Perderberreos

.

  Hay una frase que recordaba mal y es de un Griego:” ¿Qué ganarías con injuriar a una piedra que es incapaz de oírte?” He buscado la segunda parte y corregido la primera: “Pues bien, imita a la piedra y no oigas las injurias de tus enemigos” Ahora ya sé de quien es: Epicteto de Frigia.

  La recordaba diferente, “¿Qué ganarías con insultar a una piedra que es incapaz de oírte? Sé igual con la gente.” Pero bueno, no es tan diferente a como la recordaba; lo cierto que me la decía mi abuelo y, muy pispo él, añadía palabras a la segunda parte según la necesidad del momento. Mi abuelo también decía: “Cuando te hagan bien, apuntalo en una piedra, cuando te hagan mal, en la arena” y seguro que esta frase la dijo alguien famoso de forma diferente.

  Y ejke lo mío con los aparatos eléctricos es de traca, me faltan frases, pues me cuesta ser consciente de que no son humanos, que aprietas a un botón y a otro y según su programación así funciona, pues se me olvida. Creo que el día que podamos hablarles seré la primera en acogerlo, pues ¡Ay qué ver lo que me cuesta no darles los buenos días y no decirles mis intenciones! Lo más triste, ejke me aseguraron en su día que, quienes hacemos esto, es síntoma de soledad. Cuando para mí es simple vagancia, siempre he pensado que hay que ser amable, que “Se atrapan más moscas con miel que con hiel”

  Reconozco que para no hacer ruido, como me despierto muy pronto, al sentarme aquí, doy los buenos días primero al pc, seguido al folio en blanco, pero antes, a la silla, a la lámpara, a la cafetera que sé que hay que encenderla de previo para después hacer café, al poto y ya, a en un monumental saludo al resto de objetos, plantas, inclusive a mi casa. Es más, estaré loca o seré solitaria, pero el día comienza mejor cuando doy esos buenos días que cuando no.

  Sé que cuando la necesidad obliga, funciono de manera mecánica con los electrodomésticos, pero ese saludarles antes, para mí es tan necesario, tanto como mirar a la cara a quien me habla, y con esto ¡Anda que no tengo problemas! Pues sé, que si miras de fijo a alguien, asustas; es complicado ese arte de saber mirar a los ojos sin que moleste o, sin que te duelan tanto que llegues a tener la sensación de que bizqueas.

  Lo cierto que a los electrodomésticos da igual como les mires, pues solo es cuestión de usarlos según tu necesidad, pero con los humanos ¡Ay la leche, lo complejo qué es averiguar su función! Y no se trata de tomar a un humano como si de un electrodoméstico se tratase, pero muchas veces, por no decir la mayoría, en ese trato común a diario, la cosa es que acabas perdiendo de ti misma para que mejore esa convivencia tan necesaria.

  Y qué no me digan que no perdemos, que sí, puedo demostrarlo. Antes de dar comienzo su faceta de maestro de cocina Don soseras y era yo quien cocinaba, las albóndigas por ejemplo, estaban buenísimas, fue empezar a hacerlas él, y para que no lo deje,  las hago mal, no sé que pasa, bueno sí, pero cuando las hago yo, ya no están buenas. Él se crece como cocinero, y a mí me resulta sencillo no ser la mejor en esta faceta. Pero es eso, perder también es ganar, pero claro, aunque compensa, ¿cuánto compensa? La respuesta es clara: -mucho.

  El caso que es eso, siempre hemos de perder para ganar, desoír, ser piedra, e ir dejando paso para que en eso de la convivencia todo lleve un orden y la importancia que cada uno necesitamos tener, y para tenerla, descubro día a día que unos pierden para que otros ganen y, a la vez, quien pierde, pues gane también, y esto, no ocurre con los electrodomésticos salvo cuando se hacen viejos y quedan obsoletos, y cuando los cambias, y cuando se los llevan o los llevas tú mismo a reciclar, entra, al menos a mí, una sensación que hace preguntarme si hice lo suficiente, pero esto, también me ocurre con los humanos, qué nunca sé que es suficiente.

 Oí hace poco que la mayor virtud es la que no se ve, qué en este mundo hay que ser como un buen arbitro que, solo cuando se es el mejor, pasa desapercibido. Entonces, ¿por qué necesitamos tantos reconocimientos?

  Será que los humanos tenemos mucho en común con los electrodomésticos, igual se trata de que para funcionar bien, nos han de tocar esos botones y programarnos. Pero, ¿esto no es manipulación?

  En fin, cuando sea mayor quiero ser una humana, eso sí, con botones y funciones, incluso con mando a distancia, así, no tendré que pensar tanto para encontrar esa posición que con un solo paso y un centímetro más o menos, puedo resultar ofensiva o agradable.

  Somos la pera, no somos electrodomésticos, pero hay que ver como necesitamos que nos toquen para ponernos en marcha.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Perderberreos

  1. María R. dijo:

    Buenas tardes.
    Creo que es la necesidad de sentirnos queridos, respetados, que se nos tenga en cuenta, a diferencia de los objetos, tenemos conciencia y sentimientos y no se nos puede tratar cómo si fuesemos muebles. Cómo diria el poeta “Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo, y más la piedra dura, por que esa ya no siente…
    Besos en este primer día de primavera que más bien parece invierno (lluvia y frío)

  2. puck dijo:

    Es un poco egoísta, me pido un mando a distancia para apagar situaciones, personas.
    Besos reina.

  3. Pienso a menudo que el conductor del bus merece al menos un buenos dias. La gente le suele dar el dinero y ala, pa dentro. xD A veces somos un poquito máquinas o tratamos a los demás como tal. Me gusta eso de hablarle a piedras….es como hablarte a ti mismo supongo. O algo parecido. La piedra no escucha pero no replica, solo deja que le largues el rollo y de repente, despues de contarle tus preocupaciones….NADA, vacío, ninguna respuesta ni solución…y es que al hablar con una piedra o contigo mismo/a lo que encuentras es el silencio….el silencio necesario para llegar a la conclusión que buscabas. xD Contarle problemas a una piedra sería buena terapia para las penas. xD

    Además saludar a un microondas tiene que cargarte de positivismo. Lo digo en serio!!! Eso es empezar un dia con ganas.

    Las estrategias ganador-ganador, que tu mencionas en lo de que Don Soseras haga las croquetas (esperemos que no te lea esta entrada porque sino ya estas recordando la receta jijiji) creo que si que son manipulación. Lo que pasa es que la gente suele unir manipulación a maldad…y yo no estoy de acuerdo. Cuando la manipulación consigue dar algo bueno a manipulador y manipulado, se llama hacer el bien. 🙂 Además creo que todos manipulamos en mayor o menor medida a diario. Un simple gesto en respuesta a una frase puede querer lograr una reacción en el otro. Es más, si le cuento a alguien una historia y le digo: “EEEEEEH!!! ME ACABO DE ACORDAR DE LO QUE ME PASOOO!!!” en un tono efusivo, estoy manipulandolo para captar su atención. Manipulacion? si maldad? no. Es algo básico y en lo que somos expertos la manipulación….lo mejor de todo es que casi todo el mundo es experto sin saberlo o sin querer saberlo.

    Bueno que te estoy llenando el espacio con ralladas mentales…jajajjajaj.

    Me ha gustado el post!

    Un saludete

  4. elssamolina dijo:

    Se trata de lograr una convivencia positiva; una de cal y otra de arena;a veces ceder en las cosas…y tratar de tener una armonía en las relaciones…Un toquecito por aquí,un toquecito por allá para ponernos en marcha.Pero que sean toquecitos cariñosos,detalles bonitos…que así se funciona mucho mejor.Muy interesante tu entrada guapa.Besos.Elssa Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s