sí. Ejke andan intentando que me despiste, o aprovechando cuando voy deprisa, pues para darme algún susto que otro y ponerme frente a los caníbales de lata. Ejke no saben que jamás contaré su secreto. Seré una tumba. Tú chitón ¡Eh!

De todas las formas no les tengo ni gota miedo, pues siempre me libran de todas los pasos de cebra. Estos sí que son agradecidos, lo que se dice buena gente. Es el pago que recibo por escucharles muy de vez en cuando. Ejke agotan, ya que andan a brincos entre el optimismo y el pesimismo más puro.

En fin foliete. Me voy. Creo que seguiré en silencio,  tan callada como siempre, despistada y sin escuchar ni prestar atención… Aunque lo sé, no me digas nada, sé que de seguir así, un día me enterraran y ya llevaré muchos, pero muchos años muerta.

Imperio

Anuncios
Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

Berretero

.

Ya me da por pensar esas de que la vida es… ¿qué es la vida? Me pregunto. Acaso un gran viaje, o es uno pequeño y no me he enterado.

La cosa es que llegas, creces y, con lo conseguido, seas el producto que seas y, sin maleta alguna, salvo todo eso de que se llena tu cabeza, que al final tan solo son carencias, y será, se quiera o no, cuando dispuesto y preparado, lo es estés o no, tendrás el pistoletazo para ir de estación en estación, sin rumbo, sin conocer el camino a tomar y, sin ni tan siquiera un pequeño mapa, o instrucciones de manejo de tu cuerpo y alma, y así, sin nada emprenderás viaje.

Y sin ser consciente, andarás de subidas y bajadas en diversos medios de transporte, los cuales, todos te parecerán el mismo, cuando para nada se parecen entre sí. Pues llegas, y ninguna situación que se presentará será la misma. -Incluidas las que ocurren en el mismo escenario. Pero, con el tiempo, y si has “conseguido (Oe, oe)” fracasar, no estar contento con tu vida y, sentir que algo te has dejado por el camino. Será, quizás para aliviarte, cuando caerás en la cuenta de que no sabes nada, de que no tienes tiempo para retroceder y, que llegues hasta donde hayas llegado estás ahí, tirado y arreando con lo que toque. Aunque si eres un tipo afortunado, y consigues surtirte de lo más importante, -qué está es otra variante qué nadie aún conoce de cuáles son sus componentes necesarios para use y disfrute… Con suerte, te darás cuenta de que ser feliz dependerá de ti, de haber asumido tu circunstancia y tu tiempo, ¿a tiempo?

Tiempo. Tiempo, tiempo… ¿De cuánto tiempo?

Claro que, si comparo con otros tiempos, la vida, nuestra vida, la de un humano, no es nada.

Pero ejke llegas aquí sin previo aviso y, además con lo que te toque, es eso, has de arrear. Y eso contando con que estés completo de atributos necesarios para sobrevivir. Aunque, claro que, llegues con lo que llegues has de poder…

El otro día, mismamente me encontré con un grupo de niños para los cuales la vida no les surtió de todo lo supuestamente necesario para sobrevivir “solos” y desenvolverse en esta sociedad que, por otra parte, esta, la sociedad, supuestamente, sí que la hemos creado nosotros los humanos para esas de sobrevivir en paz (juas) y harmonía, vamos que eso de: a nuestra imagen, necesidad o semejanza, es, pues una broma que nos gastamos, pues solo es mirar, y esto se montó con trozos de lo peor de cada humano. Pero claro, si cuento de que esto se trata de que nos dejen vivir y, que tras el caos de tantos como somos, pues unos pocos, por lo menos, sobrevivan… Entonces sí, está claro, sobreviven pues unos pocos. Es decir, sobrevive no el más fuerte sino el mejor colocado. Es decir, dinero y por ende poder.

Ejke además, pues en eso del más fuerte es curioso, pero aseguran los sabios que sobrevive en la naturaleza el más fuerte y, yo, ejke cuando tuve perro… Este, mi perro, no era cazador, pero sí que en paseos por el campo, pues acababa cazando y, si mal no recuerdo: de salir dos conejos, pues elegía al más gordito y sano, no al más débil para facilitar esas de atraparle.

Y que en esto de ir a por el más fuerte, pues también lo he visto en los documentales. Además, ejke es eso, solo van a por los animales heridos, es decir: a por los más débiles, pues los muertos de hambre, lo que apenas tienen fuerza o les queda un nada para entregarla, como decían en mi pueblo: al soberano. Es decir, los débiles son para los que están para palmarla, morirse.

Así que, y ahora que me doy cuenta, esto es una gran lección. Sí. Lo es

Pues si estas fuerte te atraparán en equipo. La misma sociedad con todo su poder irá cayendo sobre ti. Te defenderás y, si eres realmente el más fuerte no te darán caza. Ay pero si eres un herido, contando con todas las heridas que podemos tener… que será entonces cuando lo que te atrape… será, pues eso, una panda de desesperados. Solo nos darán caza cuando estemos débiles y seamos pasto fácil para parásitos.

Así que, contando con ese principio activo de que si eres y estás fuerte solo te atacan los mejores dotados para ir a un igual a igual y poder intentar salvarte… Pero, si de atacarte, qué lo intentarán, te atacan la panda de desvalidos para los cuales eres el único alimento al alcance, como tendemos a vernos menos de lo que somos quizás por esas de dotarnos y vestirnos con la pu** humildad de las buenas gentes… Será cuando caerás en la cuenta, de que si es este grupo quien acaba contigo, pues de que estabas en las últimas y, no ejke valgas poco o mucho, simplemente, pues eso: estabas en las últimas, es decir, eres pasto para parásitos.

No, no quiero seguir pensando… Me voy por el insecticida.

Coñe, por lo menos morir luchando, o rascando

¡Miau! ¡Gu guGggguau! Cuidado conmigo que no estoy vacunada contra la rabia ¡Miau…guguguauuu!

Imperio

 

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

BerreandoenUno,dos,tres…al esconderite…

.

Cuando era pequeña era capaz de seguir cualquier consejo. Todo lo llevaba a cabo sin dudar ni un ápice. Además, era eso, ese todo me lo creía y me sonaba a verdad de la más grande.

Todo. Y este, el que fuera, era un impulso que sin pensar en la lógica, tan solo y con el cual,  segura y sin pestañear, embutida y guiada por la tesón más grande y, al pie de la letra, ejecutaba con tal de que cualesquiera de ellos funcionase. Todo era poco para intentar cambiar la situación que me estaba agobiando… Era tal mi fe por conseguirlo.

Si me decían que yendo al final del ramal de unos setecientos metros y en setenta y cinco pasos era suficiente para ser feliz, o para conseguir el más nimio objeto caído de esa cornucopia soñada y tan necesaria… eso que evita que la situación que con tanto amargue nos envuelve, pues deje ya, y de una vez, pues de hacerlo…, vamos,  qué, allí empezaba mis pasos y, es más, llegaba.

En esos justos pasos, aunque realmente, contase veinte o sesenta con anterioridad… ejke, pues viendo que el camino se alargaba y, mis pasos eran demasiado cortos para conseguir el objetivo… Como si fuera el gran ábaco del mundo, lograba repitiendo diez veces la saga de los sesenta, y así, llegar lo que es llegar, pues llegaba en esos justos setenta y cinco pasos.

Y sin hacer ni pizca de trampa. ¡Vamos, qué un ole por lo bien hecho! Pero como me entornaban los ojos esa esperanza de qué hice algo y, muy útil, para solucionar todos esos problemas sin solución. Cuanto me aliviaba aquello. Y ejke, me sentaba un ratito esperando una señal. Y creía, nadie sabe de toda la confianza que empleé en ese que, era posible, iba a suceder.

El ramal, así llaman aún donde nací al segundo empalme que hace de entrada al pueblo.  Aunque claro, ahora hay cuatro posibilidades más de entrar y, ellos, sin saberlo, son o han sido en su momento el segundo…

Ejke, es curioso, pero cuando hacían uno nuevo automáticamente se convertía en un común para todos en ese segundo, que, sin más, solo nombrándolo, entendíamos y, a la perfección, la ubicación exacta de cual de ellos era. Evidentemente, el segundo era el último.

Pero en aquel entonces, el segundo era eso, el segundo de unos setecientos metros, y da igual que como segundo ahora son… o hayan sido en el tiempo… pues otros tres o cuatro de diferentes medidas y ubicaciones.  Cuanto, y qué sencillas eran las cosas, ¿no, no?

Y, sí, el caso que aquí la moi, era fiel seguidora de futuros milagros. Y tú, cualesquier barbarie, si me aseguraban que funcionaba allí estaba yo. Para seguirlo.

Todo era un candidato perfecto. Pues, tanto el ramal como aquello de que si comía mucha miga de pan me crecerían las tetas…. Aunque, cuando pensé mientras comía sin cesar y, miraba el vacío inmenso, ese esqueleto en que convertí con la cuchara a la pobre barra de pan y, que ya contaba la de languarinas que me iban a caer cuando pillase al cadáver hueco mi madre… Como en un resorte, sin más, corrí a vomitar. Claro, ¿qué sujetador me iba poner si crecían por culpa de la miga? Por qué anda que no me llevé palos por necesitar los dos primeros, ya que, eso de tener quita y pon. Qué cosas esto del quita y pon, pues que incluso hoy, qué cosas, se me hace tan necesario, aunque luego tenga quince…

Es curioso las manías que tenemos. Pero… Todo, o de todo, hoy sé, que hasta las manías, esas, las inconfesables…. Ejke, casi estoy segura que son gestos que nos obligaron a hacer o nos molían a palos. O bueno, igual a palos no, pero eran esos paradigmas que hacías por qué había que hacerlos y, luego, si lo pienso: hoy son nuestros gestos distintivos, -ellas nuestras manías-, y ellas son, pues eso, las que nos diferencian. Aunque claro, en realidad si lo pienso un poco, solo son miedos no superados… claro, son cosas, que además de que, como ni nos planteamos… pues no, al ni pensar en ellas, pues no resolvemos, y se quedan así, en manías: gestos que incluso hacen eso, nos diferencian.

La cosa ejke ya no me creo nada que no tenga lógica. No, no me creo nada. Pues sé que todo hay que pensarlo, no ser un pardillo y tener una preparación cuasi exagerada….total, si lo pienso un poquito nunca sabremos al completo absolutamente de nada. Es más, sé que moriré siendo una autentica cateta, pues cuando más conozco menos sé. Pero ejke es eso, con la sociedad, en ella es así y, queramos o no, nos obliga a conocer a la perfección de todo y en todos los ámbitos hemos de ser…  demasiadas veces profundos… (pensaba decir en lo que creo que nos convertimos a pasos agigantados:  idiotas, pero no, no lo diré)

Ejke, coñe, me he dado cuenta de que nos hemos convertido en verdaderos desconfiados. Aunque ciertamente mejor no fiarte, pues prima la economía, vender…, el trabajo seguro, legal y dignificante pasó a la historia, pues hoy cualquier cosa por tener algo para no morirnos de hambre y no vernos en la calle. Pero es lo que sucede cuando permitimos retroceder y nos esclavicen para esta mísera supervivencia… claro, tener trabajo, callar, pasar por el aro,  y que nos dé igual de qué, pero tenerlo.

Encima ejke, es eso, si no nos fiamos no es solo por todo esto que sucede, y que como ya gran paradigma de estos tiempos nos envuelve la situación como si fuésemos el caramelo chupado de un niño que has de vender como nuevo, ejke, ni se nos ocurra comprar nada sin haberlo consultado antes en internet, a pesar de que no entendamos un pijo de lo leído y si esto leído es realmente de fiar… ay.

Ejke ayer tuve que andar mirando una televisión, la que tengo me está dejando y, ejke es curioso, antes, ibas a una tienda y te informaban de todo y, con intención de vender te la metían doblada, pero no te dabas cuenta. Ahora, en cada tienda hay un gran experto con los mocos colgando o, gente que saber… se tiene aprendido bien el discurso, pero cómo preguntes son incapaces de decir eso de: ni idea y ser francos, qué también se vende así leñe… ejke llegas y sin más te preguntan, así, como si fuera tan fácil saber la respuesta.

¿Qué es lo que quieres?  Con ese, amabilidad nula y confianza, te preguntan, sí, qué, te preguntan. Y es más, tienes que saber, y conocer de todo. Ser un sabelotodo bigotudo con conciencia de sofá, un filósofo mecánico cuántico y experto total. Además, conocerte al dedillo, total, todo para una p*** tele hemos de entender de hercios, de mongotordios laterales, de astratortas de güifis trasversales y flautas del churruflete hocido del hubbel gafoso con legañas en el cigüeñal… Y. No, no me enrabieto. (¿Colará?)

Además, y sin ira alguna. Es más, hoy de todo es obligatorio entender. Pero de todo y en cualquier ámbito, y encima, eso, no creernos nada, tener opinión propia tras leer en internet.

Ejke, ¡Tócate la pandereta tú! Pues tenemos que saber opinar bien, con calma y, ser tertulianos de pro en esta vida en la que no es suficiente ser listo… Pues ya estoy pensar que aquí hay que ser algo más que un “bala”, cuando apelo, ruego por ser una ignorante feliz, poder asegurar que mi tele, cuando la compre, pues eso, creerme que me la hizo un dios a medida, en exclusiva para mí. Y sobre todo creérmelo a pies juntillas.

No, de veras, ya no me creo nada, pero nada de nada. Aunque he de confesar que si mi imaginación de repente sueña y, me asegura que dando cinco palmadas al aire y, si estas no suenan, con ello ganaré la primitiva…, incluso sin jugar, sé que lo conseguiré.

Voy a buscar el boleto. Qué como no jugué… qué cosas. NOLOENCUENTROO.

Imperio.

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Sueños, aciertosBerreados?

.

Desde luego que no puedo negar que ojo, lo que es ojo, pues eso, que no tengo.

Ejke, ¡Ay que ver lo que me equivoco! El caso es que otros días para estas horas seguramente ya andaré entre el sueño mil o mil quinientos. Vamos, de los que aparecen cuando dormimos. Por cierto, anda, cómo se dirán mil  y mil quinientos sueños en ordinal: ¿milésimo y milésimo quingentésimo?

¡!Ay sueños… Qué ¡Por cierto! Ahora así pensando, ¿qué será de los sueños…? De todos aquellos que se tuvieron o se dejaron pasar. Sí, vamos, los sueños, los no cumplidos.

Ejke me preguntaba si se acordaran de nosotros. O, espera… igual se trata de que quien me tengo que acordar de ellos soy yo, ¿o es con quién sueño el que ha de acordarse de mis sueños? No sé, es complejo.

Pero, lo que es cierto ejke tengo un lio de mil demonios con cientos de pensamientos que andan aquí.

La cosa ejke están todos enredados a la vez: qué si el día de la mujer trabajadora y, si me sigue cabreando que tengamos que celebrarlo o no; ya que debería bastar con uno que englobe géneros y, ejke, con este dejarnos torear con la crisis está haciendo que nos estemos retrotrayendo hasta inicios del siglo pasado con respecto a derechos y, que mujer trabajadora, es eso, vale por dos. Además, que aquí, si nos movemos es por el puto jurgol, y yo, ya no me muevo ni por la gloria del punto de cruz. En fin. Pero ejke, también ando enredada pensando lo rematadamente tonta que he sido siempre. Aunque claro, ya sospecho que esto de tonta va de serie….

Y volviendo a los sueños, ¿se acordarán de mí todos mis sueños y soñados? Sí vamos, todos esos que dejé por el camino. Ejke, no ya los materiales. Qué por cierto, algo está cambiando en mí pues solo sueño con dinero y cosas relacionadas con él. Pero seguro que será como lo del dicho: Sí, ese de quien tiene pan con hambre sueña.

No sé, pero me da que hoy no tengo muy claro eso de que los refranes y dichos sigan esa máxima del producto y el orden de los factores y, ese que no se alteran sobre todo si no permanecen inmóviles, pues funcione bien.

El caso que, me da que con los sueños hay que ser valientes. Pues la cosa ejke siempre he tenido de los no materiales, que vamos, ni por la vida toda deseaba se cumpliesen. Es más, me aterrorizaba si un día se llegaban a cumplir.

Hoy sé y, ya es tarde, que para la cosa de los sueños que si queremos que se cumplan, si algo se ha de hacer es luchar por ellos. Y será entonces, cuando queda tiempo… Aunque no sé, deshacerte de un sueño también es algo que libera.

Ejke, en este lío de pensamientos que se agolpan y no me dejan pensar con claridad, o igual es simple sueño. Pero ejke, a veces, siento que el corazón lo tengo muy feo…. Está tan roto que no es como para colocarlo para candidato al más bonito del mundo, aunque claro, teorías existen que aseguran que un corazón roto es mucho más valioso, aunque con tantos pedazos como tiene el mío, no sé yo si no será poco más que quincalla.

Ejke, no es la primera vez que me lo destruyen. Pero ejke, es así, veo venir que allí donde pondré el corazón no será otro sitio que el cadalso y, sé que lo trocearán y, encima, no haré nada para evitarlo. Siempre me puede eso que llamamos literalmente pena, pero que no deja de ser otra cosa que ternura. Pues veo venir el machete, veo que me engañaran de nuevo, qué me estoy equivocando de pleno, qué solo me quieren para desahogarse, liberarse de ataduras, salir de su bache… aunque también, hay veces que he huido antes de hacerme trizas del todo, viendo eso, que llegaba ya la hora de colocar la cabeza y que me dieran el más fuerte de los hachazos: es lo que pasa cuando es una la que necesita que…. En fin, tonta que soy y seré siempre, y sin remedio.

La cosa ejke con el pasar de los años abandonamos sueños. Dejamos de perseguir esos que nos levantan a la lucha y, con las cosas de la vida, pues los tumbamos simplemente por la realidad. Pues muchas veces no queda otra que ir modificando las ilusiones, adaptarnos, acomodarnos, pensar y sentir que la felicidad es cosa de uno, no de las circunstancias ni de los motivos que llevan a que los sueños naufraguen, ni tan siquiera de lo que debemos dejar atrás… Pero las ilusiones, por supuesto, no dejar de tenerlas jamás… qué ya lo dice el dicho. Más vale pájaro en el horno, sobre todo si es un pollo o pavo, que cien canarios tanto en la jaula como volando libres (sospecho que hoy es mí día de refranes)

Y lo cierto que una vez te liberas de un sueño, que aceptas que la ilusión aquella que se tuvo aunque no llegaste y, será entonces, cuando ves el camino andado y la belleza que encierran los cientos de errores, circunstancias y toda esa aleación de motivos por lo que ese sueño por el que tanto luchaste no se cumplirá ya nunca de los jamases. Pero, sin embargo, si ves todo lo que has aprendido, los otros caminos por los que has andando, lo valioso de equivocarte, caerte, volver a empezar…

Aunque claro, hay sueños por los que no puedes luchar y, los hay a cientos y, ay que ver lo que duelen…

Ejke hay tantos que así pensando un poco, pues mismamente los de amor: -qué anda vas a hacer mucho si en quien te fijas no te ve; o que te quiera quien en teoría debe quererte sin coste alguno; o ser la más guap@ del mundo y el espejo anda en contra; o lo más de lo más en lo que se presente:-algo absurdo pues siempre habrá ese que te adelante, pero se sufre tanto con esto y pasa tantas veces.

La cosa que el otro día, con este ojo vamos a decir certero que tengo, del cual diré mismamente que dios me ha dado. Me invitaron a un café. Y una que anda más que despistada, muy a lo suyo y, sin realmente ganas de nada, pues me quedé mirando a la joya y, me di cuenta de la terquedad en la que ando enfundada y, después de jugarme un sí o no contra mí misma. Ganó el convidante y acepté.

Me imagino que si hubiera sabido tal personaje la lucha que tuve conmigo misma, no sé ya si me hubiera odiado más o menos. Pero un día seguro le preguntaré.

Él, porqué es un él, me anduvo contando toda una serie de desventuras y aventuras, en las cuales prometo jamás participe, cosa que el perseveraba en que sí. Pero me coloqué el café entre las manos junto a  los labios y, más que tomar lo aspiré. Prometo que ganas me dieron de hacer eso que hacen los curas con la maraca esa para despedir a un difunto, o vamos, tipo pajarito regando y, estuve, prometo que estuve a punto de empezar a darle funcionamiento al aspersor. Pero una es así, tonta de serie y escuché.

El tema fue que me hicieron participe del evento no solo ya con no enterarme de la participación sino, inclusive sin contar con mi opinión. Pero son cosas como estás las que hacen que aún tengamos que necesitar el día de la mujer trabajadora. Ejke tú, nos ningunean.

Me chocó descubrir que hay mundos de los sueños qué ni sospechaba de su existencia. Aunque claro, una que es soñadora de pro aunque la realidad la tengo aquí pegadita en los talones… pero la cosa va a resultar que desconozco tanto…, aunque ahora sé que existen sueños así.

Este sujeto siempre me ha tratado terriblemente mal. Burlándose, inclusive buscando hacerme el mayor de los daños. Pero, como soy así, de serie, tomé ese café…

Me aseguró que él, jamás de los nunca, resulta que, pues no estaba, ni estuvo, enamorado de mí desde que íbamos al colegio. Aseguró estar loco pero no de cabeza, vamos que el siquiatra le dijo que no estaba loco ( si ejke hay profesionales que ole). Pero vamos, que siempre soñó conmigo y, que todo el daño que me ha hecho tenía un motivo: vengarse de lo mala que he sido siempre en sus sueños.

Lo cierto fue que no entendí mucho este tipo de sueños que hoy sé que existen. Pero hoy sé, si algo sé, ejke tengo un ojo que me atina la diana en la flecha, pues yo pensaba que me odiaba pues porqué sí. Pero se ve que yo, era yo quien le molestaba en sus sueños.

Así que, está visto: a mí la montaña que soy abismo fácil. Dale duro Mahoma (¿era este quien aseguraba que si el ascensor estaba estropeado él subiría igual a la montaña, reparado o no, sí, no?)

No sé si la paja del ojo puede dejar tuerto, pero estuve por ponérsela de viga.

En fin, me voy a tener sueños bélicos. Creo que será justo que si a alguien dañas, y asegura que fue en sus sueños, supongo que lo justo será que sueñe yo y le arree o, por lo menos, le suelte un so de reglamento. Más que nada a ver si así quedamos en paz. Pues supongo que si una mora verde anima a la morada a respirar mejor y, así, digo yo, quedarán a pachas.

Imperio

 

Publicado en Sin categoría | 5 comentarios

AlaBerreando

.

Los problemas crecen y, como no es fácil mandar una carta, pues te usaré foliete. Espero que no te mosquees, pero ejke….

 El caso ejke dicen los creyentes que dios escucha. Aunque, ¿sabes? El día que pueda ponerme las trompetillas, Sí, los audífonos, los sonotone, las prótesis auditivas ¿Ya?

 …Y, sobre todo, pues qué no me desquicie la idea de estar perdiendo oído a una velocidad de vértigo y, que también es cosa de que la economía no me permite zarandajas, ningunelas, tontunadas, cosas sin importancia como consideran a las gafas, el dentista y otras tantas cosas…

En fin. La cosa que, si un día me puedo comprar, pues me apañaré con uno y, el otro, se lo llevaré a la estatua de la iglesia. Sí, ese que dicen es dios. Porquesqué, sospecho que el que le hice manual no sirve de mucho.

Ejke el otro día me dio por hacer…, pues de esas de las mías, y pensé… o mejor dicho, tuve la brillante idea de creer que si le llevaba algo para las orejas a la desastrada figura. Y puesto que el betadine no le cura y, que estoy segura que si le quito las espinas, pues me lo cargo. Así que, como a Don soseras se le rompieron las orejeras, pues, para dios compré otras.

Pero, lo cierto que las de dios…, pues eran más monas; a la par que discretas, sencillas y si te apuras, hasta elegantes. Qué negras son, y con algún lunar muy discretito en gris. Vale, no eran lunares, eran corazones chiquititos. Pero muy chiquititos… Y así como dos pompones. Monisísimos.

Así que foliete con la espada en la mano, digo, con un banquete y un reclinatorio, y que por poco me descoyunto, le puse las orejeras. Estuve por ir a comprarle unos leguis o medias transparentes de alto denier. Tú foliete, estaba helado, y eso que hay calefacción y es de madera. Pá mí que han vendido la talla y este es de escayola… Sus razones tendrán si ha sido así.

Créeme foliete. Qué frío estaba. Vamos, que por no ser grosera. Pero si se le llegan a ver… eso, lo que se refiere la gente educada cómo “sus partes”  hubiera tenido que echar bando,  o lanzarle una orden militar, esa de… presenten armas… ¡Cómo poco! Además foliete, ejke tiene los pies muy juntos, y es eso, estoy segura que si tratase de separarlos algún salchucho fijo le hacía.

Y, como lo cierto que hay sonidos que ni me entero. Pues el otro día, ¿sabes qué?  Que me hice unas trompetillas de pega, y lo daban, el pego digo.

Total, todo el mundo grita el doble cuando ven que llevas trompetillas. Así que, entre que puede que tenga frío y que como prometí que si me compraba unas le llevaba,  pues eso hice, le lleve.

Y, así fue. Qué antes de taparle los orejones. Porqué ¡Esa es otra! Pedazo de pabellones que le hicieron al pavo. ¡Qué, vamos, un puchero con dos caracoles y, solo una miaja oreja, Caray, para dar de comer a quinientos… cómo qué llegaba!

En fin foliete, y no por si dios me oye ahora que tiene las orejas calentitas, que don soseras también es pelín orejón y pá mí es el hombre más guapo del universo mundial de barra paralelas.

Bueno, llevarlas lo que es llevarlas no las lleva no. Y todo porque una beatorra se dio cuenta de que llevaba orejaras. Y ay foliete, lo debió cantar en misa como si del ángelus se tratara. Debió ser aquello…

Eso me dijeron, que como he estado en cama con gripe. Pero foliete, una gripe de esas  que te pillan y, de ser un cocido, vamos, que te avían con todos los sacramentos.

Qué malita he estado foliete, aún no estoy bien del todo pero ejke tú, hubo dos días que hasta saque del cerdito mi euro ahorro de toda la vida. Incluso lo cambié por dos monedas de cincuenta céntimos. Qué dolor de corazón me dio cambiar. Ejke es el trabajo de toda una vida ahí arrejuntando con sudor, hambre y lágrimas céntimo a céntimo. Pero era eso, tan malita estaba que haber sino con qué le pagaba a Caronte.

No me mires con cara de guardia civil retirado foliete…  Hombre, el dinero para pagar al barquero… al de la muerte. ¿Ya?

Temestas durmiendo foliete. ¿Sigo?

Bueno. La cosa que estábamos más monos gemelitos. Dios y yo foliete, dios y yo. ¿Quieres que venga otro día y lo dejamos?  Pues sigo:

El caso que me están pasando muchas cosas malas, y sé que cuando nací…  Un bebé recién nacido con tan mala leche… fue norma y razón para dejarme así, con tanta marca, porqué te dejan así, marcada para siempre. Dándome cuenta, ahora, cuando ya es tarde para todo de que…  y que es eso foliete,  sin duda algo muy malo hice al nacer, y así sigo, pagándolo.

Por eso intentaba dar pábulo a dios, qué existiese, y que así me explicase el porqué de tantas cosas… ejke, foliete no puedo más… y sé que no eres una carta, ni esto una confesión, ni que todo esto es como el dicho ese que enuncia que el evangelio es cierto y verdadero. Bien lo sabes. Pero ejke foliete, la vida como esté por darnos…

 Imperio.

La canción me la enviaron y es preciosa. Y sí, de amor se puede vivir ¿A qué sí?

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

QuéBerreo?Oossh

No te imaginas foliete la prisa que tengo, todo lo que tengo que hacer y, las pocas ganas…

¡Las ganas! ¿Qué son las ganas? Porque qué cosas, ahora sé que son ellas las que hacen que, si estás bien, sin más te ponen en marcha, pero sobra que estés un poquito,  ¿solo un poquito mal? ¡Vale, o un muchito! Pero que tú, si estás mal, pues que se tumban las doñas ganas a la bartola y, ahí te dejan, más tirado que la fregona de un barrendero.

Ejke, ¿sabes? El otro día flipé en colorines, pues un barrendero ¿qué llevaba?  Pues en su carrito una fregona. Pensé, que podría ser algo útil, y agotador, por otra parte. (Eh, el verbo así, ese podría, que se queda así. Qué, que soy riojana)  

Pero  ejke, sin más supe que no la usaba, pues se ve que fue una idea para limpiar zonas inaccesibles contando con la colaboración de las fuentes. Más mono el carrito con su fregona y cubo añadido con un alambre…

Si ejke al señor barrendero se le notaba que limpio e ideoso era, pero lo que es realista, nada. Pues ahí te vas a poner a fregar las calles. Qué vamos, está el horno para bollos. Aunque claro, creo que por conservar un trabajo, pues se hace mucho más de lo que realmente es necesario. Puesto que con el PP, pues ya se sabe que la esclavitud  y el desprecio social es norma de su pensamiento.

No, no entraré en cosas de politiqueo, que no foliete, ejke estoy más quemada que la pipa un indio. Inclusive, ando que no sé qué pensar de un montón ingente de cosas, puesto que casi, diré casi, me importa todo un real bledo.

Qué pobres los bledos, al igual que nosotros los bledos, digo los humanos, somos para los políticos nada. Qué, que se ve que como somos tantos, si morimos pues les importamos eso, un bledo de tantos.

Ejke y no es por quejarme, pero hoy no sé en qué pensar,. Pues hay niebla y, ¿sabes? Siempre pensé, o tuve esa intuición, qué no diré estúpida sino fantasiosa, de que la niebla trae los secretos a voces. Y ejke,  precisamente hoy, pues no estoy como para enterarme de mucho con tantas cosas como tengo en la cabeza.

Así que foliete, esperemos que sea esta una niebla callada. Solo de las que calan y, como te descuides, pongas rumbo a Soria sin darte cuenta.

Ejke la niebla es lo que tiene. Claro qué, como yo misma ando entre muy espesas nieblas, pues quizás hoy la propia y real vaya a resultar que me comprenda.

¿Quién sabe, no?

Imperio

 

 

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

Berrininteligible

.

Me muero foliete, demasiadas veces, de ganas de aporrearte, emborronarte y dejar a la curiosidad libre de preguntar, plantearme, transformarme, camaleónizarme, y al unirme entre devaneos propios e impropios, para, con ello, descubrir que hay detrás de las gafas con las que no veo.

Ejke foliete no tengo demasiado tiempo, ni ganas, ni… yo qué sé qué… pues ¿sabes? Siempre me han dicho que quien da las quejas es para quedar a bien, y quedar bien… pues, no sé yo, eh, ¡No sé yo!

Hace nada leía a Aire, y le conté que ahora he hecho un pequeño descubrimiento inútil para la ciencia pero sí muy útil para mí. Claro mientras no descubra otra cosa más interesante, qué ejke, no te imaginas todo lo que hay por desvelar…

Ejke, he de reconocer que el arte de pintar, la ortografía, los signos de puntuación, ir de compras, sesiones de chapa y pinturas, origami, mecánica del automóvil, electricidades varias, contar en ruso, cortarme las uñas de los pies, resumir y hablar inglés, pues que todo esto es lo mío. ¡Vamos, qué soy un hacha!

Sí, y lo que mejor llevo, ¿sabes? Pues es cortarme las uñas de los pies. Sobre todo desde que dejé cao al podólogo y, no sé por qué, pero ya no quiere saber nada más de mí, Y tú, todo por un simple patadorrón de las nadas, y que le solté dos piños de su salón comedor de diseño plástico recién estrenado, descubriendo que, el pegamento  que usa el tío para sujetarse la moledora, bueno, pues es.

Ahí que se quedó toda la piñonata bien fija. Y todo culpa del pegamento de los kínder flais que usa. Qué foliete, cómo se nota que él tipo tiene posibles, ya que si se comprase uno del todo a cien, esa moledora plástica se hubiera desplazado de su encía al toque de mi lindo piececito con el impulso que provocó las cosquillas, y tú, todo hubiera quedado perfecto, salvo el labio y la hinchazón. Pero no que se quedó allí, bien fija. Así pasó, dos plastidientes fuera del canal moledor.

Así que no sé por qué no me quiere. Claro que,  las tres esteticistas y los otros dos podólogos tampoco me precisamente quieren,  ni les entusiasmo, y, como me hago tantas cosquillas, incluso yo misma, tampoco ejke me quiera demasiado. Con decirte que ni don soseras quiere saber nada de mí en este tema. Así que, la tarea se me convierte como un ocho mil, más bien un Everest invertido.

Siejke no se puede ser tan hábil.

La cosa que trabajando, pues como en tantas otras cosas, no ejke tenga mucha suerte y, no me voy a quejar. Qué Ay.

¡Ay, ay y Re Ay! Y todo esto, pues sin quejarme.

El tema ejke tiendo a mimetizarme con todo lo que tropiezo, qué con lo hábil que soy, pues suele ser mucho.

La cosa que,  mi arte de resumir, pues, como bien se nota, también es amplio y extremadamente notable que dominar, pues lo domino.

Y, con este dominio y mimetismo, qué pasa, pues que topo semana sí y semana también con una gran persona, pero qué es tartaja, coñe.

Así que, cada tema que surge, y con esa costumbre tan humana de comunicarnos de continuo, todos los temas, casi todos, pues son, o se hacen, complicadetes… Sobre todo en ese arte de comunicación rápida, pues tiendo a imitarle…Ay.

Ejke entre qué jamás de los jamases de Burgos yo me voy por los cerros de las Úbedas y, qué él,  nunca alarga las palabras tipo grito muletilla de la hormiga atómica. Sí, ese del hasta el infinito y más allá.

Pues, eso, resulta que cada vez que intento explicarme tardo como hora y tres días para decir cualquier cosilla ¡Viva el arte de resumir. Ole! Pero él, cuando se da cuenta de que no avanzamos nada, pues tú, que es capaz de soltar una sola palabra. Y,  además, la dice sin alargamientos ni na, toda enterita y, tú, que deja el tema finiquitado. Liso, llano y, ampliamente completado. Y me quedo allí, con la boca abierta, pues no hay nada más ya que decir.

Y claro, con este arte lechón que ando dotada. Sí, el del resumen. Qué foliete, pensé al maravillarme  en cómo este hombre con una sola palabra es capaz de dejar todo más que zanjado y, me dio, pues eso, pues por pensar.

Claro, tanto pensar me fue útil y, descubrí que cuando lo pasamos muy mal y queremos que la situación se acabe cuando antes… y, sobre todo, nos han hecho sentir fatal y restos de etcéteras, pues acudimos a algo tan preciso como la necesidad y ella, nos lleva a descubrir cómo solucionar lo que nos ocurre, al igual que este hombre. Qué anda que no se habrán reído y se reirán de su defecto y, él, a la hora de comunicarse, pues es eso, es simplemente un fiera. Sí, ya que con una sola palabra te cuenta el nudo y, el desenlace de las dos partes de El Quijote. Claro, que si tiene que decirlo, solo el título tarda más que leerse los dos tomos para sí mismo.

Así que no sé foliete si seré capaz de superar mis trabas acudiendo a la necesidad. Y, aunque llego a pensar, quizás por aliviarme que todo esto un día pasará de una forma u otra y, con solución para bien. Y que no sé, pues mi necesidad es grande y se me crean enormes dudas de si habrá suficientes necesidades disponibles a ayudarme para afrontar tantas tareas como me quedan pendientes.

Foliete, tanto es, que lo aprendido me lleva a plantearme si seré capaz de dar solución, ya que,  si estoy así, será que lo necesito, o si bien es al contrario.

Lo que si me he fijado ejke la necesidad ya llama a mis pies. Voy por la sierra mecánica.

¡Ah, si acaso grito! Folio en blanco, tú no te asustes, mi habilidad se hará participe con la necesidad de ir de urgencia a Toledo. O al chino, que allí seguro tienen pies de plástico asequibles.

Imperio

Publicado en Sin categoría | 7 comentarios