Peberreos

.

Sé supone que los besos no dados y, según la imaginación que queramos echarle no van a ningún sitio, o bien, se reciben sin que nos demos cuenta. Inclusive podemos inventarle una dimensión infinita, o puestos a eso, a inventar: podemos usar las alas de las mariposas, puesto que como están fabricadas rellenas de  venenos para defenderse (otras de engaños, pues imitan colores de las que si tienen ese veneno)  Por tanto, pues ea, esas alas en realidad están hechas de los besos no dados.

 Además de que si lo pienso, pues encaja científicamente, ya que quién se los queda sin dar, sin duda alguna se amarga tanto, que si no salen al aire y son útiles, el poseedor-a de ingentes tesoros morirá cuando le toque. Puesto que, sin duda alguna la vida es así, pues morimos cuando dejamos definitivamente de respirar, ni antes ni después.

Pero ejke, personalmente, pues tengo mi propia teoría y, como otra cosa no, pero besos me han faltado, hasta que aprendí a pedirlos, muchos. Así que como preguntones hay también muchos y, que además, pues es un tema que se plantea cuando no hay otro pito que tocar.

Con todo esto, y una pues que investiga  ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde… sin preposiciones o con ellas y,  con lo que sea menester. Y ejke así, y sin darme importancia, pues cómo qué he descubierto donde se manifiestan todos esos besos que quedan por ahí sueltos y sin que nos los den por esos cientos de motivos tan humanos todos. Y, ¡Alehot, heme aquí con la respuesta! ¡Tachan!: se quedan reflejados en las manos. Es decir: si alguien desea besarte una rayita más surcará tu mano. Con esto, tanto palma como dedos, todo estará inundado de rayitas, si ejke quieren besarte en eso, en tus manos, quedará para el eterno reflejado. Por ende, más rayitas, más te desean besar.

Ejke, el otro día, cuando inventaba esta teoría para un amigo muy preocupado por saber a donde van los besos que no damos, pues prometo que me paré en seco para metafóricamente morderme la lengua y no empezar allí mismo a poner de plano, levantar la pierna y girando la rodilla mostrar mi planta del pie para contar las miles de rayitas que, sin duda, pues no tengo ni una. Pero, para no decirle que me diera todos esos besos para enviarlos a mi infancia, pues me conformé con las rayas de las manos, que por tener, por ínfimas, someras, escuetas y nimias que sean, pues hay unas cuantas.

No se conformó con reírse, no, comenzó a contarse las rayitas de las palmas de las manos y de los dedos, y como sé ve que le sobraba tiempo quiso comparar con las mías ¡Y ahí si que no, a mi no me cuenta! Ejke no, no estoy dispuesta a qué me use para sus algoritmos comparativos con triunfos y fracasos, me dije.

Pero él insistió exclamando que vendía su alma al diablo por poder contármelas. Y anda qué, el muy fanfarrón, pues yo le quiero mucho, pero de ahí a que el diablo esté interesado de comprar almas a cambio de todo eso que podemos considerar tesoros.

Y ejke es eso, me choca como sin más vendemos nuestra alma a cambio de algo que consideramos fuera de precio. Por lo tanto, curiosa que es una, me planteo ese cómo podemos y tenemos esa osadía de vender nuestra alma al mejor postor, ¿tan seguros estamos que nos dará un buen precio?

No sé, pero igual más que saber cuantos besos nos quedaron sin recibir, quizás sea esa alma al diablo que vendemos a nada que deseamos algo con toda fe. Llevándome a preguntar si nos planteamos alguna vez si ese supuesto diablo comprador de almas está realmente interesado en nosotros.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Peberreos

  1. puck dijo:

    Mi alma es pequeñita y sosa, no creo que le interesara mucho. De todas formas a veces la vendemos a pequeños diablillos a cambio de cosas que nos interesan a nosotros, con lo que el interés es mutuo, aunque se deja un precio, quizás por ambas partes, ganando y perdiendo a la vez. Habría que ver quien es más diablillo de entre los humanos. El anticristo vino, como decían, en forma de vecino jaja.
    Besis reina.

  2. mirta dijo:

    Hermos lo que has escrito!!!!!!!…….los besos no dados..esos que esperamos y no llegaron,
    otros que no supimos perdir…..los besos que esperamos en la inancia, y se efumaron
    mi mano tiene pocos pocas rayitas…..que quera decir??????

    besitosy abrazos=========

  3. Ana azul dijo:

    Es que los besos no dados no son besos. Se quedan en la boca y después salen flotando por el aire sin rumbo fijo. Pierden entonces todo su poder
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s