Berriabcdefgh

   Aunque es un anuncio, cual producto no pienso comprar ni pretendo a ello, va de perillas para algo que me tiene intrigada:

  Creo que por muchos años que llegue a tener jamás comprenderé en un mínimo aceptable a los humanos. Y si por lo menos comprendiera o entendiese a todos con los que me tropiezo, pienso que algo ganaría para mí sin aras de buscar que fuera un beneficio personal rentable en especie; pero sí entendiera los tantos porqués que todos tenemos, si quisiera pretender llenarme de ese tesoro que es comprender tras haber entendido. Aunque nunca tengo muy claro que hay que hacer primero: si comprender entiendas o no, o entender para que sea más sencilla esa tarea de comprender.

  Quiero dar como válido que todos somos como una deliciosa sopa hecha a partir de muchos ingredientes, pero claro, para qué esté sabrosa no se trata de echarle de todo, sino de que tenga un equilibrio para que los sabores hagan agradable la ingesta, así como el aroma que desprende y al tomarla estemos bien alimentados.

  Así que quizás para que no solo alimentemos y sea sencilla la convivencia; no se trata de cocinar y ya está, sino más bien de tener en cuenta los muchos factores  de los que están compuestos esos con los que te topas, que además, no sé hasta qué punto conviene tenerlos en esa cuenta.

   Ejke a ver, este verano me encontré con una antigua compañera de trabajo que gilipollas siempre fue un rato. Gilipollas en el concepto qué explicó maravillosamente Ana en su blog. O al menos como yo lo entiendo por como se dice en mi tierra a esos que, se las dan de que lo ellos tienen es indudablemente lo mejor y, así, lo hemos de acatar todos, por qué así lo imponen.

  Cosa que siempre bien se pudiera taparles la boca, pero que, sin embargo, acabas exclamando un para qué y dando la callada por respuesta mientras dentro de ti resuena un sonoro: gilipollas, mientras piensas: pobre, si no tiene más que con lo que se cree que farda; aunque no siempre es el caso y seguir al pie de la letra el ritual arriba indicado de exclamación y pensamiento. Pues no es plan de despreciar ni depreciar a nadie por sus defectos. Es decir, mejor no tener en cuenta eso que molesta de ellos y que bajo ningún concepto influya, y lo cierto que así procuro hacer.

   Esta antigua compañera era de esas que siempre hacen la vida imposible, no dan jamás la cara y te tiran nada más pueden. Alardean del, no “de” si no, del marido llenándolo de cualidades que sobra mirar para ver que no tiene. Así también presumen y exigen que se vea como lo mejor a hijos, demás familia y hasta de perro aunque no lo tengan, pero que si lo llegasen a tener, será, sin duda, el mejor. Pero como cuando trabajas has de convivir, y te libras como Quevedo de contar con ella para nada, pero, en una actitud por salud y tolerancia, pues soportas sin que te llegue a producir ulcera sus maneras de comportarse. Y a la vez, como amable has de ser con todo el mundo, también es una manera de conseguir paz interior el contar con ellos ignorándoles en lo más posible. Al menos en esa faceta tan clara que tienen de tocacojones, con lo cual les descarta para casi todo.

   Y como hay que ser amable, realmente no la escucho pero la saludo y si hay que tomar un café, pues se toma. Como no tengo nada que ocultar y además una amiga está haciendo antes lo mismo que yo, de hecho de ella me surgió la idea, y, cómo ella está encantada, pues el tema que saqué lo vi un motivo para hablar simplemente. Tonta de mí por no tener en cuenta que hay gente con la que mejor ni agua.

   Pues este verano gracias a ella, a mi antigua compañera de trabajo, y al hablarle de temas que mejor guardar para una. Recibí una generosa tormenta con la qué me puso de tonta y algo más fuerte simplemente por el hecho de contarle algo tan simple como que estaba estudiando de nuevo, pero juntos, es decir, con mi marido.

   Hubo un momento tras despedirnos qué incluso la creí, y me planteé que qué estaba haciendo y si realmente estaba decidiendo por mí misma, incluso si no estaba arrastrando a mi marido a que hiciera lo que para mí es tan necesario.

   Tanta queja, y ayer me la encuentro pues que está estudiando con su marido en el mismo sitio al que vamos nosotros ¡Como si nunca nos fuéramos a tropezar! Pues según dijo: si estaban estudiando era: ella para reciclarse y su marido por qué jamás estudió, pues este, y por primera vez escuchado por mis oídos, suspendía hasta el recreo.

   Al verme se le pusieron los ojos como platos. Yo bien pensaba que era de la alegría al verme, pero ya joderá el pan de picos, pues al contarme que estaban estudiando dije que me parecía una idea estupenda, los felicité de corazón y como algún libro aún conservo, se los ofrecí con toda el alma por si los necesitaban se los prestaba pero con vueltas.

   Tú, qué estalló: qué si soy tonta, qué si llega a ser ella quien me pilla tras cómo me criticó este verano se ríe de mí lo que no está en los escritos. Sonreí y no le dije nada. Para qué, en ese momento a mí me pareció estupendo que se ayudasen el uno al otro, no pensé en más.

   Claro que, me pregunto si me gané su tonta y alguna cosa más que ayer tan despechadamente me dedicó, y sobre todo, creo que por muchos años que tenga, jamás entenderé a los humanos.

Imperio (la historia no es personal)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Berriabcdefgh

  1. Ana Azul dijo:

    Siempre habrá gente envidiosa y rastrera pero chica, es lo que hay… Lo importante es saber donde están. Besitos
    Ana

  2. puck dijo:

    Me gusta que termine bien, aunque sea con tanta tontería mental de alguna. Menos mal que se quedó lo bueno.
    Besis reina.

  3. Chus dijo:

    Lo que los gilipollas… perdón, lo que cada cual dice/hace en relación al resto, no define al resto: define a cada cual.

    Con esto quiero decir que el que ella sea una hipócrita y una mal educada, que ande más pendiente de fardar y de impresionar que de ser, que te haga de menos y se burle de ti que incluso y te insulte… no tiene nada que ver con lo que tú eres: es lo que es ella. Chismosa, hueca, ridícula, maleducada…

    Tú te defines por lo que tú eres y haces: por tu generosidad al ofrecerla los libros, tu discrección y paciencia al aguantar sus bobadas y pasar de ella en vez de ponerla de vuelta y media, tu valor por lanzarte a la aventura del saber a cualquier edad,… y encima con tu “compañero de vida”, ¿qué más se puede pedir?

  4. María R. dijo:

    Para este tipo de personas hagas lo que hagas nunca van a tener una palabra amable para nadie.
    Tú al menos no tienes que aguantarla todos los días, pero compadezco al marido.
    Besos y un buen fin de semana.

  5. Aire dijo:

    Hola, ola de mar..
    Hoy precisamente estaba leyendo sobre las personas tóxicas…parece que esta persona que describes encaja ahí un poco. No valoran las relaciones interpersonales y los demás son sólo instrumentos y personas a las que criticar y hablar mal de ellas. Mejor, como dices, ni agua, porque para qué vamos a invertir energía en personas que nos resultan perjudiciales para nuestra salud mental y se quedan con nuestro tiempo y energía?
    Cada uno tenemos bastante con nuestros propios defectos
    Un beso, del Aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s