Berreándole

.

  Aquí estamos los dos folio en blanco; bueno antes he estado pasando un rato junto a la programación lineal y sus encantadoras inecuaciones. También nos acompañaron los problemas de sistemas de 3 incógnitas, y así hemos estado los dos, sí, mi insomnio y yo en compañía de las matemáticas.

 Ejke he decido no pasar más noches sola, pues el sueño se ha ido de parranda y me dejó a este insomnio, qué para mí anda un poco desconsolado, pero no suelta prenda, es muy callado. Y ya sabes, pensando en darle una ocupación para que se entretuviera, pues eso, qué mejor que aprovechar para hacer mates juntos.

  Además, te lo creerás sin más, pero él, el insomnio, sabe más que yo de estas cosas. Lo malo que, a mí las mates me despiertan, me absorben y me irrita lo torpe que soy. Ejke estoy echando de menos tantas cosas; esas  de cuando todo esto lo hacía casi de memoria. Pero como a pesada no me gana nadie, y hay que vivir el aquí y ahora, así que, en poco seré la más rápida del lugar y no habrá matriz que se me resista, pues Gauss ya es ese amigo en quien confiar, mucho mejor que los determinantes, ni duda cabe que prefiero al bueno de Gauss.

  Antes estaba pensando en volver a entregarme a los brazos de la geografía, pero ella, la muy geográfica tiene la habilidad de atontarme, incluso más si cabe. Pero ejke me acordé de ti, te estaba echando de menos foliete. Tan blanco, enmarcadito, quejándote, qué lo sé, que te quejas por despertarte a estas horas y pintarrajearte.

  Ejke tengo el bolígrafo enfadado; se anda peleando con el lápiz, que ya, este ha discutido bastante con la goma, desmoronada que la ha dejado. Además, la calculadora se quiere esconder en el estuche; me pide a gritos que la tape y la deje en paz. Y los números, creo que andan agotados. Y ¿sabes? Tengo en jarras a un cuatro; y todo por qué no quiso ser un menos cuatro, cuando según él aseguraba tener que ser un dos, y lo cierto ejke tuvo razón, era un dos y yo empeñada en vestirlo de menos cuatro, pero será el sueño, que aunque no quiere aparecer, don cansancio cobra su lugar en este baile de números con los que estuvimos mi insomnio y yo acompañándonos, así, los unos a los otros.

  Estaba pensando si contarte que he sido una mujer muy valiente. Casi espero que me des la enhorabuena, pues lo he conseguido, sí, he bajado al trastero, y sola. Eso sí, he ido correteando por los pasillos como cuando en las películas de miedo les persiguen a los protagonistas los de la motosierra, y con la boca: iba haciendo el mismo ruido. ¡Oye, qué corran los fantasmas y esas cosas que dan miedo en esos sitios! Claro que, no cojeo y eso quizás le quita fuerza y convicción a eso de meter miedo, ¿no crees?

  Pero sí, he bajado, y estoy esperando a qué me felicites. ¡Eh, qué te estoy esperando! ¡Y nada, qué no dices,  ni eso: nada! Se ve que andas enfadado, ¿y sabes por qué lo sé? Pues porque no me dices nada que yo no te diga. ¿Y sabes? Me voy, eres otro más que no habla en la noche, aunque si te soy sincera, es de noche cuando la paz y la imaginación juegan juntas.

 ¿Sabes? Podría contarte tantas cosas, pero no, aunque hoy he visto algo que me chocó mucho, que no, que no te lo voy a contar. Sí he visto miradas a hurtadillas, enfados, sonrisas, prisas… Ah, y qué no se me olvide, aunque no sé si contarte, pero he visto lo nunca visto. Sí, he visto al aire teñido de rojo. Sí, lo pintó mi vecina la que hace zapatillas, y por unos segundos, el aire jugo con todas esas motitas de polvo rojo y lo quiso llevar muy alto y convertirlo en nube, pero la tierra que es así y reclama lo que es suyo, o recoge lo que le damos sin ni siquiera quejarse; al menos de momento, pues nunca lo tengo claro si la tierra sufre cuando le tiramos cosas encima, pero creo que sí. Aunque, al final, se quedó posado en el suelo, sí, el polvo rojo, y todo desperdigado.

 Ha sido curioso, el polvo rojo salió de una casa, lo despidieron por la ventana y la misma que lo tiró, bajó a la calle con esas zapatillas que tiene qué parecen un felpudo y, parte de él, se lo ha vuelto a subir a casa; aunque cachitos de él lo ha dejado en las escaleras, incluso algo entró a mi casa. Seguramente, mi vecina aunque lo tira todo por la ventana, como es así tan romántica, le habrá costado desprenderse de él.

  Ejke vi por la ventana como lo subía de nuevo a casa, y otros trocitos también se fueron a visitar la casa de otros vecinos en los zapatos; seguramente estos, los zapatos, ya reclaman su sitio, y ellos, en las suelas dejan regalos en casa. Y esta vez ha sido de polvo rojo; seguramente es para que los limpiemos y, es muy posible, que ya estén esperando que los coloquen en el lugar donde esperan a que lleguen a los Reyes Magos.

 Bueno, te dejo y te llevo al blog. Ejke mi vecina que, también anda con insomnio, me ha dicho que se me escuchaba teclear y ha pasado a darme un beso de buenas noches. Ya se ha ido, me dijo, fíjate qué cosas: qué no tengo valor de colgar esto, qué temo me crean loca. ¡A mí con retos!

  Me voy a contarle un cuento; a ella eso le da sueño; normalmente es por la ventana, pero hoy hace frío. Sí, contarle un cuento entre susurros, y siempre el mismo; no sé por qué, pero dice que se va a la cama y duerme como una niña, y qué si no me llamó antes por la ventana, fue por qué pensaba que yo estaba durmiendo, y ejke, con las matemáticas no hago ruido.

  Hasta mañana foliete. Dulces sueños, qué descanses tesoro.

Imperio  

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Berreándole

  1. Ana Azul dijo:

    Quién tiene que descansar eres tú, que te vas a volver loca hablando con el folio, el boli y el lapiz. Duerme un poco y sueña con las angelitos….Besitos y a descansar
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s