Ganarberreos

  Pero qué bien sienta ganar, te creces en un segundo, llega la paz y una pequeña sensación de agobio si el título de ganador te lo concede una partida de cartas, o cualesquier juego similar.

  En un segundo, tras dar ese golpe que parece de maestro, te crees que eres el mejor, y tan solo ha sido favorable la probabilidad y con ella, unas cartas, dados, fichas, que te han permitido ganar al adversario. En ese momento eres el mejor, y punto. Qué mentira más grande.

  Hay cientos de sensaciones que una vez las tienes eres el ganador, no el puto amo, simplemente has ganado, solo eso, aunque parece que nos va la vida en ello. Antes, si se trata de una carrera, entrenas a diario, corres para aprender a sufrir, para aguantar el dolor de unos músculos que se quejan, así, cuando los doblegas y funcionan a tu voluntad, te harán llegar a esa meta, creemos que es unir cuerpo y mente. Será una medalla y un número uno que, salvo por la fama, no sirve para nada.

   Para ganar todo lleva un esfuerzo, grande, nunca pequeño, incluso aunque parezca fácil, llegas, ganas, lo haces bien, y llega el triunfo, el cual parece lo único importante. Qué mentira más grande.

   La mayoría de las sensaciones que nos hacen sentir ganadores en esta sociedad se compone de un trabajo, unas posesiones y una puerta donde tras ella está la única verdad que posees: tú familia, ese rincón tuyo y de nadie más, aunque tu familia seas tu mismo. En ese núcleo, con todo ese montón de secretos a voces, donde nadie gana, pero nos esforzamos en una convivencia, en resoluciones ante problemas que surgen a diario, y si encuentras y tienes un lugar en paz, que lleva y empuja en ese para sentirnos así, pequeños ganadores del día a día.  Ni con estas, te sientes ganador, pero sí un campeón lleno de victorias y fracasos.

  Creo que es la única gran verdad, tu vida, ese premio de vivir, y si es bien, con todos esos oscuros y claros, ganas a diario esa pequeña sensación de estar en la gloria.

  Si tienes la suerte de trabajar, el triunfo es acabar la jornada sin problemas, sin nada que te lleve a no dormir. Posiciones pequeñas de triunfo son aquellas en las que ante un problema, respondes en un equipo si el trabajo es así, o en solitario. Aunque la recompensa, tan solo es tener esa seguridad de un sueldo, ese dinero que trae paz en esta sociedad que vivimos. Lo real ejke cuando ese trabajo acaba, te jubilas, y por muy buen profesional que seas, tendrás triunfos en las vitrinas, pero no en tu vida, al menos con todo lo que acerca una profesión sí, pero: será nada, aunque te recuerden como el mejor científico u otro cientos de profesiones que te hacen permanecer en la historia.

  En todo lo demás, todo lo que nos hace perseguir un sueño, para que así llegue la gloria en tantas facetas en la que podemos buscarla, me pregunto si alguna merece la pena, tanto tiempo en busca de una meta, para que una vez lo tenemos, está, es nuestro, conseguimos lo que tanto sudor, sonrisas y lágrimas nos costó, y nos quejarnos, nunca es suficiente.

  Leí no hace mucho, no sé donde, un artículo que explicaba que nos acostumbramos a todo, que una vez tienes un sueño, incluso ese sueño por el que tanto has luchado y ya, en poco más de un mes, tendremos la sensación de tenerlo de toda la vida, lo dejamos de valorar; daba como ejemplo una pareja que su ilusión era un baño amplio, con todos los artilugios de última generación, ahorraron, se metieron incluso en un crédito para qué fuera ese sueño conseguido y, al mes de tenerlo, usaban el baño pequeño sin tantos artilugios modernos, ya que, era más fácil no solo de limpiar, sino más económico, más sencillo. En un mes, les aburría todo ese tipo de duchas y burbujas.

  Di que hay muchas facetas en las que hemos de continuar ensayando, estudiando, esforzándonos…, para conseguir esa perfección que se persigue, pero, no sé hasta que punto merece la pena perseguir un sueño si cuando lo consigues dejamos de valorarlo.

  Quizás en lo que no necesitamos sentirnos ganadores es en la vida privada y, creo que aquí nadie tiene un pódium reservado a sentirse feliz, el más feliz. Aunque estoy segura, qué es lo único que como siempre hay barreras, y cada día hay que seguir en esa lucha por sentirnos bien, con esa tarea de tira y afloja en cualesquier relación con esos que son parte de nuestra vida, con miles de: escucha y habla, quizás por esto, no nos da esa sensación de pleno ganador, y quizás, por qué nunca, de la misma forma que con todo, tenemos suficiente.

  Mi abuelo decía que sentirse ganador, así como feliz, es un pódium perdido, solo tú eres el participante.

  Él aseguraba que cuando más ganaba era cuando sus manos estaban vacías, las paredes también vacías, sus bolsillos sin nada y su alma en ese presente andaba insegura: no tenía seguro ni claro si algún día fuera ese gran ganador por excelencia, pues su triunfo no lo vería jamás, pero si un día, decía: Si un día consigo que alguien me lleve en un para siempre en un rinconcito, ese día, el cual no podré verlo, aseguraba: Seré el gran ganador. Afirmaba tajante: El triunfo, el resumen de lo importante, está en lo que nunca veré.

  Además él aseguraba: “Si me echan de menos gané mucho antes de que asomase la seguridad de un pódium.” “Da sin saber si ganarás, no lo olvides nunca”

  En su día pensaba que mi abuelo hablaba como un perdedor, hoy sé que me equivocaba.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Ganarberreos

  1. Ana Azul dijo:

    Para según que personas, el sentirse ganador será diferente. Para unos con ser feliz y tener salud, ya han ganado, para otros, el tener mas que el vecino es ganar y encima tienen que restregarlo (esos en realidad son perdedores)
    Besos
    Ana

  2. Creo que nuestro peor enemigo o rival somos nosotros mismos. Dicen los zen estos que para dar a una diana un arquero no debe desear darle a la diana porque esto interfiere en el resultado final. Simplemente hay que darle. Vaciar la cabeza y hacer que flecha y diana inevitablemente se unan. Los occidentales tendemos a luchar contra los demas y desear la victoria. Los orientales al menos en teoria tendian mas hacia luchar contra ellos mismos. A mi me suelen tildar de competitivo equivocadamente y me he ganado mas d una antipatia por ganar mucho y ser asquerosamente tranquilo. Pero la cosa es que estoy compitiendo contra mi mismo y eso me divierte. Ganar o perder no entra en mis intereses. Las mejores victorias como tu dices son las q la gente menos valora. El dia a dia. Las pequeñas cosas.
    Un saludete

  3. María R. dijo:

    Tal y como dice Ana todo es relativo, ya que cada uno tenemos unos valores, pero supongo que el mayor logro debe ser el cariño y respeto de tus seres queridos y amigos.
    Besos y buenas noches.

  4. pili dijo:

    a las wanas noches , oye q leer te leo ehh , lo q pasa q ando liadilla .. soy profe !! jajaj , bueno pues a lo q ibamos , ganar … a todos nos gusta esa sensacion , pero los hay q no es ganar lo q mas les gusta , sino q pierdan los demas .. esos .. tiene un problema , yo con tener alos mios bien y cerca ,lo considero una victoria , como dicen por ahi arriba …. cada uno ve la vistoria en cosas diferentes , q no quiere decir q sea malo .. tu eres una ganadora , te lo digo yo , ( quien diga lo contrario me lo mandas ) sigue asi ,,,un beso wapaaaaaaaaaaa

  5. puck dijo:

    Me alegra que tuvieras ese guía aunque fuera a ratos. A veces los guías se aprecian con el tiempo.
    Besis.

  6. elssamolina dijo:

    Tu abuelo era un sabio. Feliz día .Muchos besos. Elssa Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s