Berriaprendizajes

  Eso de qué cada día se aprende algo no sé si es del todo cierto, pero aunque no se aprenda nada, sí que hay cosas que cuando de alguna manera te das cuenta de ellas, no sé si clasificarlas como aprendizaje, decepción o triunfo, pero tienen un algo que es como un gran tesoro.

  Todos los días, entre clase y clase, aunque apenas tenemos tiempo usamos cinco minutos, de los cuales con suerte se quedan en tres para salir a fumar como chimeneas. Es el cigarrillo más desaprovechado y a pesar del despilfarro es uno de los mejores, pues son tres caladas en la puerta del colegio, y recorrer de nuevo el camino hasta clase, pero hay que ver lo que une, desune o solidariza.

  La mayoría de los que andamos preparándonos para presentarnos a la PAU para mayores de 25  tienen poco más que esos años, y aunque en todos hay un motivo para que tengamos pasada esa edad de estudiantes insistamos en ello, hay cosas que mueven, y me fastidia decirlo pero creo es el orgullo, y ante todo esos daños propios quienes nos empuja a intentar estudiar en todos estos casos.

  Claro qué es un orgullo diferente en cualesquier caso, pero creo que no deja de serlo. Aunque no sé si clasificar como orgullo esa desazón por recuperar un tiempo que se perdió, pero lo será, seguro que sí.

  Todos los que estamos allí, aunque las razones son variopintas y no siempre la de he sido un vago toda mi vida ahora quiero algo mejor, en otros casos, al menos ayer encontré lo mismo que busco, y lo curioso ejke no sé si sentirme bien, contenta o mal. Lo cierto ejke no me sirve de mucho, pues me despierta lo de siempre: el desconocimiento lleva anexionadas cosas muy malas.

  Quizás que los polos iguales se rechazan. Hay un muchacho que lo admiro a pesar de sus ataques de enfado y todo el desprecio que de manera muy clara me muestra, pero sí que este chiquillo, qué aunque anda por los veinte y muchos para mí no deja de ser un niño, tuvo un accidente de tráfico, no le afectó a la cabeza, pero sí que le impidió llevar un orden para conseguir sus sueños. Y entiendo, la desesperación se apodera de nosotros y protestamos con un orgullo herido casi buscando contra quien pagarlo. Aunque un día u otro siempre hay pequeñas no sé si llamarle  recompensas.

  Es muy fácil decir quiero estudiar tal cosa, pues lo complejo es ponerse a ello, ya que no solo es el sacrificio de pasarse horas estudiando, sino que pierdes otro montón de cosas por el camino qué la mayoría invitan a desviarte de lo que te propones, o qué muchas veces la situación sobre todo económica lleva a dejar lo que persigues y acabas por doblegarte a buscar medios con los que mantenerte. Qué esto, pasa en la mayoría de los casos.

  Pero ayer me chocó esa rabia, se le veía el dolor en la pierna a este chiquillo. Con dolores es imposible concentrarse incluso en lo más sencillo, y allí estaba, intentando aprovechar el momento aunque en nada llegarán otros que le impedirán conseguir lo que tanto persigue; aún le quedan operaciones para recuperarse y le pueden llamar en cualquier momento.

  Esa rabia se le cuela entre los poros y a veces le lleva a mostrar enfado. Lo cierto que mientras pensó que estábamos allí por no tener otra cosa que hacer, siendo tan mayores como somos don soseras y la moi, teniendo la ventaja que podemos optar por una prueba más sencilla como la de mayores de cuarenta y cinco. Con esto, sus desprecios eran de aúpa. No con don soseras, pues siempre tengo esa impresión que hay una especie de corporativismo masculino, que ya lo quisiéramos el colectivo femenino que carecemos de él y en los hombres es enorme. Se le notaba a la legua como su especie de desprecio lo dirigía contra mí.

  Donde vivo es un lugar pequeño, a pesar de ser capital de provincia, pero unos u otros nos acabamos conociendo o tenemos conocidos en común. Ayer este chiquillo cambió su forma de dirigirse a mí, fue muy amable. Me alegré, bueno, tendrá un buen día a pesar de ese dolor en su pierna que se le ve de lejos, pensé.

  Ayer, al salir de clase fuimos a por un móvil para sustituir el mío, qué metí en la lavadora por motivos que casi dan para un cuento. Me habían llamado los días que estuvo de paro forzoso y llamé por si era algo importante. Ese valeroso chiquillo que tanto desprecio me mostraba fue a resultar que es conocido de un amigo y este le contó mis avatares…

  Claro que no es difícil cuadrar una vez sabes que alguien le pasó algo parecido a ti, eso te una y, este chiquillo pues muestre ahora diferente, pero me lleva a pensar muchas cosas y a entender como acogemos el juicio rápido para elegir una forma de actuar casi inmediata y sin demasiadas reflexiones. Chocándome ante todo como rechazamos lo mismo que nos ocurre.

   Lo que no sé es por qué me irritan estas cosas, ejke pienso que no se puede jugar a nadie a simple vista, pues todos tenemos un motivo aunque no se vea, pero, ¿cuántas veces juzgamos sin saber?

  Claro que, si solo fuera juzgar… pues el desconocimiento creo que hace que perdamos no solo capacidad para situarnos, sino de elección, y sobre todo, justicia. Y si te apuras integridad.

  O algo más simple: que no nos engañen en algo más que las primeras sensaciones, o impresiones, ya que, ¿cuántas veces nos tragamos cosas que conociéndolas no nos la daban? Aunque es imposible saberlo todo. Pero creo que la capacidad de pensar y no solo la de desconfiar por qué sí, pero como demasiadas veces la última la tenemos en un alta estima, y sin embargo, otras nos tragamos lo primero que nos cuentan por qué es muy cómodo creer sin pensar.

  Aunque hay una cosa que siempre me choca, y ejke cuando estamos dañados, cualquier cosa que veamos similar tendemos al rechazo, y con ello a enfadarnos…, y eso que lo que rechazamos va con nosotros. Y, en vez de tomarlo como un aprendizaje y un refugio para compartir lo que nos ocurre, pues no, lo tomamos como una crítica o algo que rechazar, ya que sentimos que se meten con nosotros de manera muy descarada.

  Es muy curioso como todo lo que llevamos dentro en vez de refugiarnos en otro y que  ese algo que de una u otra forma intuimos como igual,  pues no, simplemente tendemos al rechazo.

  Pero también pasa con otros cientos de situaciones. Sin ir más lejos, el otro día una amiga que llevaba casi dos años sin saber de ella me decía: “Joer tía me has puesto a bajar de un pial en tu blog” Cuando le pregunté por situarme donde, me aseguró que hablaba de ella y qué seguro que la tomé de ejemplo. Una vez le expliqué, menos mal que coincidimos con ese propietario del escrito, sino, nunca me hubiera creído. No hablaba de ella, reconoció que olvidó como soy, pero por lo menos le sirvió para buscarme, para matarme, pero me buscó. No hay mal que por bien no venga.

  Ejke es eso, todo lo juzgamos desde lo que nos ocurre, la pagamos contra quien vemos que puede dañarnos cuando no es así, pocas veces se trata de nosotros. Así que, a veces, pienso que todo es afán de protagonismo, al menos en unos casos, otros da para usar la ciencia y decir que los polos iguales se rechazan; pero como dice mi profe de lengua: “Los españoles nos damos mucha importancia, el idioma y la forma de usarlo lo demuestra, pues decimos: A mí me gustan las manzanas, en vez de decir: me gustan las manzanas, que es lo mismo, pero sin tanto repetir un yo y yo”

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Berriaprendizajes

  1. puck dijo:

    Es que todo lo vemos bajo nuestro punto de vista. Mira, hoy me fue tan bien que estoy pensando si no hubiera sido igual de recibida como habría acabado el día, si además de lo actual, que no debería tenerlo en cuenta, hubiera añadido lo del pasado. Y si no me ataca nadie pues tan bien. No sé hasta que punto nos influye el pasado.
    Besis reina.

  2. Aire dijo:

    Hola, ola nocturna..
    No juzgar es muy difícil, mucho, y sólo cuando eres capaz de aprender de varias situaciones en las que tú mismo has sido juzgado o has visto como ha perjudicado eso a alguien o te has equivocado varias veces, te puedes llegar a proponer no hacerlo, abrir la mente y no juzgar aquello que no conoces, que es exactamente todo lo que no te ocurre en ese momento y a todas las personas que no eres tú…, vamos, que en realidad, no puedes juzgar nunca porque no sabes quién esa persona, porqué actúa de un modo u otro.
    A veces pienso que es una forma de reafirmarnos. Si a mi me ocurre algo y obro de X manera, que era la más correcta según mis valores , si a otro le ocurre lo mismo, pues tb debe hacerlo de ese modo, porque así me reafirma en mi decisión pasada. Y cuando vemos nuestros defectos en otros y juzgamos duramente, creo que puede ser a veces porque nos recuerda nuestro defecto y también porque el hecho de compartir defecto nos hace ver que no lo vamos a superar así como así. Por ejemplo, cuando dejé de fu mar, odiaba ver que alguien tras haberlo dejado volviera a fumar, porque eso signficiba que yo también podía ser débil en un futuro ( y así fue). Pero ahora ya no, al menos intento que no sea así, de hecho creo que mi nivel de tolerancia y no juicio es excesivo, porque a veces, sí tenemos derecho a juzgar, y por el hecho de no hacerlo no nos protegemos lo suficiente: por ejemplo, conoces a una persona muy machista y dominante, manipuladora…, como no te afecta de forma directa, la admites a tu alrededor por eso de la tolerancia y no juzgar ( de su infancia le vendrá, como a mi me vienen otras cosas, claro, así q es justo); un día esa actitud te afecta precismante por no haberlo alejado. A veces, sí tenemos que juzgar y tener claro que cosas no queremos a nuestro alrededor.
    Pero creoque me he disparado y es que hoy vengo enfadada de la calle, así que ni caso.
    Un beso, del Aire

  3. pili dijo:

    a veces nos dejamos llevar por la primera impresión o la apariencia.. ser prejuicioso es normal en el ser humano.. un mal innato..de pronto alguien siente antipatía por alguien, sin haber motivo alguno, y entonces decimos: «ésta persona me cayó gorda,
    Si claro, es muy facil hablar si no conoces lo que estas diciendo, pero que ganas hablando mal de otro? decir que alguien es fea te va a hacer sentir mas guapa ? ,o decir que alguien es tonto te va a hacer mas inteligente? ,o es que quiza odiar a otra persona sin razon, te va a hacer mas feliz? Yo creo que no. Entonces para que hablamos de los demas? En realidad es porque los humanos somos asi,..nol hay explicacion posible , por otro lado ,muchas de nuestras acciones se ven reflejadas en personajes muy humanos y escritos con pura maestría como tu lo haces , es facil meterse en cualquiera de tus cuentos y sentirse , protagonista , hay veces q te saca la rabia , otras la sonrisa …..pero lo mas lejos es dejarte indiferente …un beso wapaaaaaaaa !!

  4. Ana Azul dijo:

    Es que cuando nos hacen daño tendemos a echarle la culpa a alguien o algo. ES EL INSTINTO DE SUPERVIVENCIA, EL QUERER SACARLO TODO FUERA.
    Reacciones típicas para no sentir tanto dolor. Besos
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s