DecisiónBerreo

  Hoy hace 10 años que una mujer valiente decidió no seguir luchando. En ese momento ya había dejado atrás lo más difícil, pasado lo peor, sus parámetros totalmente normales, había vencido a un cáncer; algo que a pesar de los buenos resultados debía permanecer en esa lucha constante, pero cansada de tanta lucha, decidió que ya no podía más, que prefería morir y murió, a pesar de que todo estaba bien, correcto, “Has superado lo imposible” aseguraban los médicos.

  Años antes embarazada de su hija le detectaron un cáncer, y decidió esperar, que naciera su hija, y cuidarla, no quiso tratarse durante años.

  Fue increíble como todo en ella quedó estancado, con revisiones periódicas donde no iba a más. Le aseguraban que era el momento de atacar, pero ella insistía en primero criar a su hija, y fue la niña quien le preguntó que por qué no se curaba, ella le dijo: “Porqué si empiezo a curarme no estaré contigo y con papá”

  Creo que hasta las calles lloraron ese día, y se trato, comenzó una lucha continua, hasta que exhausta no pudo más, la niña en ese ahora tenía 18 años, y el día que hizo 19 le pidió un regalo: “Déjame morir, no puedo más.”

  Tras hablar un largo rato con su hija y su marido, mando que entrase y me dio la mano: “Es la hora, no digas nada, no hagas caso de los médicos, ellos aseguran que puedo seguir, pero no puedo más” Y con algo tan simple como una sonrisa y cerrar los ojos, se fue.

  Hace muy poco leí que el tipo de cáncer, qué tras tanta lucha, a pesar de vencerlo, acabó con ella, hoy tiene cura.

  Me costó mucho aceptar su decisión, a pesar de que estaba cansada por tanto dolor, por otra parte, ese acto de valentía, detenerse, cerrar los ojos y bajarse del mundo. Me pareció asombroso, en ese momento la admiré.

  Ella decía que su misión era enamorarse de su marido y traer a su hija al mundo, qué solo vino para eso: para saber que es el amor, para vivir a tope y, junto a su marido, naciera su hija, pero que llegó un momento en el que sintió que se debía dejar abrazar por la muerte, esa, contra la que luchó de la misma forma. A muerte contra la muerte.

  Me acabo de enterar que tiene una nieta, ha nacido hace nada; su abuela cerraba los ojos un día como hoy a las 9 de la mañana, su nieta ha nacido hoy, a las 10 con el cambio de hora.

  Me comentaba el emocionado abuelo que su hija estaba, a parte de emocionada, más tranquila, pues días antes comentaba llena de preocupación, que ella, según las pruebas que se hizo no ha heredado el factor de riesgo de su madre, pero qué por las fechas que le tocaba nacer, ¿y si la niña sí? Pero cuando supo que el cáncer que se llevó a su madre hoy tiene cura, el emocionado abuelo, me aseguró qué en el mundo se ha roto una cadena, qué hoy, su nieta crecerá y podrá llegar a vieja.

 Huelga decirle que sí la madre no ha heredado el factor de riesgo la niña tampoco, pues los miedos vuelan libres, y días como hoy, que con esta crisis se están suprimiendo gastos en investigación, me pregunto, si una familia siente que todo es favorable, sin pensar en ningún otro de los tantos miles de riesgos que nos pueden llevar a desaparecer en cualesquier momento, con esa seguridad de que por lo menos una enfermedad ya no podrá con nosotros, enfermedad que gracias a estudios hoy se supera, ¿cómo pueden tener el valor los gobernantes de reducir gastos con algo tan necesario como la salud?

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a DecisiónBerreo

  1. elssamolina dijo:

    Hola Shi:Tu pregunta también me la hago yo sin obtener respuesta.¿Sera que ellos tienen acceso a todo tipo de tratamientos,medicinas,hospitales, últimos descubrimientos, sin problemas? El dinero no lo es todo pero ayuda mucho.Algunas personas cuando tienen dinero no piensan en los que no lo tienen. Muchos besos preciosa.Elssa Ana

  2. Ana Azul dijo:

    Hay veces que una no sabe como va a reaccionar hasta que no llega el momento decisivo de tomar la decisión. Esa mujer decidió que no quería seguir sufriendo, que ya había vivido lo suficiente. No seré yo quien la juzque porque no sé lo que yo haría en su lugar. Es algo muy personal.
    Besos
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s