BerriCosasdehadas

    _Las hadas siempre estamos al servicio del humano, de no ser así no existiríamos, dijo la anciana profesora del ilustre colegio formador de nuevas hadas el primer día de clase.

            Cada milenio formaba a una nueva promoción de hadas, y de ellas, las mejores, durante cien años ejercían como hadas al servicio del humano. Una vez cumplida su misión y concluidos los cien años; dependiendo si habían hecho bien su trabajo, se convertían en piedras o en flores eternas.

     ­_Tened mucho cuidado con los deseos que concedáis a los humanos; mejor ni se los concedáis pues para ellos nunca nada es suficiente. Así también debéis tener cuidado con los objetos de los que os rodéis o con los que tendréis que educar para que se comporten de una manera razonable y no distorsionen el orden natural de todas las cosas; dijo de nuevo la anciana profesora a las futuras nuevas hadas.

            Para las hadas, que en realidad eran almas de abuelas que habían contado muchos cuentos durante toda su vida, bien a sus hijas y nietos, o bien a niños y adultos que cuando estaba con ellos les contaban a nada que podían dulces cuentos y sobre todo, todos eran perfectas alma de abrazo. Así, al llegar al mundo de los sueños tras morir, se convertían en futuras hadas, pero para ellas eran durísimos  los años que les esperaban entre libros estudiando, y una vez concluida su formación regresar al mundo humano y colocar el orden natural de todas las cosas.

            La gran hada profesora en si era eterna, aunque estaba muy cansada y necesitaba un relevo. Pero, eran tantas las tareas que debe completar un hada, que, ninguna tenía el tiempo suficiente para que una vez concluida su misión en el mundo humano con éxito, no decidiera descansar para siempre incluso siendo una piedra si así lo determinaba la madre naturaleza.

            La anciana estaba muy cansada; las clases debido a la inquietud y creerse que todo lo sabían, ya que habían sido abuelas, aunque ahora, las futuras hadas en sí eran bebés, por tanto la labor del hada profesora se estaban convirtiendo en momentos muy pesados y decidió presentarse ante la madre naturaleza para pactar que la liberase de aquello que prometió una vez hacía ya mucho tiempo cumpliría, y ganas tenía de continuar con su promesa, pero las fuerzas le estaban abandonando.

            La madre naturaleza no esperó a que la anciana llegase a su lado. Esta fue a visitarla sabiendo que estaba pensando en ella y la necesitaba. La anciana profesora, comprendió nuevamente que no se trata de ser, sino de tener muy en cuenta qué somos.

            La anciana sonrió a la madre naturaleza y como si hubiera nacido de nuevo recuperó fuerzas y regreso a su trabajo para formar futuras hadas que ayuden a colocar el orden natural de todas las cosas.

           Aun así, la madre naturaleza se quedó con la anciana por tomar juntas una jarra de delicioso néctar de esas flores tan especiales que se crían nada más en las nubes del mundo de los sueños.

            La madre naturaleza le recordó el motivo por el que ella, la anciana, se convirtió en hada profesora, y que igual, un día algún abuelo o abuela, ya que todos se convierten por igual en hadas, pues la naturaleza continuaba pensando que ese instinto maternal solo lo tienen mujeres, aunque ese tema siempre era discutido en los congresos donde se reunían cada año todos los habitantes del mundo humano, en el que incluso las piedras consideraban por igual a hombres y mujeres, pero, la madre naturaleza también tiene cosas que como tiene tanto poder, y ella creía que estos son en sí complementarios, eso hacía, y convertía en hadas a hombres y mujeres por igual con el único requisito de haber contado muchos cuentos o tener ese alma de abrazo que tantas veces explicaba que era la madre naturaleza.

           El alma de abrazo no era en sí abrazar a diestro y siniestro, el alma de abrazo ante todo era tener muy claro que no se trata de calmar las penas, sino también de decir lo que se tenga que decir sin herir aunque parezca que se hiere, pero que se use ese alma de abrazo siendo muy francos con quien necesite ser consolado. Por lo tanto, este era un requisito muy complejo, ya que, es muy cómodo consolar, pero no lo es tanto colocar a quien necesite con esa alma de abrazo…

           Ihrisu era el nombre ya casi perdido del hada profesora, y al pronunciarlo, la madre naturaleza le comenzó a contar:

     _ ¿Ihrisu recuerdas aquella vez en tu última misión como hada?

     _Madre, fue una misión más, nada especial.

     _Pues lo fue, llegaste exhausta pero viste la tristeza de la antigua hada profesora y tú misma me pediste convertirla no en flor, por su merecido descanso, sino en aire…

     _Ejke madre, y ahora recuerdo, el aire puede ser un gran ayudante para esas reflexiones que todos deberíamos poder escuchar. Ser amigos invisibles, tener ese alma de abrazo que, madre tú tanto repites que se ha de tener.

     _Recuerdas cómo aquella familia qué hubo vivido tiempos llenos de riquezas tuvieron que recurrir a una nueva etapa con métodos de subsistencia tales como regresar a sembrar sus propios alimentos, y aun así consiguieron ser muy felices.

     _No, la verdad que aquel tiempo está confuso… Y sí, claro que recuerdo a la familia, ¿pero el problema no lo tuve con la familia, no?

     _ No, claro que no, fue con una llama, pero te lo contaré: Aquella familia tuvo que dejar su casa y la vida en la ciudad. Una gran crisis económica, como tantas que azotan este mundo donde el dinero es más importante que el propio humano, dejó sin trabajo a mucha gente, y esta familia, que poseían una pequeña huerta y una casa en un pueblo regresaron allí dejando la ciudad.

     No tenían medios ni tan siquiera para pagar la luz, fueron vendiendo pertenecías superfluas y, menos los libros que conservaron para enseñar a sus dos niños pequeños a leer, escribir e intentar que por lo menos no perdieran el único medio que hace pensar y tener algo que nos afiance en lo que somos, humanos. La cultura en rasgos generales, aunque cultura son muchas cosas.

     Esta pareja cada noche tras duro trabajo en el campo, dedicaban tiempo para enseñar a sus hijos todo lo que ellos aprendieron en la escuela, algo que ya era solo un lugar para los privilegiados con poder económico.

     Ellos fabricaron velas, y con estas, tras cenar delante del fuego, al irse a la cama se acompañaban de un candil de grasa, o una vela. Leían un cuento a los niños y, como estos, acostumbrados a estar rodeados de luz, en la oscuridad del campo tenían mucho miedo. Sus padres les dejaban una vela protegida dentro de un cristal para que así con su luz durmieran más calmados.

    Todo lo iban superando con duro trabajo y amor, pero una noche, de no ser por ti hubieran perdido lo poco que tenían para subsistir. Ya que, aquella llama quiso ser grande, y si recuerdas te costó mucho trabajo hacerle entender que no era necesario ser grande, sino ser.

    _ ! Ah sí, ya recuerdo! Aquella llamita se negaba a ser una simple llama, ella soñaba con ser un gran fuego como el que veía en el justo momento que la encendían para acompañar a los niños durante toda la noche.

    _ ¿Recuerdas todo lo que tuviste qué contarle para convencerla?

     _ ! Bah, madre!  Fueron pequeñas cosas, y de ahí comprendí lo importantes que son los sueños, así como tener siempre ese aire que nos ayude a reflexionar.

    _Sí, así fue, y me solicitaste que la anterior hada fuera aire, sabías que podía ayudar a muchos humanos y ella sería muy feliz. Y fue así como le mostraste en un sueño a aquella llamita de vela, y con un amigo, el aire, le hizo comprender  que si crecía podía quemar todas las pertenencias de aquella familia y hacer perder la vida de aquellos niños.

    _ ! Madre, no tiene importancia!

    _Sí, sí que la tiene, aquella llamita comprendió que no es hasta donde queramos llegar,  sino ser lo que somos orgullosos de serlo.

            Ambas bebieron nuevamente del delicioso néctar de flores, y la anciana hada regresó a su tarea más renovada que nunca.

Imperio

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a BerriCosasdehadas

  1. Aire dijo:

    Embobada he leído tu precioso cuento Shi. Supongo que tu pasarás a ser algún día un Hada, quién sabe, igual Hada profesora y todo, pero aún queda mucho camino para ello.
    La historia de la familia, casi podría pasar a hora, verdad? La crisis va a devolver a la gente a los campos, para poder comer.
    Y tu moraleja…es sabia, mucho.Yo intento estar bien con lo que soy y extraño mucho la forma de ser de quiénes siempre quieren ser otra cosa más grande, más poder, más dinero, más casas, más, más y más…., en vez de disftutra y ser lo que se es de la mejor forma posible, manteniendo la esencia y con ello aportandose a sí mismo al mundo.
    Un beso,del Aire

  2. puck dijo:

    Me ha recordado los cuentos shiries. Es un cuento fantástico con emociones, maduro, profundo.
    Besos reina.

  3. pili dijo:

    bueno…!! ehh buenisimo cuento , en tu estilo , anonadada me has dejado .. y ahora que digo me he preguntado ? , esto de las hadas quiza es mas corazon que razon,quiza a veces por dentro me muero de las ganas por vivir la fantasia que vive solo en mi corazón, en realidad aveces quisiera huir de mi misma y ser otra persona ir a otro lugar donde nadie me conoce y empezar de cero, quiza sea una de esas hadas que no sabe bien cual es su papel , que mi profesora me dejo por imposible , quiza ni tenga profesora que me guie , quiza me crea hada y no lo sea … y donde esta el pais de las hadas ?? No olvidare que la causa de mi presente es mi pasado, así como la causa de mi futuro será mi presente.Mírare en le espejo de mi mismo sere libre y fuerte y dejare de ser el títere de las circunstancias , me asegurare de saber quien soy antes de conocer a alguien mas y esperar que esa persona me lo diga .Si no tenemos paz dentro de nosotros de nada sirve buscarla fuera , asi que la energía que le damos a esos fantasmas es la misma que puedemos usar para construir nuestros sueños y la vida que nos merecemos.La venganza tonta es la que mantiene anclado al dolor,asi que solo nosotros construiremos nuestra propia felicidad….Aprende las reglas asi sabrás como romperlas apropiadamente , o eso creo ..un beso wapaaaaaaa !!

  4. Ana Azul dijo:

    Todos tenemos nuestro cometido, y el hada de tu cuento tenía también el suyo. Hacer comprender a otra hada que por pequeña que fuese podía hacer algo por alguien. Yo creo en las hadas, tengo varios cuentos de ellas, y creo sinceramente que existen, y que a veces son hadas, y a veces son ángeles, depende del momento. Besotes fuertes, fuertes desde un Madrid lluvioso. Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s