Aplatanandoelberrero

.

   Hace años encontraba en la ciencia casi totas las respuestas a todo lo que me intrigaba, y seguramente la tiene en todas, pues nada queda fuera si se investiga, y de lo investigado, se estudia.

  Y que, una vez conoces, pues parece que todo es simple, pero para nada, ya que, lo complicado es una vez conoces eso que intriga y qué explica la ciencia, ella que lo ordena y describe más o menos claro, aunque a veces, queda enrevesado por palabras que muchas veces son mares que desembocan en ríos y no a la inversa, pero sabes, que por muy claro que quede, no sirve absolutamente de nada por mucha explicación que tenga cuando tantas cosas quedan ahí: colgadas de a saber cuantos motivos, y quizás son los motivos los que cambian toda explicación posible, pero también sé que hay que darle importancia a todo lo pequeño. Aunque a veces, no se necesitan explicaciones, pues lo que se necesita es saber actuar, con hechos, y esto como no lo tengas claro, se olvidan.

  Todo eso, lo pequeño, que una vez se pone en marcha, no hay quien lo detenga, pues arrastra y arrasa lo más grande poco a poco y sin que nadie caiga en la cuenta, hasta que es tan evidente, que será entonces cuando se encuentran las explicaciones, cuando ya no tiene remedio.

  Eso nuestro, todo eso pequeño, es igual a la erosión en una montaña. Donde una piedra grande, fuerte y bien asentada, le cae, a golpe o poco a poco el agua y la disuelve, va poco a poco, casi imperceptible convirtiéndose en arena y, todo lo que es soluble al agua en ella, con los años desaparece, se va, haciendo incluso desaparecer esa roca tan fuerte, esa que parecía a primera vista que nada era capaz de disolverla o moverla.

  Igual somos nosotros, nos vamos convirtiendo en arena por dejarnos disolver por las circunstancias, y una vez en ellas, nos dejamos arrastrar por la situación, parece que queramos tan solo no tener la culpa, así que nos quejamos, y nerviosos: gritamos, nos enfadamos, estamos molestos con lo más nimio, pero no ponemos medios para colocarnos un chubasquero y, así, admitir que las inclemencias de ese tiempo finito en nosotros y las circunstancias que tanto mandan, nos daña sí, pero tomar decisiones e ir avanzando según llega el clima, favorable o no, ir, eso, avanzando, parece que solo con el buen clima nos movemos: cuando es sencillo, cuando podemos cobijarnos en ese me siento seguro.

   En esos momentos, en los buenos, donde casi todo marcan triunfos, y será solo entonces cuando nos preocupemos por llenar el espíritu, ese que malos tiempos se ve que no tenemos, al menos no necesitamos llenarlo, ni buscarlo, ni entretenerlo.

  Ejke me choca como cuando estamos seguros, al sentirnos plenos, tiramos pasos y millas posiblemente incluso sentados y anclados en el mismo lugar, con la misma rutina qué a días sinsorgos aseguras que es aburrida, pero todos la necesitamos. Llevándome a preguntar qué tendrá la rutina que se hace tan necesaria, y la ciencia lo explica, pero no me sirve, pues en el momento que no nos sentimos seguros, toda esa rutina al desaparecer nos asustamos, y olvidamos, a nada que no nos van bien eso que llamamos: las cosas que nos mueven, y que cuando nos va mal, ese eso, ni pensamos en todo lo nuevo que se nos ofrece en bandeja para decidir, ser más fuertes si cabe y, así, que llegue el tiempo que llegue no nos disuelva el agua de las circunstancias.

  Sé que tal y como está la sociedad si no tienes trabajo mal vas a poder hacer planes o continuar con tu rutina.Qué todo está complicado, qué necesitamos una cantidad económica para continuar en ese como siempre, ni hacía delante ni hacía atrás, sino simplemente como siempre; con todo eso que surge y has de ir adaptándote, sorteando obstáculos para llegar a ese fin de mes tan complicado cuando no se tiene trabajo, pero, olvidamos lo más importante: lo que tenemos, todo eso que en teoría es gratis, todo eso que da tranquilidad cuando se tiene, pero que lo tenemos con tranquilidad o no, pero que cuando va mal, al ponernos nerviosos, al echar de menos esa rutina donde estábamos seguros, comenzamos a perder lo importante por querer que todo se solucione cuanto antes, pues es lógico, no podemos vivir con tantos problemas, nos desesperamos con tantas preocupaciones de si llegaremos o no a fin de mes.

   En esa preocupación olvidamos dar un pequeño paso, uno pequeñito, seguir igual, incluso dándonos más abrazos, más besos, decir palabras si cabe más bonitas, pues con ellas, si se ha de comer un poco menos, se come, si hay que salir tan solo a pasear, se pasea y siempre será una aventura nueva cada día. Haciendo que, incluso inseguros, con la espada ahí sobre nuestras cabezas amenazando quitarnos lo poco que tenemos, no pueda quitarnos lo que nos hace ser, lo que realmente necesitamos, que no es otra que a todos esos que hacen que seamos lo que somos, la fuente que nunca se seca. Esos, los que más queremos y nos quieren.

   Ejke la situación económica no va cambiar de la noche a la mañana, y muchos, me cuento entre ellos, caeremos en la más profunda de las miserias como el gobierno siga empeñado en unos objetivos económicos que destruyeron los propios jefazos de la economía, pero qué pagamos y pagaremos los de siempre. Nos quitarán todo bienestar, pero no podemos consentir que nos quiten eso que nos hace fuertes, no podemos perder el trato amable con quienes queremos, no podemos perder la seguridad de que somos, con dinero o sin el, la misma persona.

   Hace nada volvía de entregar unos cv allá donde perdió la zapatilla el último conquistador lunar, y al escuchar los gritos, no pude por menos que detenerme bajo la ventana. Se echaban la culpa el uno al otro por no tener trabajo. Él aseguraba que han cerrado, ella le aseguraba que han rescindido contratos, que han quitado plantilla y era la última entrar, a pesar de todo continuaron un rato grito tras grito, echándose la culpa. Conozco a esta pareja, y mientras tuvieron trabajo eran los más felices. Y no se puede juzgar a nadie, cada cual sabe sus motivos y todos son muy loables, pero si nos queremos solo en las buenas, mal plan, pues nunca podemos evitar que un día u otro aparezcan las malas.

   Yo estoy igual, sin curro, desesperada por encontrarlo, incluso con más razones que me igualan a la pareja que escuché gritar esta mañana, pero sé, que hay algo que no me pueden quitar, que no es otra que los pilares que me hacen mantenerme sobre la tierra: mi gente, y quizás, es ahora, en tiempos difíciles, cuando más les tengo que demostrar lo mucho que les quiero, que no es darles más besos, sino comprender que en malos tiempos, todos gritamos, estamos más nerviosos, pues para los buenos tiempos sirve cualquiera, así que cuando corren bonanzas, en sí, no te hace falta conservar a tu lado ni a un ser querido, pues cualquiera sirve.

   Desde luego que esta crisis, está muy claro que no solo erosiona la capacidad económica, si nos diéramos cuenta lo que realmente nos esta quitando, saldríamos a la calle a gritar y no parar hasta que todo ese dinero que hizo cambiar la situación de un día para otro, vuelva y circule de nuevo.

   Esta claro que nos quitaran todo bienestar, que gobierne quien gobierne ahora manda y siempre mandará la economía a gran escala,  que a los pequeños si lo permitimos nos machacarán, qué esto no se va arreglar de la noche a la mañana y que muchos caeremos, pero lo que no me van a quitar es poder elegir, ser igual que siempre con los míos, incluso con los que topo a diario y no conozco de nada.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Aplatanandoelberrero

  1. María R. dijo:

    Cierto que los problemas nos hacen retraernos más en nosotros mismos, o nos quitan las ganas de muchas cosas, pero cómo bien dices no deberia ser así. Para dar y recibir cariño, afecto, nunca tenía que haber circunstancias adversas, ya que de todas las cosas de este mundo y de las personas, es, lo que más necesitamos.
    Besos. Y que demos y recibamos todo el cariño del mundo, a pesar de los pesares.

  2. elssamolina dijo:

    Hola preciosa:Tu entrada tiene mucho tema y es muy interesante.Yo pienso que en los tiempos difíciles,cuando se tienen problemas de cualquier tipo.Entonces…es cuando cada persona demuestra verdaderamente quien es.Para tomar una copa y bailar todo el mundo está disponible;La valía de las personas se ve en tiempos de problemas y crisis.Yo tengo que decir que estoy orgullosa de mi familia.Feliz día .Besos guapa.Elssa Ana

  3. Aire dijo:

    Hola, ola de mar…
    Sabes? El otro día hablaba con un amigo sobre esta situación que nos desborda a los desempleados y desesperados,y a todos en cuanto al retroceso social que estamos viviendo. El decía algo similar a lo que tu dices. Que quizá es el momento de volver a conocernos, de compartir unos con otros, de ser un poco más humanos. Incluso me planteaba, que todas estas manifestaciones, donde se insulta, nos enfadamos, nos hacen volver a casa con menos energía , más tristes más enfadados. Que había que coger esa energía con la que íbamos y darla y recibirla, aprovechar la unión no para gritar y llorar, si no para ayudarnos. Así planteaba una manifestación en la que aunq hubiera carteles y de protesta, la gente se sentara a platicar con los demás, a merendar por ejemplo, desayunar, comentar entre ellos, pero sin gritos , ignorando a esos de allá arriba con nuestro silencio hacia ellos.
    Esta crisis, buf, nos va a quitar la confianza en todo a las generaciones que estamos viviendo . Hasta ahora, pensaba yo, mi país, sólo podía ir hacia delante en todo, pues la democracia es más bien joven aún, que aunque hubiera crisis económicas, el bienestar social, no se terminaría, que siempre se lucharía por los que trabajamos, por los que no pueden sustentarse, salud, libertades de expresión y acción etc…Y ahora veo que no. Que si es posible ir hacia atrás,y la involución me pone el vello de punta.
    Pero no echo la culpa al gobernante. Para nada. Sabes por qué? Porque ellos…, Fueron elegidos. Son cargos electos. Hacen lo que hacen, porque el cuarenta por ciento de la población quiso. Sin más. Es nuestra culpa. ( no mía directa en este caso). Ellos…pues eso, si les dijeron que adelante, obran como quieren. Si no se les hubiera dicho que si….pues…, eso, no estarían.
    Ellos dependen de nosotros y no al revés.
    Vaya rollo patatero. Animo Shi, no decaigas, sigue luchando, sigue siendo grande. Que la situación actual externa, no nos quite la sonrisa para los demás.
    Un beso
    del
    Aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s