Bailandoberreos

.

De niña la mayoría de mis amigos eran niños y, siempre pensé que era muy chicazo por alguna de las espadas de madera que conservo. Pero según mis mejores amigos, aparte de qué luchaba bien, la mayoría de las veces me acababa subiendo a un montículo y, allí, era la princesa nada menos que encantada. Sería de estar allí subida, pero no lo sé.

Según un amigo si iba tanto con chicos era culpa de mi madre y, a la vez de las otras madres, e insiste que era un poco de todo, pues como siempre iba llena de moratones, cuando no vendada, pensaban que eso se contagiaba, cuando los golpes que da una madre no se contagian de no tomar como habito la conducta de la mía.

Quizás por esto conocí a Clara, su hermano hace nada me contaba que fui su única amiga en el pueblo. Clara era la reina de los piojos y demás bichos, pues si había un mosquito hembra a 100 kilómetros a la redonda, olfateaba a Clara y, la encontraba al igual que el resto de fauna ibérica proclive a la sangre humana.

De niña, cómo según el hermano de Clara yo era muy rara pues me gustaban todas esas cosas de médicos, de hecho acompañaba al de mi pueblo y me regalaba los vademécum para leerlos, así y como tochos de medicina por mi insistencia. También según el hermano de Clara, al ser la niña mimada del médico si le pedía la luna, él me la hubiera bajado, vamos que, le daba lástima no conseguir quitarme de mi madre, pero eran esos tiempos donde los hijos estábamos para recibir las decepciones.

Rafa, el hermano de Clara, me lleva doce años, y me contaba que cuando vi a Clara él andaba barriendo la puerta de casa, yo tenía 6 años y Clara 8. Muy vivaracha, ni corta ni perezosa le pregunte a ella: “Oye mi madre dice que crías piojos y qué como me arrime a ti me mata, pero tengo que preguntarte una cosa, y por favor, si puedes decírmelo, ¿ponen huevos? ¿Dónde los vendes? ¿Pagan mucho dinero?” (vamos, tan escueta como siempre he sido)

Quiso matarme, según Rafa lo intentó pero estaba tan llena de golpes que no sabía donde meter el suyo para así conseguir quitarme la poca vida que por mi piel parecía que me quedaba. Por aquel entonces Rafa tenía 18 años y, lo cierto que aunque debía defender a su hermana, le hice mucha gracia. Así que no me mato y fui la mejor amiga de Clara, y lo cierto que jamás tuve piojos pero mis hermanos sí.

No recordaba a Clara, pensaba que era un hada que me inventé tras perder la memoria, pues Rafa me enseñó una foto donde estamos las dos juntas y mi hada, esa que junto con araña me acompaña desde que perdí quien era, tiene la cara de Clara.

Hoy sé que Clara existió, y tengo algo así como una especie de miedo, pues Rafa me contó alguna que otra historieta de las travesuras que preparamos juntas y coincidían, pero ¿ y si en algún momento la inventé? Quiero decir, recuerdo un hada amable, traviesa, débil, pero no recordaba a Clara.

En fin, no quedará otra que escuchar las historias que viví con Clara de boca de Rafa. Y así pensando, no debió dejarme un rastro doloroso, al contrario, con ella tuve que vivir lo más bonito de mi infancia, puesto qué en mis diarios no está nada de lo que viví con ella. Pero sí, algo está, su muerte.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Bailandoberreos

  1. María R. dijo:

    A mi de niña no me gustaba nada jugar con chicos por lo brutos que son, de mayor me dí cuenta que lo son para toda la vida, que no tienen nada que ver con nosotras, aunque siempre ha habido excepciones tanto por una parte, como por la otra.
    Buenas tardes y buena semana.

  2. Jaimita dijo:

    Haber una preguntita de na porque ya has conseguido despertar mi curiosidad.¿Para que querías tú los huevecillos de los piojos?Eh?Eh?Eh?
    Porque yo ya te estoy imaginando con esos huevos en tu poder y sembrando el terror por el pueblo.
    Besos de hada sin alas.

    • Shi dijo:

      Pos no, no tengo ni idea, pero conociendo a quien me contó la historia para mezclarla con cosas mías, te lo aseguro ,ese, con esos huevos pensaría en alimentar al mundo (oño con lo ques en las fiestas en plan striper, como suena esto, jajajajajajaja)
      Y así pensando, no sé, pero tortillas en los cacharritos de la cocina de la señorita pepis, igual se podían hacer unas cuantas. Aysss qué ajkooooooooo.
      Besossssssss guapis.

  3. mirta dijo:

    Te dire algo…..de niña….no me gusta nada jugar con chicos
    pero con el paso del tiempo……esos chicos……mis amigos del barrio…
    hoy son mis mejores amigos!!!!!!
    miles de besitos………..

  4. Aire dijo:

    Hola, ola de mar…
    Yo casi siempre jugaba con chicos, en León porque jugaba con mi tío y sus amigos, y si, en plan bruto y todo lleno de golpes por jugar a cosas de chicos. Mi abuela cuando veía a dos niñas vecinas, me decía que preguntara a ver si me dejaban jugar con ellas o no a la goma. Lo intente una vez, pero na…Y en Madrid, igual, así me llevé los palos que me llevé de los chicos.
    que cuiroso, Shi, yo también me enfadaba si me decían que me querían más por haber hecho algo y no volvía a hacerlo. No se porqué , pero sigo esa tendencia en otros ám bitos de mi vida adulta.
    Tu entrada es preciosa, por ese recuerdo que estás rescatando de una niña que ya no está, una mujer que murió y no sería recordada si no fuera por su hermano y a hora por tí. Tu hada.
    Un beso
    del
    Aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s