AlosbuenosdíasBerreo

´

  Esto de que te cuenten cosas es interesante, lo malo es cuando lo que te cuentan tiene mucho que ver por intervenir.

  Hace un tiempo una señora me contaba que su marido estaba muy raro, protestón y qué lo que hacía era evitarle cuando se ponía así, pero qué se estaba pasando de la raya amenazándola. Le dije que hablara con él, y en poco tiempo me enseñó el resultado de hablar con él, un ojo morado.

  Le hablé de todas las posibilidades, incluso que debía denunciarle, es más, le insistí, pero ella tiene un hijo minusválido y temía qué el niño, de 30 años de edad, sufriera las consecuencias y, la llevé a hablar con expertos en este tema, pero cuando hablaron con él, encontraron a un galán de altas cumbres, a un ser bondadoso que, nada más salió de allí no le puso la mano encima, pero los insultos eran cada vez más grandes.

   La señora consiguió irse de él, una amiga les dio cobijo, tanto a ella como a su hijo, denunció nuevamente y como era un maltrato supuestamente psicológico, sí no volvía a casa perdía todas sus pertenencias. Al regresar, él más bravucón que nunca, continuaba sin ponerle la mano encima, pero ella cada vez estaba peor. Cada vez que hablaba con ella me contaba que gracias a que su hijo estaba durante la semana en un centro por su minusvalía, de no ser así se volvería loca de la amargura, al menos que el niño no vea lo que está pasando, me decía.

  Por más que les ayudaron los servicios sociales, él mutaba a un gran ser bondadoso, a no entender nada de porqué ella estaba así, que la ayudaba y era ella la que lo alejaba de su lado. Los psicólogos vieron que ella estaba siendo maltratada, pero no podían hacer otra cosa que pedir la separación y qué se divorciara de él, y así lo hizo.

  Al divorciarse por lo menos tuvo con qué vivir, no perder todo lo qué tenía, al fin y al cabo toda la fortuna era suya, me aseguraba qué él jamás trabajó, qué gracias a su padre y todo lo que les dejaron, así como el negocio, que siempre lo llevó ella, subsistieron, pero no se hacen papeles nunca, no piensas jamás que el hombre que ha sido toda la vida tu compañero un día se pueda volver así, me aseguraba.

   Él no estaba dispuesto a trabajar así que quedaron en que ella le pasara una pensión. Cada día, a pesar del divorcio él pasaba por el negocio haciéndose el amo, y no solo eso, insistía en subir a su casa, por más que le amenazó con denunciarle no hubo manera de que se acabara el  martirio, puesto que, la amenazaba con matar a su hijo si pedía que no se acercase a ella.

  Un día le dije que cuando volviera a entrar a molestarla que le arrease un sartenazo, muerto el perro fijo que se acaba la rabia. Lo malo que lo hizo, no lo mató, ni las heridas fueron muy graves, las lesiones fueron menores así que ni cárcel.

  En su momento me alegré por qué ese tipejo recibiera de su propia medicina, pero temí por ella, más que nada por si al plantarle cara le traía consecuencias, pero no, según esta mujer consiguió respeto, ahora cuando viene a ver a su hijo se cuida muy mucho, y se  comporta como se mostraba frente a las autoridades.

  Hoy me contaba que le da mucha pena, que muchas veces lo dejaba entrar de nuevo en casa, que vuelve a ser el hombre que era antes.

  Y no sé, cada cual tiene que hacer lo que le mande su corazón, pero visto lo visto, no tiene que ser fácil vivir con varias sartenes de hierro fundido dispersadas por la casa para usarlas en defensa propia. Ahora que, mejor una sartén a mano que muerta.

 Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a AlosbuenosdíasBerreo

  1. María R. dijo:

    No hay más remedio que hacerse la fuerte y plantar cara, y que el miedo se les vuelva a ellos.
    O esto, o muerta. Hay mucho energúmeno, por desgracia. Pero no debe confiar, por que no cambian y cuándo se dé cuenta, lo tiene otra vez haciendole la vida imposible. Error, volverlo a admitir, gran error. Y lo sé por experiencia.
    Saludos a la mujer de mi parte y que no se fie.

  2. puck dijo:

    Tuvo que echarle mucho coraje para darle el sartenazo. Supongo que se llega a un límite y ahí te plantas. Final feliz para mí sería vivir con alguien al que no tengas que temer, eso de que vuelve a ser el hombre de antes habría que verlo.
    Besis reina.

  3. Ana Azul dijo:

    Hay mujeres que están atadas a sus maridos por un hilo invisible y no son capaces de romperlo. A pesar de lo que ellos hagan, ellas siempre verán el lado bueno por pequeño que sea. es como si las diera miedo vivir solas. A pesar del sartenazo, como él cambió, ella ya le está perdonando.
    Chao
    Ana

  4. elssamolina dijo:

    Creo que tenemos que valorarnos por encima de todo,no perder la autoestima.Se puede querer a una persona siempre que se lo merezca.¿Cuando se lo merece? Cuando su comportamiento sea respetuoso,te valore como persona,y tenga detalles de amor hacía ti.Hay cosas pequeñas que muestran que una persona es violenta,si los dejas pasar se hacen grandes y al final eres la víctima.Por eso hay que exigir a la otra persona en la misma medida que se entrega.Y cortar a tiempo evita problemas graves.Besos Elssa Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s