Berrirrear

.

 No me cabe duda, tanto, que ni adelgazando cupo, que el peor de todos los males es la rabia, esa fruto de no entender, esa repleta de terquedades sin explicación, de las que nacen de no se sabe dónde,  que tiene motivos que no se pueden explicar, que van acompañados con circunstancias propias internas no aclaradas, y si se explican, las que provocan la rabia actual, inevitablemente dan inicio a peleas, a la par que, aunque se expliquen, han de convivir y convive vomitando silencios para no pelear. Y, lo cierto ejke se necesita exponer ese decálogo congruente, donde frente a frente, lo que para uno es lógica, para otro son memeces, y siempre, se queda el entendimiento a ese lado opuesto sin remedio a entenderse.

 Que mal, y lo peor ejke ya tengo la sensación de que hay más cosas que la muerte sin solución, de esas sin ninguna posible, que no sea el morderte la lengua y dejarlo ahí, reposando en la nube de los silencios que se cuelgan con chinchetas más allá de los gatos que arañan el estómago que trepan por salir, por qué de salir, solo enfermaran el aire, y nunca, de hecho, se llegará al entendimiento.

 Igual está la solución en aplacar la rabia dejándola de lado, que crezca lo que quiera, imponerte dejando pasar, no escuchando y escuchando, y ante todo, no dar importancia a nada, sintiendo que casi permaneces muerto, pero que no interfiera la rabia que te provoca, que no ilumine la estancia, que jamás se note ni se sepa, ni sospechen, que andas invadido de tal elemento, tan difícil esto, que no sabes nunca en qué lugar dejarla, si explicar hasta el infinito hasta que se comprenda el motivo y por ende se olvide, o así, simplemente dejarla que merodee reconcomiendo la escasa comunicación entre los que hacen, a poco que hagan, despertar ese tormento de la eterna rabia, esa que una vez se inicia, da igual el motivo, es más, creo que se olvida, pero que da lugar a que la sinrazón exista y, sea tan tangible como ese aire de tormenta.

 En el fondo es divertida la sensación, esa rabia que todo lo puede y lleva a pensar en negativo, qué digo, mucho más que en negativo, pues es como si se posara en sendos lados de cada hombro un ángel y un diablo y, tú en el medio, cuando abre la boca el diablo, el ángel espera a qué tú mismo digas: no, eso no, así no.

 El gran mal, noto que, una vez se apodera, ejke rompe el resto de la comunicación, todo lo desbarata, pues si se hace tangible la rabia, no habrá remedio, y si se guarda en el cajón de la ira, tampoco, algo a cada paso se romperá, y estallará, dejando por siempre, cuando aparece la rabia, aunque sea callada, entre los humanos la discordia. Además, ya dará igual el perdón, será tan falso… y dará igual la confianza, se ha muerto, y dará igual, también el amor, lo mataron, lo mismo que, ya ni existirá el equilibro, la protección y defensa, esa que nace de la complicidad y nos lleva a cuidar los unos de los otros; pues cuando aparece la rabia, ya no hay sitio ni lugar en que convivir, ni estar, ni sentir, a no ser que uno pierda y, pierda en pos del buen entendimiento, en ese que has de dejar pasar lo que te provoca desear mil muertes con tortura, pero en beneficio del entendimiento, acatas con paciencia tu rabia, la escondes, la mutas, y así, viendo a los vencedores, que siempre se pavonean ante lo que callas, te dejas vencer con tal de que no aparezcan esos malos influjos que causa la rabia.

 El único problema, qué sí, reinará la paz, pero ya jamás darás un paso para que esos que te provocan rabia estén bien, pues andarás eternamente en la lucha, que se caigan y se maten, y, en un a la vez, que sean felices, nunca habrá término medio, jamás.

  Pocas veces con el tiempo se firma la paz, esa real que hace que sientas y comprendas que son así, que sus formas de comportarse, dan ganas de, como poco, cortarlos en pedacitos, pero si haces que una de esas veces sea fija, que te de igual las confrontaciones, dejando al pairo la ira y ese orgullo que necesita venganza, una vez consigues esa paz interna, el problema ejke cualquiera que te encabritó, ya puede hacer lo que haga, que para ti deja de existir, pero, por lo menos, estarás como humano, con esas ayudas y socorros que debes, a pesar de que no prestar auxilio conlleva multa en la sociedad, o quizás por esto, solo si están en peligro les dedicarás una mirada lenta, y aun con toda tu paz interna limpia, y que ya no odias a nadie, en la mayoría, llamarán para que les ayuden, pero tardar, se tarda un poco, aunque no sea nada más que por ver cómo se van muriendo con ojos de carnero, y tú, sigues ahí, vivo, llamando para que los ayuden, quedando de buena persona, cuando en realidad, disfrutas como nada de cómo se están muriendo, como si fuera un regalo a todo el dolor que te causaron.

  Afortunadamente, cuando decides que ya no te interesa la rabia, la desprendes, y te hicieran lo que te hicieran en el pasado, o te hagan lo que te hagan en un presente, lo dejas pasar, tú continuas tu vida, no deseas mal a nadie, ni quieres que les ocurra nada, pues total, sufrir no es grato, así que, si uno pasa por esas catástrofes donde bien apetece morirse o salir huyendo sin saber hacía donde, deseas con todo tu ser que eso por lo que tú pasaste, no le ocurra nunca a nadie más.

  Y cuando esto sucede, la rabia ya nunca campa y ante lo que no hay entendimiento posible, dejas abiertos caminos para dejar opinar, para compartir ideas, y para que, aunque no reine el entendimiento, sí que reine el compartir, y será un compartir falso, que no agrada a nadie, que reparte posiciones, pero no habrá peleas, simplemente hará que cada uno busque su camino, un camino alejado de todo aquel que no piense como tú.

  Me duele tanto, pues noto que cuando aparece la rabia, veo que es casi imposible aplacarla, solo hace camino a soledades, intereses, aunque sé, que cuando comprendes el orgullo y ese mecanismo del ego, nada hace que llegue a que tu rabia despierte, y lo cierto, que cuando esto ocurre, no eres mejor ni peor que nadie, solo te haces pasota frente a cualquier sentimiento, así que, a veces te sientes muerto, pero, por tanto, si algo te altera, casi lo agradeces.

  Igual la rabia es el elemento que mueve la vida, esa vida que lleva a sentir de pleno… y yo que busco el amor, pues me parece que es la gran clave, así me pasa, que cuando pones el pie en el mundo, la mayoría de veces te tratan de tonta, aunque hace tiempo, que esto, francamente, poco importa.

  Ejke creo, que la gran inyección letal que hace despertar la rabia, en realidad está dentro de nosotros, no por los acontecimientos que vemos y son presente, si no por esos acontecimientos que ya no tienen explicación, son complejos de entender y están clavados tan dentro de nosotros, que ya marcan nuestra vida, y son, tengan o no relación, los que nos hace elegir la rabia que ha de invadirnos con tal de olvidar que tenemos montones de cosas irresolutas en nuestro fuero y fuerza interna.

  Inocentemente pensaba que hablando se entiende la gente, y no, cada día compruebo que esto, el entenderse es una utopía, pues ya casi apuesto por el deja que digan, escucha y habla a lo que necesitan escuchar, pues pocas veces veo, que cuando se trata un tema, pocas veces, se trata como tal, pues aparecen, como por magia, todas esas cosas sin resolver que cada uno lleva dentro.

  Ayer estando en la calle, no conocía de nada a los contendientes, pero sí, observe una gran pelea en la que se llegó al insulto, a ese echar en cara, cuando ese discutir surgió por un simple dos y dos son cuatro, pero, como si no fuera importante, dejaron aparte los números y la rabia apareció recordando como de niños, ese dos y dos, tuvieron que entender solos que es una suma… y los a ti te ayudo mamá, a mí no me ayudó nadie… tú lo tienes todo fácil, yo que me lo he currado todo solo estoy siempre y tú no estás…  gritaron de todo y menos de números, se peleó, y muy duramente, por todo.

 A veces pienso, que eso de que nadie calle tu verdad… es tan relativo, que es, simplemente, una utopía que, ¿necesita morirse en pos del entendimiento?

 Aunque sé que comprender un ilimitado más allá y ponerse en lugar del otro, aunque en un principio te llenes de sensaciones de pérdida, calma rabias, muchas rabias, y una vez con la rabia en su lugar, aparentemente sin ella, si realmente lo necesitas, el explicarle a quien te provoca, pues te seguirá provocando aunque sepas calmarte; y decirle calmado lo que piensas y a la cara sus porqués y el motivo de su necesidad a dañarte, describirle, una a una sus necesidades de por qué te atacó y aún ataca, así, sin dejarle lugar a replica, explicarle como te ha hundido donde se sentirá bien, sabe su logro, ha conseguido calmar su rabia que nada tiene que ver contigo, pero contigo puede calmarla, y será, es como pulir un diamante, donde para que brille, haces sentir al que callas, tan mal, que si se muere, sabe que jamás tendrá perdón y, tú mismo, morirás al hacerlo. Así que igual, mejor dejar la rabia al pairo, lejos de la costa amarrada.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Berrirrear

  1. puck dijo:

    Estaba pensando que quizás la clave, aunque yo no he llegado ahí, está en quererse tanto una misma que no se desee sentir un sentimiento como la rabia, pues solo el hecho de sentirla, independientemente del hecho o de quien la provoque, hace daño a una misma, y eso de que te la provoquen como dices es relativo en cada persona, dependiendo de aquellos daños ocultos, que pienso que deben salir a la superficie para sanarlos, y puede que sea la pescadilla que se muerde la cola, porque la mayor parte de las veces salen con rabia. Igual tiene que salir hasta que se quede una vacía de rabias y se llene de otras cosas, seguramente que de amor propio, que una vez conseguido pueda verterse en los demás. Que bonita es la teoría, joder jaja.
    Besos reina.

  2. Aire dijo:

    Hola, ola de mar…
    Bien se lo que es la ira, por desgracia porque como dices no te deja ver con claridad, ni comprender lo que ocurre. Uno su aparación a la impotencia a veces, otras veces cuando me he sentido herida de una forma concreta, pero entonces es una ira menor. El caso es que cuando estas así no comprendes las razones de otros, y cuando te calmas, pues igual así. Por fortuna, como todas las pasiones, se quema y llega una calma en la que ya comprendes o igual no, pero ya no estás enfadado, solo se pasa.
    Lo bueno de saber reconocerla es que también sabemos como evoluciona, por eso lo importante no es no tener ira , que es inevitable como pasión o sentimiento que es, si no saber esperar y sentarse un rato con uno mismo para saber de donde proviene. O en el medio, en algún periodo de descanso, sentarse con quién tu crees que ha desencadenado, entonces, de repente, solo al decirlo, de buenas maneras, abriendo tus sentimientos, se desvanece..
    Un beso, del Aire

  3. María R. dijo:

    También hay que darle su tiempo a la rabia, pues es casi imposible no llegarla a sentir, pero lo que no hay que permitir, es que actue, que eso ya, son cosas diferentes.
    Besitos y buena tarde noche dominguera de Santiago.

  4. mirta dijo:

    la ira como la rabia es un sentiemiento emocional que todo ser tiene..la capacidad esta en saber
    como manejarlos….para que no destruyan…
    cariños..
    mir……..

  5. mirta dijo:

    que pena el video no pude verlo………
    ahi va……a ver si sale…..

  6. mirta dijo:

    que….raro nunca me paso no poder dejar un viedeo….

  7. Ana Azul dijo:

    AY GUAPA, QUE ESTOY ATRASADA CON LOS COMENTARIOS. ME VOY DE VACACIONES MAÑANA Y NO QUERÍA DEJAR DE PASAR. PERDONA QUE NO TE HAYA COMENTADO EN TUS ÚLTIMAS ENTRADAS. HASTA LA VUELTA PRECIOSA.
    ANA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s