CosaspalBerreo

  Hace nada leyendo a una riojana, qué como decimos aquí:” Vale un valer y es más maja quel copón santo” No pongo su enlace pues no sé: es de Haro, la capital de la luz del mundo, y lo más guapo que ha parido madre. Hablaba en su entrada de dejar la mente en blanco y con ello, volar y recuperar un poco de si misma, sin que el cansancio y nuestros pesares nos dejen huella, a pesar de que debemos dejar que los momentos pequeños nos invadan.

  Ha sido curioso, pero nada más dejarle un segundo comentario contándole que un amigo me enseñó a eso de dejar la mente en blanco, y aunque siempre dudé de su capacidad para conseguirlo.

  Ejke él se colocaba con esa difícil postura de flor de loto, yo, como mucho, flor de avellana. Sí que entre todo me quedaba totalmente en silencio, perdía todo el ruido exterior, pero siempre escuchaba mis pensamientos, así como sentía cosas muy raras del mundo exterior, pero esa es otra historia. Él me aseguraba que eso era dejar la mente en blanco: ponernos en sincronía con nuestro interior y escuchar nuestros pensamientos. Pero él, como soltaba tamaños ronquidos que, o bien su interior era un dragón, o mi duda maliciosa, saltaba por la sensación tan nítida que me llevaba a ser mal pensada. No era otra duda qué con tal bicho dentro que asomaba tan claro fuera, cómo era capaz de escuchar ese silencio suyo.

  Llevo sin verle mucho tiempo, un día me paró en la calle y me dijo maestra. Y yo, ni de educación física, pero él insistió que sí, que mi aura era de un color excepcional y que mi luz la vio desde nada menos que del Tíbet y estaba buscándome.

  En aquel momento dejé volar mi mala leche y le comenté que comprendía el porque me era tan difícil ir conjuntada, pues a saber con qué colores combinaba esa aura tan mía que no era capaz de ver y sin embargo, yo siempre tan discreta, se me veía nada más ni nada menos que desde el Tíbet. Era cierto, con todos aquellos tratamientos equivocados, si algo era, es una bola, pero tú, él está en un alto, pero como para verme desde tan lejos… Me deprimía.

 Tras cientos de esas contestaciones, que a veces, quizás por criarme entre madrileños, esa chulería tan fina de casquería y gramática parda me asoma. Entendí que entre su vestimenta de mascota valenciana oficial de mundial de futbol, si dentro del envoltorio había algo era un gran hombre.

   Nada más dejar el comen en el blog de Pili, me ha llamado por teléfono aprovechando que está de paso en España qué, permanecerá unas horas y parte esta misma mañana, por ende no puede venir a verme. Me aseguró llevar desde que comenzó el año para los occidentales pensando en mí, aunque él dice que me ve, y siempre le preguntó que sí ha engordado la bola que provoca mi luz, que con qué visión me muestro. Oye, por lo menos si se puede elegir que consiga algo del pasado qué igual luce menos, pero…Tras sus carcajadas y riñas, insistió en que su dios le aseguró que este va ser el mejor año de mi vida.

  No es cosa de dudar de él, qué jamás acertó en nada.  Pero voy a creerle y aunque no lo sea, pues será cosa de hacerle caso y pensar que sí, que este va ser el mejor de todos los años de mi vida. Ya que, si se lo ha dicho su dios, que qué cosas, qué generoso su dios, no soy de su religión y sin embargo piensa mi amigo en mí y le suelta mi futuro, y mi amigo, que con su dragón interior lanzando ronquidos en uno de sus momentos que tanto esfuerzo debe hacer por escuchar a su dios mientras medita totalmente en blanco, ya que en el exterior solo resuenan ronquidos, y pesar de ello, su dios, sin embargo le habla alto y claro.

  Aunque con esa facilidad tan suya de dejar su mente en blanco, que supongo, al ser tan ruidoso su interior con semejante fiera danzando, su dios, a pesar de todo le habla y él, le escucha y entiende. Soy tan mal pensada, sí, lo soy, pues me planteo, qué voz tan especial tendrá su dios cómo para hacerse escuchar entre tanto rugido de ese dragón que por sus graznidos guturales de ultratumba tiene que ser enorme. Y qué tiene que ser fuerte la voz de ese dios, pues en el pasado estuve muy cerquita de mi amigo, medité a su lado y, por escuchar, solo escuchaba a su dragón interior, a no ser que, igual era dios hablando, qué no hablo dragón, pero si algo eran, aquello que mi amigo soltaba, eran sin duda ronquidos del pueblo llano, aunque tampoco hablo dragón, e igual su dios sí.

  Si algo sé, ejke lo llevo fatal con los idiomas, pero me encanta como hay gente que se quita merito al pensar en ti y desearte lo mejor. Siempre he pesando que es una posición muy humilde refugiarse tras un dios para decir: me acordé de ti y, a la vez, como muy cobarde.

  Aunque admito que admiro esa capacidad de creerse nada, seguir un camino porque creen que escuchan un dios que les dirige y sin cuestionarse creen que haciendo lo que hacen le siguen, y aunque más de una vez le pregunté si le esquilaban dada su calva, si vivían en establos y pastaban en el campo, si eran ovejas o llamas…, él solo mostraba grandes sonrisas y frases de esas tan de ojos rasgados. Qué prometo que en su día me costó entender, y tras darles muchas vueltas, nunca tienen sentido. Eso sí, son los Neruda orientales, por quedar, suelen quedar preciosas y jamás dicen lo que supones.

   Al despedirse hoy, sin venir al hilo de lo que hablábamos me dijo: “No dudes, eliges mostrar las espinas que viajan unidas en el tallo de la rosa tan valiosa de tu ser. Se ofrecen las rosas como gesto de amor: la visión; el color, aroma y el tacto de la bella flor, recuerda, aciertas, dejan hecho un trabajo falso”

  ¡Puto chino, ¿para qué narices me dice esto? Ya me ha dejado curro para todo el año, con razón va ser el mejor de mi vida, no voy a hacer otra cosa que resolver el enigma!

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CosaspalBerreo

  1. puck dijo:

    Por mis cuentas el chino tiene razón. Si por la ley de compensación has llevado una vida de penurias, ahora que se acaba el mundo y te queda un año, como a mí, de vida, te toca que te toquen loterias, que te amen inmensamente, un chalet donde tu quieras, abundancia a mogollones. En eso de que te escondes un poco también estoy de acuerdo. En lo de dejar la mente en blanco mira que me extraña, yo siempre te imagino con un pensamiento en tu cabeza y el pensamiento contrario a la vez hablando con ese pensamiento. Lo de que te vea desde el Tibet, pues me hace gracia, pero mira, quien sabe, serías lo que dicen un gran faro de luz. A mí desde luego me has alumbrado algún momento de oscuridad.
    Besis reina.

  2. Ana Azul dijo:

    Pues te lo ha dicho para que pienses, que a los chinos y orientales se les da muy bien. Yo diría que no hacen otra cosa, pero oye, errando o no en lo que te ha ido diciendo, ¡que bonito es que se acuerde de tí ¿no crees?
    Besos
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s