Aquéberreo

 Hay frases que pronuncian los niños qué siempre me han hecho una gracia especial, pues en ese amenazar con la mayor tontería es como si tuvieran, en lo que aseguran, el más grande de los tesoros y la mayor moneda de cambio que, para mí al menos, las llena de ese aporte especial. – Sobresaliendo ese punto, cuando la jerarquía, pues si creemos que no la tenemos o pensamos que es muy importante la de mayor grado, pues todos pertenecemos a un grupo y cada uno tenemos una función dentro de él, pero cuando esa función la sentimos con poco valor, casi creo que nos la inventamos. Aunque en los niños es divertido, conocen su poder, son el centro de la casa, pero no deciden, y es eso: el poder es algo que solo se quiere cuando se siente que menos poder se tiene.

  Joyas como: “Pues no meriendo y me moriré” “Cómo no me dejéis ir ya no sois mis padres” “Si no nos quedamos más en el parque me quito la ropa y me acatarro” “Como no me compres las chuches me arranco los dientes con la cucharilla” amenazando con la cuchara que se estaba tomando un yogurt. “Tú haces lo que quieres, no lo haces bien y nadie te manda” Esta me encantó.

  Estas frases las escuché hace poco en un parque, e indudablemente, cosas de este temple infunden con un gran peso y aplomo al mayor de los miedos, o ejke ¿alguien puede dudarlo?

  Lo triste ejke no solo las dicen los niños, pues los ancianos las usan de una manera que tan solo indican su impotencia. Con ellas, muestran toda su rabia; qué quizás, se origina al perder ese estatus de poder de cuando eran padres y podían castigar a sus hijos, o algo más triste, y simplemente que ya no se ven en ese poder de decidir y hacer por si solos. Lo cierto, que me despiertan ternura e impotencia cuando con ese enfado que dicen y aseguran mediante frases disuasorias, en ellas, adviertes muy claro la gran soledad e invalidez con la que se sienten.

  En cualesquier adulto es algo que no está lejano tampoco, pues a nada que algo no interesa usamos ese que se pire (quién sea) a tomar viento fresco. Pero es como si con esa frase, al entonarla pudiéramos eliminar los problemas, alejarnos y quedarnos donde estamos pensando que no prestando atención y no solucionando problemas, ya está. Como si todo se solucionase pasando a otra cosa.

  Más duras si cabe, son las que usan los que ya se creen adultos y cuando algo no sale como ellos quieren frente a los demás, el tan recurrido: “Me voy para siempre” incluso hacer maletas, también hay quien lo hace. Y aunque es algo muy de adolescentes, pero en los muy adultos, esos que presumen que asumen todas las responsabilidades y que piensan todo muy mucho,  se sienten incluso mejores como lideres, pues también es típico su ese usar este tipo de frases disuasorias, no solo frases, sino hechos que desesperan y desequilibran al grupo.

  Me intriga mucho todo esto, quizás porque lo he vivido y he notado sus fases con comportamientos muy contradictorios. Llevados por quizás la ira, esa que demuestra su sensación de gran impotencia, pues efectúan de manera idéntica comportamientos donde gritos, ordenes absurdas, desconfianzas continuas, descalificaciones y amenazas con irse, cuando además ni vienen a cuento.

  En realidad da la sensación que solo quieren que todo se haga bajo su gobierno, pero no un gobierno de hechos, ni tan siquiera de acciones, sino de sentimientos. Lo cierto que si lo pienso, su forma de comportarse conlleva no aceptar fracasos, en realidad creo que necesitan pagar lo que no son capaces de asumir. Pero, ¿por qué no lo asumen? Me lo he preguntado tantas veces. Ejke me parece tan sencillo asumir lo que no superamos, decirlo y así descargarte. Pero para ciertos adultos no, quizás tenga que ver el orgullo, cosa que no me encaja del todo.

 A veces me da la sensación que estos tan solo quieren vivir su vida como si fuera una obra de teatro y, ellos fueran los directores, pero sé que estoy equivocada, es algo mucho más duro y profundo, qué también me provoca ternura e impotencia.

 Quizás eso tan duro es porque se niegan a escribir el guion que quieren que sigan los que más quieren, pues en su forma de actuar es como si quisieran que todo saliera de gratis, sin hacer nada a cambio para que así salgan y se vean cumplidos sus deseos. Esos, los que aparentemente sueñan y desean para sentirse plenos. Lo triste ejke no se trata de sueños, pues tan solo no saben como encajar sus malestares, y como no quieren, ni saben, mejor pagarla contra quienes quieren.

  Sé que para ellos nada es suficiente, y por algo tan simple como que no admiten sus fracasos, desencantos y en esos momentos, en que usaran sin duda frases disuasorias que ni vendrán a cuento, en realidad, impera ese que tienen que hacer participes a quienes quieren, y así dirigiendo, pues imagino piensan que algún día se les obedecerá, a pesar que solo piden a gritos el quitarse sus propios fracasos, dudas y desazones de encima.

  Sé que piden, exigen en su forma de expresarse cosas tan contradictorias como cariño, respeto, comprensión…  aunque en realidad piden, exigen, actúan, de todas las formas menos pidiendo disculpas y aceptar sus propias derrotas y bajos ánimos. Pero es esa, cuando no obtienen lo que desean, qué además ni saben que es, pues amenazan con cosas muy duras que menoscaban y sobre todo con irse, y ya está.

  Es muy triste no saber asumir tus propias intrigas. Hay quien las manifiesta con ansiedad, no sabiendo comunicarse, sintiendo miedo, casi como infringiéndose un autocastigo, pero en otros, todo va hacia fuera y el crear malestar, acusar, intrigar, ofender, todo esto fuese su forma de descargarse, ejke además, en esos, si cabe, son los que más sienten que la vida no les comprende, que no les valoran.

  Al irse, pues tras armar la marimorena con insultos, descalificaciones y etcéteras, se van, y les ves dejar un estela que marca un claro persígueme, y cuando los seres queridos ya hartos de siempre el mismo numerito y, estos no obtienen ese hacerles caso, bajan sus humos y vuelven al redil usando esa manipulación tan infantil de yo no hago nada malo.

  Lo más duro ejke regresaran una y otra vez a comportarse de la misma manera, y siempre me pregunto cómo no se dan cuenta. Qué hay que hacer, pues la directa es marcharse, buscar otro camino, dejarles solos. Lo más triste ejke son grandísimas personas, muy tiernas y capaces de hacer lo que sea por cualesquiera, más si cabe por los suyos, pero tan dañadas en su interior, que les lleva a hacer todo lo contrario, tanto que parece que no quieren a nadie.

  No sé, pero pienso que quien se comporta así realmente nunca le han dañado, puesto que si te dañan, es imposible repetir pautas, las evitas como sea, pero es eso, si no nos damos cuenta de que hemos crecido, que hay que quemar etapas, pues nos queda esa fase de niño pataletas tan desagradable a los demás. Tan doloroso.

  Y ejke, además, no tengo nada seguro que todas esas formas de comportarse tengan un remedio autentico acudiendo a profesionales. Cuando, por otra parte, ejke es necesario conservar esa alma infantil para ser un adulto en todos los sentidos.

  Siempre me pregunto qué es lo habrá que hacer para que con nuestro crecer se asienten etapas. Qué hacer para qué cuando llegue un problema sepamos asumirlo, para que sepamos comunicarlo sin dañar. Ejke compartir no es solo lo bueno y sospecho que lo que no sentimos como bueno, no sabemos como soltarlo sin que se tambalee nuestro orgullo por todas esas cosas tan absurdas, ejke quizás creo que no es complicado asumir la culpa, siempre que no se trate de asumir por deporte la de los demás.

  Ejke es esa, estoy tan segura que nadie daña si no se siente dañado. Aunque igual me equivoco.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Aquéberreo

  1. pili dijo:

    jaajaj muy buena .. pero q muy aguda ehhh , de esas tengo yo tela !! pa un libro y eso escogiendo .. ajajaja , no se como lo haces chikilla , pero joer … llevo unos dias mas menos con este tema entre mis dedos , es que , como tengo uno de aqui y el otro de alli , ya sabes 14 años de diferencia ..marcan !! uno q se cree q esta de vuelta , y el otro … con esa gracias q tan bien describes , si .. eso lo une a mama te quiero mas q a todo el universo .. y añade , q es mucho ,por q son planetas y todo ehh .. ajajaj , ains … mi madre decia q cada edad tenia su encanto y cada cosa a su tiempo .. y q verdad !! un beso wapaaaaaaaa

  2. María R. dijo:

    Aunque sea verbal, sigue siendo violencia y es una forma de querer intimidar, por lo tanto, inaceptable. Y también los niños muchas veces son crueles y menos inocentes de lo que parecen. Pero si, se repiten la pautas con frecuencia, por desgracia.
    Besos y buenas tardes!!

  3. Ana Azul dijo:

    Es que los niños y los ancianos, al final son lo mismo, el círculo que se cierra, la vida que fluye y no para de dar vueltas. Dicen que sólo los niños y los borrachos dicen la verdad, yo añadiría que también los abuelitos, porque ya no tienen miedo de decir lo que piensan, han vivido todo lo que tenían que vivir y ya no tienen nada que perder. Besos
    Ana

  4. Ana Azul dijo:

    Se me olvidaba decir que a veces las verdades duelen, o las mentiras, todo depende del modo que se digan. Chao

  5. Chus dijo:

    Fijate lo difícil que está eso de la empatía y el entender a los demás… Pues entendernos a nosotros mismos es aún mucho más complicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s