Berricomoanimales

.

  Creo que fue ayer cuando vi en la tele una noticia que me mantiene en vilo y me empuja a preguntándome una y mil cosas, así como a comprender otras.

  En la noticia salía la imagen de una osa polar devorando a su cachorro. El cachorro parece ser que gozaba de buena salud y sin embargo, la madre lo devoró por mera supervivencia. Imagino que los que allí se encuentran estudian observando las conductas de estos animales, y supongo que para cualquiera es muy difícil entender cómo puede suceder esto y, quisieron atribuir tan dantesco hecho al calentamiento global, a que el deshielo los mantiene en tierra y no pueden cazar focas para alimentarse. Quizás es así de simple, pero me lleva a descubrir un nuevo motivo para entender  cosas que creemos que son solo humanas.

  Esto, sin tener una profesión que avale y me ayude a entender estos fenómenos, lo cierto que no es la primera vez que lo he visto, claro, no con osos polares, no los tengo cerca, pero sí que lo he visto con gatos, burros, perros y algún que otro bichejo y no estaba en peligro su supervivencia, pero quizás que no distamos tanto de los animales como creemos, lo cierto que lo somos.

   Fuera de los problemas que llevaron a esa madre osa para devorar a su cachorro, si lo pienso un poco, la gatita que siendo salvaje y sin dueño; siendo niños, en la casa donde vivíamos la ventana de la cocina daba al tejado que eran las cuadras, y como allí a nada aparecían ratas, pues en el edificio continuo dejaban restos de pan a secar los panaderos, para después de bien seco y roído por las ratas, se lo llevaban de nuevo y lo molían. Cosa que me llevó mucho tiempo a no comprar pan rallado en las panaderías, ni en ningún otro lado, pero cuando estudiando aprendí que a todos los alimentos les admiten un tanto por ciento, para mi repelús, bastante elevado de bichos y fauna non grata al ojo, decidí que lo que no mata engorda así estoy yo.

  Mi hermana, a la que llevaba 5 años, la horrorizaban los animales pero esa gatita y ella crearon un vínculo muy especial. A pesar de ser salvaje y sin dueño, se instaló en el tejado y mi hermana la alimentaba. Ejke en esta ventana un día aparecieron una camada de gatos que dejó una gata que era habitual por este tejado, los dejó mordisqueados y nunca más apareció. Mi hermana salvó a dos gatitos, entre ellos la gata de sus amores. Los llevamos al veterinario, con la prohibición de mi madre de tener animales dentro de casa, pero a cambio de limpiarle no recuerdo qué ni lo tengo anotado, pues todo en aquel tiempo lo anotaba en un bendito diario, gracias al cual ahora recuerdo tantas cosas, las cuales también supongo qué no he de creérmelas al pie de la letra, pero he ido preguntando y es eso, preguntando como dice el dicho, se llega. El veterinario vacunó a los dos gatos y se quedaron en el tejado no faltos de atenciones por parte de mi hermana.

  Estos gatos ya nos avisaron que estaban enfermos de raquitismo, y qué este fue el motivo para que la madre los abandonara e intentase eliminarlos,  qué podíamos hacer poco por ellos, y siendo tan pequeñita a pesar de estar enferma la gatita entro en celo. Una tarde mi hermana andaba en la cocina y vio un gato llevarse a la gata y al gato lo dejó mal herido. Me llamó para curar al gato y vimos como un gato tuerto, enorme y muy sucio abusó de la gata. Cuando el gato tuerto se hartó de ella, la gatita volvió a nuestro lado golpeándose el culo contra todo lo que pillaba.

  Esa noche los dos gatos lo pasaron con nosotros dentro de casa, incluso a mi madre le horrorizó lo ocurrido, pero al día siguiente volvieron al tejado donde mi hermana les dejaba un lugar para qué estuvieran más cómodos.

  La gata quedó embarazada y el gato la mimaba de unas formas que  cuando les dejábamos comida se la daba en la boca a su hermana. Cuando le tocó parir, nada más iban naciendo les regalaba un mordisco en el cuello, cuando se dio cuenta mi hermana la riñó y conseguimos salvar a uno, qué a los días también mató.

  Es curioso nunca les pusimos nombre, eran el gato y la gata. Fuimos de nuevo al veterinario con los cachorros muertos, pensábamos que aún podían salvarlos; nos dijo que eran ejemplares sanos y que ya no se podía hacer nada. Al contarle la historia de lo ocurrido nos dijo que los animales no andan a la zaga de los humanos, qué odian y aman igual que nosotros.

   La misma historia de pagarla contra los cachorros la he visto en burros. Mi abuelo tuvo dos: una pareja, la Catalina y el Pascual, el cual tuvo que vender mi abuelo por celoso, ya que nada más que se quedaba preñada la burra el Pascual empezaba a cozes con la Catalina. Mi abuelo nos explicó que los animales también tienen celos, y que el Pascual no soportaba que la Catalina tuviera a alguien más importante que él, incluso siendo su propio hijo.

   Lo mismo vi en unas ardillas a las que crié y luego solté en otro monte, ya que en el que las encontré me daba miedo dejarlas. El macho maltrataba a la ardilla y esta, nada más la soltó el macho la pagó con sus crías; vi como arrojaba a una desde su oquedad muerta. No me resistí y las que quedaban se las quité. Me costó subirme al árbol y un mordisco para el cual tuvieron que ponerme todo tipo de vacunas, pero conseguí sacar a delante a esas crías algunas muy mal heridas por la madre.

   Otra muy curiosa fue una yegua a la cual montaba en un picadero en el que a cambio de poder montar limpiaba las cuadras, pero como se quedó preñada me daba cosa montarla, que no hubiera sucedido nada, pero era eso, quería cuidarla de forma especial. Así que la cepillaba y la hacía correr, pero la dejé fuera de mis paseos y me llevaba al macho que esa temporada hacía de semental; un ejemplar impresionante, con mal carácter del que estaban pensando sacrificarlo por su indocilidad, pero descubrí que cantándole y haciéndole cosquillas en las orejas, no solo dejaba de ser gruñón, esquivo y qué conseguía hacer la tarea de montarle algo imposible, pero con el truco, pues que podías hacer de él el más dócil de todo el picadero.

   La yegua cambió su forma de comportarse, se mostraba esquiva y enfadada conmigo y, para cuando me di cuenta, la yegua perdió el potro, pues se golpeaba contra todo lo que podía, así que, a la siguiente vez, no la monté mientras estuvo preñada, pero me la llevaba igual de paseo sujeta a la otra montura. Esa vez sí que tuvo el potro y sin ningún problema, al contrario, creo que a partir de ese momento se dio cuenta que lo único que pretendía era cuidarla. Nunca volvió a comportarse “raro” y creo que fue eso, tenía muy claro que para mí era importante. Era muy curioso cuando estaba suelta en el cercado, muy ufana se acercaba de entre las otras, parecía como si les mostrase: esta humana es mía.

  Así que no sé cuál será el motivo de esa osa de la noticia para devorar a su cachorro, los entendidos dirán que es por el cambio climático, que nos viene muy bien para concienciarnos, pero no sé, los animales no hablan, los creemos inferiores, pero los humanos no distamos, sospecho que ni un ápice de ellos.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Berricomoanimales

  1. puck dijo:

    No debemos distar mucho, a veces los animales parecen humanos, (también los humanizamos nosotros en algunos casos) y otras veces los humanos parecemos animales, pero qué pena que se use en sentido despectivo lo de parecer un animal, pues los animales, supongo que por instinto o por su ser natural o por nuestra percepción, tienen cosas muy hermosas, son hermosos sin darse ellos cuenta, nada más que bajo nuestra percepción.
    Parece que los celos es algo natural, así son tan difíciles de erradicar en los humanos, pero tenemos la mente para pensar y separar unas cosas de otras, tenemos en la mano el poder hacerlo.
    Besis reina.

  2. Ana Azul dijo:

    Los animales se dejan llevar por el instinto. Simplemente elijen porque no tienen emociones, aunque lo creamos. Si tienen una camada grande y no pueden alimentar a todos, sacrificarán a los más débiles, y si tienen hambre harán como la osa. El problema no está ahí, sino en que esos comportamientos, los hagan las personas. Besitos
    Ana

  3. Ana Azul dijo:

    Hola guapa. he quitado mis dos entradas porque se me ha olvidado como insertar videos, y eso que tú me lo explicaste y claro pues no me salen.. Mirta me lo ha vuelto a explicar, y me lo he apuntado subrayado con rotulador amarillo. La leche, mira que soy torpe. A ver si en la entrada de mañana o pasado me sale de una vez. Chao
    guapa
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s