Sinremedioberreandocuentos

.

Hay cuentos que brotan desde cualesquier lado. Supongo que serán cuentos que maduran en la imaginación. Creo que se llevaran allí y, supongo que una vez coloraditos y a punto para saborearlos nacen. Pero no es el caso de algunos cuentos pequeñitos, sin mucha sustancia que, aunque brotan desde la necesidad de ofrecerle a ese quien lo necesita un inmediato futuro a las nadas; ese lugar donde vamos cuando la vida se acaba. El caso es ese, esos cuentos aunque acompañan a desaparecer como entre algodones, la sensación que queda ejke ejerces de Parca.

Aquel día tener que soltar un cuento me pilló de sopetón; de nuevo rompí mi promesa. No tengo remedio y, no iba ser la primera vez que me veía en esas de meter la pata hasta el garganchón y salir ayudada de uno, de un cuento, pero, debe ser mi sino y, sí,  además, rime o no, me equivoqué de habitación.

Cómo dormía simulando una momia  que solo mostraba su frente fría; esas frentes de alguien que todo signo vital le está abandonando y,  aunque más arrugada de lo que la recordaba, no quise despertar a quien pensaba mi amiga. La cosa que, algo me asusté, pues la noté muy pequeña y, cómo que no abultaba mucho en la cama. Mi amiga no es una mujer muy corpulenta, aunque cómo me dijeron qué había perdido muchos kilos, lo cierto fue que me sorprendí con preocupación, pues no pensaba que podían llegar a ser tantos.

Se giró y cómo ya sujetaba mi mano y le había dejado un par de besos sobre su frente, me vi incapaz de irme cuando despertó. En ese momento pesadamente despejó la sábana de su cara. No se asustó y pudo, pues solo es verme y cualquier ser del mundo puede morir de ipso facto del susto, pero no lo hizo ni me preguntó quien era. Tan  solo me dijo con su voz casi apagada que si venía desde el cielo a por ella. No sé, pero que a una la traten de ángel, siendo como es una más bien de la otra vera, pues eso, allí me quedé a su lado.

Sus manos temblaban. Me dijo que le costaba respirar y era muy creíble pues tenía todos los síntomas que avisan sin error que llegaba su fin.  Le pregunté si quería que llamase a las enfermeras, pero repitió costosamente dos veces si acaso no era un ángel y, sin soltarla de la mano, no tuve otro valor que decirle: que si yo era un ángel en ese momento era porqué  en el infierno estaban en ERE y, como en el cielo hay tan poquitos ángeles y, al fin al cabo todos somos funcionarios, al no tener curro en el infierno, pues que allí me enviaron, al cielo. Pero es lo que ocurre, le afirmé, una se asusta en las alturas y, como la vi al bajar y en mi nuevo destino no vi ni un solo ángel, pues me acerqué a comprobar cómo eran los verdaderos.

Sonrió esbozando una pequeña y costosa carcajada.  Y, no pude por menos como para intentar aliviarla, y como es lo único que me sale en esas ocasiones le pregunté si quería que le contase un cuento.

En fin, el cuento lo titularemos, le dije, te parezca  o no: Lluvia para Unai (Ejke es lo que tiene inventar un cuento a toda prisa. Será, digo yo, cómo lanzar dinamita desde los brazos de uno que nació sin ellos, más  o menos)

Esto me pasó hace muchos años, pues todos los cuentos suceden en un Érase qué se era, pero como tú ya has cumplido, supongo, más de los 12 años pues tiene que ser un cuento de algo que nunca sabremos si ocurrió o no. Pero será eso, qué creértelo dependerá de eso, de lo que tú quieras creer.  Le dije mientras se acurrucaba como si hubiera recuperado parte de su  escasa salud. Mientras me sonreía apretando más mi mano, supongo pensando que, al fin y al cabo de seguro  era uno de esos payasos o cuentacuentos que van a los hospitales a dar alivio.

Cuando Unai tenía tres meses su madre murió en un accidente, continué contándole en ese inciso que se hace cuando inventamos un cuento y no sabemos bien por donde continuar. La casa de mi amigo, dije como si hubiera encontrado una excusa, es como un museo de ella, de la madre de Unai.

En aquel entonces tenía 5 años y, se quedó en mi casa un par de días. No paraba de llorar y, por un tiempo no hubo manera de encontrar nada que lo calmase. Y menos mal que hasta después de un buen rato de irse mí amigo no rompió a llorar. Pero lo cierto ejke para él no había consuelo.

Así que continuaba mostrando su pleno rendimiento pulmonar, tanto eran  sus llantos que parecían lamentos de lo más tenebroso. Ya eran como vueltas de tuercas sobre el único tornillo que tengo en mi cerebro y, en un intento al filo de lo imposible,  qué, lo saqué a la terraza.

Unai miró al cielo y aseguró que su madre  se iba poner muy contenta si pudiera ver el cielo en ese mismo momento; que justo instantes antes  se quedó tan oscuro como si fuera a llover; y aunque la sequia era ya grande y, cuando dieron el tiempo en la tele, pues avisaron que nublados muchos pero lluvias ninguna.

Él no conoció a su mamá pero como su papá le había contando tantas historias, que además, quizás por no conformarse con no tener madre, pues  él solito inventaba unas cuantas con tal de tenerla muy cerca.

Allí en la terraza, con Unai sonriendo e indicando el cielo muy contento. Pero en poco se abrió el cielo, supongo que para fastidiarme, luciendo un sol de lo más ufano y solemne. Y así fue, el buen sol consiguió como quien no quiere la cosa que Unai rompiera de nuevo a llorar.

Como de nuevo sonaba a que no se iba detener así como así,  qué, pues le invité a soplar de lado unos globos invisibles, ya que, al  igual tú, que supongo tampoco lo sabes, mientras le dejaba dos besos recién estrenados en su frente y otros dos en sus manos,  pero lo que ocurre, le susurré tras besarle las manos, que las nubes las fabricamos nosotros. Aunque debo decirte que es un secreto ese cuando y cómo las fabricamos y, para serte sincera, en realidad si no te cuento más es para no alargarme. Pero si quieres, otro día te cuento. ¿Vale?  Y sonrió acurrucándose un poco más en su almohada.

Así estuvimos un buen rato, no creas, y en la terraza soplábamos  los globos invisibles entre los dos. Los atábamos tras hincharlos, cómo si realmente existieran y, uno a uno los soltábamos soplando más si cabe y con mucha fuerza, mientras, antes miraba de reojo donde estaban colocadas las nubes para dirigirlos con algún tipo de seguridad.

Ni te imaginas la de nubes que soplamos para crear con ello un buen puñado de ellas. E invocando a la magia más mágica que nunca de los jamases tuvieron todas las brujas de los tiempos de las planchas que planchaban las camisas sin raya, qué, conseguimos un milagro milagroso.  Y cuando Unai miró, ni te imaginas la de nubes que había reunidas oscureciendo el cielo y, todas, pero todas las hicimos nosotros solitos.

En ese mismo instante, Unai me contó que él sabía que a su mamá le encantaba ver llover entre los cristales. Así que entramos dentro e invocando a la magia sin magia de los sombreros que llevan un pico y cien palas. Y fuera de todo pronóstico, qué, fue la magia sin magia qué usamos, sin duda, pues rompió a llover.

Y ejke, cuando deseamos algo con mucha fuerza y necesitamos que sea como imaginamos, no te lo creerás, pero muy pocas veces, o casi nunca, se cumple. Aunque alguna excepción hay. Por lo tanto, y por si acaso, pide siempre mil millones de veces más a lo que necesites, pues el universo está sordo, o muy lejos como para escucharnos.”

Y tras su sonrisa sin dientes y, creo que creerse el cuento que nunca fue cierto y un rato de juegos recordando canciones, entre carcajadas de lo más dulces, mi desconocida me dejó para siempre.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Sinremedioberreandocuentos

  1. puck dijo:

    Una desconocida que antes de marchar la llevó a sentir la dulzura más profunda que siempre está dentro aunque muchas veces la olvidamos. Sé lo que sintió porque me has llevado algunas veces a ese mundo de nadas dulces. Tengo esa suerte.
    Besis reina.

  2. Ana azul dijo:

    Y a pesar de tu apariencia, eres siempre tan dulce…Me encantó esta historia.
    besos
    Ana

  3. mirta dijo:

    Le tomaste la mano a los videos…..espero que me enseñes,,,,ese tema es uno de mis preferidos!!!!!!
    hermoso..tu cuento…..lleno de ternura y amor….que bien te expresas siempre….tienes, magia
    para narrar…..
    es un placer leerte……
    miles de besitos……y cariños
    buen lunes!!!!!!!!!

  4. elssamolina dijo:

    Me transportas entre nubes y algodones…a mundos lejanos…y a la vez cercanos en los sentimientos.Besos y abrazos.Feliz día.Elssa Ana

  5. elssamolina dijo:

    Niña mis comentarios no aparecen aquí,tal vez entre los spam.Uyyyy que agobio tengo,no se que esta ocurriendo.Besos guapa.Elssa Ana

  6. pili dijo:

    alas muy buenas wapa !! si ya tiempo sin saber de ti , tienes razon es q esto ha cambiado y no sabia como entrar a tu espacio .. ya echaba de menos estos relatos tan .. llenos de tu magia , q me trasportan …no , no he bebido !! jajaajaj enserio ,buen ralato , a ver como hago para poder seguirte como antes joer !!un besazo wapaaaaaaaaa

  7. Aire dijo:

    Hola, ola de mar…
    Que triste y a la vez que dulce historia Shi. Hacía tiempo que no venía a visitarte. Ando un poco muda, la realidad tiene esas cosas, que te deja sin palabras para ti y para otros. Sorry. Con qué han hecho un ERE,en el infierno? Jajajaja. Si al final, es que uno va a valer para todo, para hacer de ángel y de demonio, que hay que amortizar a los trabajadores , me ha hecho gracia.
    Yo si pienso que cuando se quiere algo de verdad, el universo hace que sea posible, más que nada porque tenemos los ojos abiertos ante señales y oportunidades.
    Gracias por tu dulzura Shi, por tus cuentos.
    Ahora esoty en blogspot , a ver si cambiando de casa escribo más. Está abierto, así que no tendrás problema para entrar.
    Un beso
    del
    Aire

  8. Aire dijo:

    Uy, pero si había escrito un macrocomentario aqui! Dónde estáaaaaaaaaaa!! ? Grrr

  9. Aire dijo:

    Hola….de nuevo, de mar, otra vez..
    Gracias por tu cuento triste y dulce, a la vez, siemrpe generoso.
    Yo si creo que el universo conspira para que se haga realidad aquello que sí deseas, pero sólo lo que deseas de verdad, de corazón y con fuerza. Aunque sólo sea porque tienes los ojos más abiertos para ver las señales y las oportunidades. Si el problema es saber qué es realmente lo que quieres, así lo veo yo.
    Me he cambiado a blogspot, creo que seguiré ahí, a ver si me vienen los musos…, aunque no se..Está abierto, así que no tienes q abrir ninguna cuenta ni nada para entrar y dejarme un terrón de azúcar.
    Un besín
    del Aire

  10. Aire dijo:

    Hola, ola de mar..
    Vaya…No has escrito nada aún Shi? TE tiene la vida así, como atada a ella como a mí? Es desolador a veces, pero no perdamos la esperanza. La vida cambia, y no puede estar abofeteándonos continuamente, espero.
    Me preguntastse como seguir mi blog: en la parte de abajo del blog, hay un cajetín donde pones tu correo electrónico y se supone que te las envían 🙂
    Un beso
    Aire

  11. mirta dijo:

    Hola……hola……..solo pasaba para decirte que tengas un bue fin de semana!!!!!!!

    miles de besitos……y cariños

  12. lilitoqui dijo:

    A las buenas tardes!!!! Andaba por tu tierra y estoy vieno algunas entradas!!!Un cuento maravillosamente escrito, llenos de dulzuera y algo de tristeza, pero eso es la vida!!!Tal vez deseando con todas nuestras fuerzas algo…esa energía ayuda aque las cosas se cumplan! Me ha encanto este relato y creo que logras, transportarme a el!!! Besoss querida, ahora veré todo lo que publiques, ya estoy en casa, he quedado prendada de España quiero volder!!! jajajajaj besossssssssssssss

  13. Aniña dijo:

    Hola!! esta vez aparezco en tu blog (que ahora desgraciadamente tengo menos tiempo) para darte las gracias en forma de premio por tu fidelidad. Para que sepas que aunque a veces en silencio por falta de tiempo o por no saber muy bien que decir, siempre estoy por aquí.
    Lo dicho estas nominau en mi blog con mucho cariño y admiración! http://anavampyevil.blogspot.com.es/2012/10/dia-385-favorcillo-personal-y-premios.html
    besitos

    p.d: ¿de dónde sacas la magia de tus historias? me quedo pegada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s