Berrizoom

 

  Mi profe de geografía, para el día que tengamos que presentarnos al examen en la UR para mayores de 25 años,  pues me niego a presentarme a la de mayores de 45 años y debería es más sencilla. Ella, asegura que somos adultos, por lo tanto, cuando nos enfrentemos a resolver una pregunta, de las que aparecerán, y, como según ella, quien las prepara se le va la olla y no respeta los epígrafes, pues también prepara las de selectividad y el hombre mezcla. Pero ella asegura eso: “Sois adultos y cuando os enfrentéis a una pregunta leed y tirad de todo conocimiento a vuestro alcance mientras se adapte al tema.” Ella asegura, que para superar la prueba se trata de ser un objetivo tipo cámara fotográfica, y según la pregunta, abrir o cerrar el zoom. Y tiene razón. Mucha razón.

  He estado estudiando por ver si consigo aprenderme los temas de una santa vez. Que es eso, sí, memorizo y los repito cual loro, pero esto no sirve de nada, pues como bien dice somos adultos y se trata de usar bien los recursos a nuestro alcance.

 Por lo tanto, no sé como me las ingeniaré, pero no debo aprender de memoria, sino manejar datos con la soltura suficiente para adaptar la larga respuesta, en un lugar desconocido, llena de nervios y con muy poco tiempo para resolver no una, sino tres de una envergadura, pues no apta para lentos y asustadizos.

 Así pensando, me doy cuenta que en la vida real, en la de cada uno y sus circunstancias, no hacemos lo mismo: -tirar de recursos para resolver problemas cotidianos; incluso esos que nos complican la vida y ya son cotidianos pero no sociales. Es decir, no dinero y alguna cosa más de estas que nos acribillan con la crisis actual y sí, todas esas cosas que nos complican la vida por qué van cosidas no sé en que forro interno, pero allí las llevamos. Y no solo acaban saliendo, sino que actúan, las obedecemos y no conseguimos ver con que contamos para resolver.

  Ejke es eso, una vez creemos que nos han dañado, pues dudo que no tengamos nada que ver, guardamos eternamente esa cicatriz. Y, en lugar de usar recursos para pasar mil veces si es necesario por lo mismo, salir indemnes y sin más lesiones, no, directamente huimos como el gato escaldado del agua fría.

  Es lógico que si te quemas tengas más cuidado con el fuego, pero me pregunto si realmente nos hemos quemado alguna vez sin haber recibido de previo las pistas suficientes como para sospechar que lo que acaba por suceder, pues iba ser así y no de otra manera.

  Sé que tendemos a buscar lo mismo que nos ha sucedido, a pesar que decimos: “Por eso no vuelvo a pasar ni loco” Pero me da la sensación, que lo usamos para huir; pues a veces pienso, que es una forma de decirnos eso que en apariencia calma: -” Ya estoy curado, no me pillan de nuevo con lo mismo, ya sufrí bastante.” Cuando en realidad, apenas hemos afrontado absolutamente nada.

  Y entiendo el miedo, la prudencia excesiva, pues revivir de nuevo el horror de ese daño, que casi acaba con nosotros, a nadie le gusta. Pero ejke, es como si siempre buscásemos lo mismo, pero claro, entiendo que pretendamos llegue ese quien nos dañó en otro ser ya reparado solito de casa. Y cuando llegue quien llegue, es evidente que, si tiene las mismas características de quien nos hizo adquirir la tendencia a huir, pues tendamos a caer en lo mismo. Pero ejke, es eso, nos gustan esas características, pero, olvidamos que ese ideal que lleva a que nos quedemos prendidos, pues se desvanece nada más aparece la confianza. ¡Maldita sea la muy puñetera! 

  Además, me es curioso, pero siempre tomamos el mismo camino, es como si pensáramos que alejarnos del problema fuese la mejor solución. Cerramos puertas y allí no pasa nadie, pues la paz así, desde luego que asegurada la tenemos; pero ejke es como si quien pensamos que nos dañó, pues nadie te daña, sobre todo si es alguien a quien eliges, si no lo permites, y todavía, a pesar de la lejanía y haberle perdido de vista, pues tuviera algún poder para con nosotros. Nos ha marcado a su fuego y no permitimos quitarnos ese tatuaje.

  Pienso que, si sabemos que ha sucedido y usamos lo aprendido, pues la siguiente andaremos más alertas y a nada que suene igual; desde luego evitar optar por no quedarnos, sino hacer todo eso que dijimos que si hubiéramos hecho… todo eso que decimos y aseguramos deberíamos haber dicho u hecho en su momento, es decir: cuando ya nos ha sucedido a toro pasado. Pues si lo hacemos, es seguro, no estaremos jamás así. Pero nadie, nadie usa sus recursos y no sé el motivo.

 Claro que, si te dañaron de niño, no es lo mismo, no hablo de esos daños; aunque también marcan y te dejan cercado e incluso marcado a hierro, tanto que, a veces suena que tu autoestima se ha ido de vacaciones. Tampoco hablo de cosas que llegan tan duras que parece que se acaba tu mundo, sobre todo, si permites que el miedo se apodere de ti. Evidentemente hay cosas que no provocamos y por desconocimiento nos suceden, pero una vez, y el futuro implica eso, conocer tus recursos y por supuesto: usarlos. Vivir lo que toque, aunque nos de miedo, y con lo aprendido, superarlo.

 Y ejke esto no solo pasa en temas de amores. Ni en amistades. Ni en esas en las que acabas asegurando: “Si me engañan una vez será culpa de quien me engaña, pero si me engañan dos veces, seré yo el culpable” Y quizás por este principio así funcionamos y la tendencia es la huida.

  Decimos mil veces: no voy a caer en la trampa, si me dicen, no contestaré: nada conseguirá hundirme, herirme, tocarme, enfadarme, sentirme muy desgraciado. Jamás perderé el equilibrio. Soy adulto, a partir de ahora nada me vencerá. Pero, llegamos a todos esos lugares que por variadas circunstancias no podemos evitarlos, y llegamos, y nos pueden, y nos hunden, y nos hieren, y contestamos, y nos enfadamos, y nos sentimos desgraciados, y queremos huir, y no nos vamos, sino que volvemos porque no queda otra y nos tocan las pelotas a varias manos. Y eso que vamos muy preparados, somos adultos. Como se dice en mi tierra: “Sí, adultos, por los cojones”

  Desde luego que soy la primera en la lista de los que huyen, a nadie nos gusta sentirnos incomodos, ni mucho menos heridos. Aunque: Hace unos días, yo que jamás he visitado un cementerio, no iba ni loca, ni tan siquiera por obligación. Falleció un ser querido y ni me planteé si debía ir, lo necesitaba, pues allí iba y permanecerá quien tanto quiero.

 Cuando llegué a casa, con todo mi dolor no me di cuenta que había hecho algo que nunca hice, es más, ahora voy de continuo, es como visitarle. Y caí en la cuenta que no me ocurrió nada. Ahora hago lo mismo con todo lo demás que me deja aislada por miedo, sobre todo a que me pase de nuevo todo ese sentir ese agobio, el mismo que sentía en los cementerios.

  Y ya no tengo miedo a enamorarme y eso que rompí con una relación de siete años, además de manera muy traumática. Soy joven, total en este momento tengo veintitres años, y en el 2012, veinticuatro, no son tantos. Tampoco tengo miedo a ir sola al médico, ni a contestar y defenderme, sobre todo con educación. Ya no temo confiar en cualquiera que también confié en mí, puesto que una cosa es confiar, pero otra, es contarle a un portero de fincas tus problemas, pues te puedes esperar el resultado. Ahora nada me detiene, sé que en mi debilidad y mi necesidad está mi verdadera fuerza.

  Quizás todo, es eso, como yo en geografía: usar nuestros recursos y jamás, una vez los tengo, quedarme callada. Y así sin duda aprobaré sin problemas un examen que, lo cierto, ejke le tengo pánico.

Imperio

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Berrizoom

  1. Ana Azul dijo:

    Es que los seres humanos somos los que tropezamos siempre en la misma piedra. La experiencia es lo que nos hace aprender y seguir, y el equivocarse además nos sirve para madurar. Feliz navidad y muchos besos
    Ana

  2. puck dijo:

    Me parece que eres tú la única que duda que puedas hacer ese examen.
    Recursos hay muchos, lo que me pregunto es si a veces son acertados y repetimos algo que no nos sirve. Un recurso puede ser quedarse quieto sin hacer nada, otro actuar antes de que suceda algo. Entremedias, miles de ellos y la manera de usarlos supongo que puede tener que ver con la inteligencia, o puede ser que con la supervivencia.
    Besos ciela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s