Cenicerosberreados

  Un cenicero es un chisme u objeto donde se vierten las cenizas. Berrearlos es echar esas cenizas fuera, como cuando soplas por recoger la ceniza qué cae fuera del cenicero e incluso la de dentro de él, se esparce.

 Tengo tantas cosas que hacer que he preferido sentarme, qué me esperen, luego tendré que salir; quise salir pronto, así traer el pan con las calles libre de gente con la que me atrapo hablando y, así, regresar pronto y dedicarme a todo o parte de lo pendiente, por lo menos preparar bien mi casa para la llegada de los reyes magos. Pero nada más salir, ya tengo un odiador nuevo, en mi debe ser un deporte.

 Un amigo respecto a los reyes magos me dijo, que con los tiempos que corren en vez de galletas y leche, o una copa de coñac o brandy, deberíamos dejarles marihuana, para que soporten esté clima extremo que ahora nos toca vivir respecto a la economía.

 También me contó, él que le encanta representar a los reyes y recoger las cartas de los niños, que es un deporte de riesgo eso que hace, que cada año le parten el corazón, pero en estos tiempos donde la crisis económica está tan en auge y se ven tan claras sus consecuencias en las clases más bajas, el no deprimirte es una virtud.

  Reconozco que es obsesión la que tengo con los reyes magos, quizás no me acostumbro a todo el daño que me hicieron siendo niña; incluso soñaba despierta y me imaginaba que me iban a traer todos los regalos que nunca me dejaron. La tarea que esto me daba, pues organizaba donde repartir tanto, ya que por los regalos que traen los reyes, y aunque era una niña, salvo quedarme con una muñeca sana, sin que fuera una muñeca con montajes de varias de ellas; pues mi madre siendo peque para hacerme llorar me dejaba muñecas así. Me aseguraba que como era mala, los reyes me traían ese tipo de muñecas, que además una vez me encariñaba con ellas me las quitaba, y como jamás lloré, nunca recibí la muñeca completa y sana, y si algo crecía de manera sin límite era el odio de mi madre hacía mí. También es cierto que le arruiné la vida al nacer viva, y eso que luchó de largo para qué esto no sucediera.

 Qué cosas, cada día me gusta más la niña que fui, no me achicaba el que mi madre me quisiera hacer llorar y cuando soñaba con los reyes y que un día, sin ser el día, me trajeran todos los regalos juntos, no pensaba en quedármelos, si no en repartirlos.

  También me gusta la mujer que soy hoy, no me achican gente que como mi madre pretenden que claudique ante su odio. Primero por qué sé que el odio, por muy odioso que seas, no se te odia por ser tú, sino por todo eso que desean y jamás lo conseguirán.

  Por supuesto que hay cosas y comportamientos odiosos, pero no es esa parte del odio a lo que me refiero. Pues hay gente, que solo con verte, ya te odian. Y es curioso, no pueden con ese odio dentro, te lo han de comunicar, como si necesitases ese tipo de halagos…, si ya se ven sus gestos, pero, como el odio que les generas no es por tus odiosos comportamientos o tus malas acciones, sino por sus propios fracasos, te muestran ese odio de manera tan llamativa. Qué poca inteligencia.

 Alguna vez, yo que soy más mala que sentarse en verano en un asiento de skay, les suelo decir que usen un poco la inteligencia, que no es de buen gusto vaciarse la boca con insultos, qué mucho mejor usar la inteligencia, y aunque salga perdiendo usen métodos más tranquilizantes para su creciente odio, como tirarme agua fría en invierno, estornudar delante de mi cara… pero todo con disimulo, no tan a las claras que entonces, puedo defenderme, y jamás les diré nada que pueda herirles, y claro, entonces su odio crece aún más. Y he de reconocerlo, quizás en sus acciones vea la cara de mi madre cuando era niña y no conseguía hacerme llorar, pero, al verles tan desazonados, esos que me odian, pues que no puedo evitarlo, estaré enferma, pero lo disfruto, y aunque trato de calmarlos, de darles razones para que descarguen ese odio que tanto daño hace. Me lleva de alguna manera a comprender, que no me odian a mi y lo que hago, sino todas sus cosas que yo les represento, y en ese momento consigo ser la diana y espejo donde mirarse.

  No deja de ser cierto que me plantee que algo malo haré para que me odien de esas formas y siempre hay alguien que desea mostrármelo tan a las claras, y claro que tengo defectos, tantos como para organizar una lista de bodas, pero, siempre me pregunto si es consecuencia a lo que tanto recibí desde niña, y no creo haberlo merecido, un bebé nace y no tiene la culpa de nacer, aunque se ve que yo sí.

  Lo más triste ejke una vez llegó y dejo que se acerquen esos que sin motivo, me odian tanto, tú, en poco tiempo son como mis ángeles de la guarda, pasan del odio a la adoración más rápido que la velocidad de la luz y no lo entiendo, o sí, en realidad lo entiendo. No hay peor cosa que aquello que deseas te quede lejano, y tú, me debo comportar muy lejana con gente que tan solo necesita un saludo, una muestra amable y una sonrisa, pues solo hago esto ante su odio tan fervoroso que me muestran y en ellos desaparece.

  Quizás esté abocada a ello ya que si mi madre nada más nacer me odio tanto, cualquiera puede…, pero cada día me cuesta más superarlo: ese trabajo de sonreír, ser amable con gente que me exige que esté a su lado, sin darme nada a cambio, solo su muestra de un odio que al darles algo tan sencillo como una sonrisa, muta y como tal desaparece. Me agota.

  No es raro llevar flores a un enfermo y en ese momento se enfade y me despache de su habitación. O qué lleve comida a una familia necesitada y luego me acusen que fui quien intenté abrir la puerta de su casa para robarles. O todos esos que es verme y en poco tiempo se vacían la boca a base de insultos cuando no sé ni su nombre.

   Luego, la flores les cabrearon por qué su familia no lo hicieron, los que aseguraban que les intentaron robar, es simplemente porque no entendían que alguien pueda dar sin pedir nada a cambio, o esos otros, qué aún estoy intentando saber las razones, quizás ser fea y, el ver que sonrío les pesa. Aun no lo sé, pero me agotan.

   No sé que hay que hacer para evitar lo que arrastro desde que nací, pues aunque sea peor que el diablo, creo que merezco el mismo respeto que cualquier santo.

   En fin, me voy a por el pan, tendré que sonreír a un tipo que no sé cual será la razón, pero nada más salir de casa me ha llamado tal como suena: chula, levantabraguetas, qué mujeres como yo tienen que estar muertas… yo, ¿qué soy lo más feo del universo? Encima es eso, sus insultos por poco me levantan el ánimo, tan fea como soy y que me digan que voy de mujer que obliga a ser deseada. Qué cosa más bonita, tú.

  Ahora está en la calle, paseo tras paseo, hoy sé que dará el salto y, al ir sin don soseras, se entregará a regalarme todos sus mejores insultos. Es un vecino nuevo en el barrio, le vimos ayer y se molestó porque le metí mato a mi marido, también es cierto que no es forma de comportarme en la calle, pero es el culo de mi marido, coñe.

  Acabaré tomando un café a su lado, me contará su historia, me pedirá perdón y, sé, que con una sonrisa todo habrá acabado. Pero ejke tengo muchas cosas qué hacer, entre ellas ir a por el pan.

  Queridos reyes magos:

   No soy buena, prefiero carbón y no a todos esos… ¿vale?

 Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cenicerosberreados

  1. Ana Azul dijo:

    ¿Que tu madre te odia? Pues que trabajo tan pènoso, a pesar del daño que pueda hacerte, mas daño se hace a sí misma. El no querer a un hijo es lo peor que le puede pasar a alguien, aunque no lo sienta así. Allá ella, pero tú no debes vivir con ese odio dentro. Al fin y al cabo te dio la vida aunque no quisiera dártela. Besotes y que los reyes se porten muy bien.
    Ana

  2. Tu madre ella se lo pierde! de verdad vals millones!
    y ojala que tus deseos se cumplan!
    besitos

  3. puck dijo:

    A los reyes magos les voy a pedir una jartá de millones y te voy a construir un túnel desde la puerta de tu casa hasta la panadería, con entrada VIP, solo para quien tú quieras, que ya está bien de gente más tonta de lo normal.
    Disfrutad de la noche, échale magia, que sabes.
    Besis reina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s