Berrilateral

.

 ¿Qué nos asegura que estamos en el lado correcto? Puesto, qué, puedes pensar, estoy bien aquí, a este lado se ve tan claro, pero, en el otro lado, ¿qué hay en ese otro lado?

 Y no, no hablo de muerte, hablo de vida y de todas esas situaciones en las que, con ese azar que hace que, llegues donde llegues, te colocas y estás, durante ese rato y permaneces, de ese lado, y mientras estás ves, y con ello, opinas, e igual, no todos compartimos lo mismo, puesto que del lado en el que estés, pues piensas y por lo tanto, sientes y así opinamos, casi alegremente, asegurando como verdad, la nuestra, pero hay algo que me inquieta, y me lleva a preguntarme, de hecho: me pregunto, por ese otro lado de las cosas, esas que yo no veo, ni me planteo por qué ni llego a imaginarme, o no he estado sintiendo con el mismo enfoque como para poder opinar y asegurar como verdad, esa verdad que confirma que, de todos los lados posibles, esa es la única, pero me da que no, que con cada lado del que estés hay una visión no menos cierta.

 Ejke hay tantos lados, o visiones, qué sospecho que la matemática se queda corta, y quizás por qué pretendo ser justa, me es imposible colocarme de un lado, por muy mío que sea y olvidarme de los otros, por lo menos como para ser eso que pretendo, justa, puesto que, como es natural, siempre alcanzo mi lado, en ese plano en que reconozco y soy capaz de ver, pero, ¿esos otros lados, cómo ser coherente con ellos sin haberlos visto o sentido de primera mano?

 Y ejke todos dominamos la teoría, pero claro, siempre será la teoría de nuestro lado, lo que hace que, en ese qué, pocas veces vemos que hay en esos otros lados que, tan alégreme y llenos de desconocimiento, lanzamos todas esas verdades definitivas con nuestra forma de ver en ese preciso momento, y pocas veces, esperamos a sentir y conocer, ejke, decimos ese tan socorrido: “no sé, no lo he vivido, pero pienso qué haré sin duda…” y este pero pienso qué, es tan definitivo cuando lo teorizamos que, es triste, pero a la larga, todo lo que hoy aseguras que harás de una determinada forma, llega el día y, es divertido, o tajante y dura la vida, puesto que, sobra que hayas teorizado en esa verdad, con la que contabas y asegurabas hacer en ese momento, cargados en exclusiva de teorías sencillas llenas de desconocimiento, y luego, sin saber cómo, pues que te las dan todas en la misma cara y, todo aquello que asegurabas que ni por todo el oro del mundo harías, vas, y lo haces.

  Lo cierto ejke luego nadie te recuerda, quizás por educación, aquel: recuerdas qué dijiste, salvo los políticos para ridiculizar, o esos, los seres perfectos que nunca se equivocan, o mejor dicho, creen ser eso: perfectos… ¡pobres! Para, en ese ahora, restregarte todas aquellas palabras que dibujaban tan tajantemente  aquel yo haré si me sucede, y hoy, casi prefieres olvidar, puesto que, las circunstancias de tu lado en este hoy, y este hoy, manda tanto, que casi ordena tu forma de actuar ajeno a lo que en su día aseguraste.

 Y sí, me choca, me sorprende como sobra que un día asegurases un jamás, para que hoy, como si la vida te diera en el mismo morro, ya sea, aquello que aseguraste un nunca, o eso tan salao que se suelta con la convicción del momento: “Yo, eso, ni de coña”, y hoy, como quien no quiere la cosa, pues es el pan de cada momento de tú día a día.

 Aunque siendo malvada, igual por parte de la vida, eso que un día aseguramos de una manera determinada, luego, llega, y lo hace tipo justicia poética y, te da todo aquello que tenías tan claro para que hoy lo soluciones, como en un diciéndote: “venga, ten huevos y haz cómo dijiste qué ibas hacer, ¿qué, es lo mismo pasarlo que teorizarlo, a qué no?

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Berrilateral

  1. puck dijo:

    Pues no debe ser lo mismo para nada y para nadie, ya que cada uno con el mismo desafío reaccionará de una manera diferente según lo que haya vivido en la vida, pues no se donde lei que somos reactivos, que quería decir que reaccionamos según la experiencia que tengamos. Quizás lo que hay que hacer es vaciarse de mucha mierda, con perdón, y puede que así lo que vaya viniendo o lo que vayamos viviendo sea tan solo eso, una experiencia.
    Besis reina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s