Berrimambo

Me es tan curioso como aprendemos del sonido, y con él, ese identificar con su ritmo único, ese que lleva una acción; ejke, sobra oír ese cuchareteo en una taza y, junto al olor, identificamos sin mirar: están preparando un café, un cacao, una infusión, pero qué pocas veces identificamos esos, por así llamarle, sonidos humanos que producen todo ese idioma gestual, como son los pasos, los gestos, las miradas…, y con ello, todo lo que indican si supiéramos identificarlos.

Al igual que los pasos, nos olvidamos de los ojos, del color de la piel, de las variaciones de voz, del movimiento de los dedos y de la posición de los pies; y  ejke todo suena sin sonido, y realmente, muestra como nada ese qué nos ocurre, como nos sentimos, que haremos al segundo siguiente, qué queremos comunicar realmente, pues llevan escondidos todas las verdades, más de las que queremos mostrar, aunque nos pese, pero como no se identifican a simple vista, ya que no sabemos identificarlas, pues así estamos…

No sé por qué, si buscamos tanto la tranquilidad, una feliz convivencia, una mejor comunicación…, cómo somos capaces de no esforzarnos por aprender esos detalles, sí con unas pequeñas normas, es ejecutarlas y lo que puede acabar en pelea, sentirse mal e incómodo, se solucionaba muy fácil, pero nos cuesta, pues lo cierto ejke bastante tenemos con controlarnos nosotros mismos y este ritmo que nos imponemos, pero, y si lo hiciésemos, y si nos fijáramos un poco más en los gestos qué en las palabras, un poco más en la intención que marcan todas esas poses, qué en lo que vemos y nos lleva a analizar a toda prisa, me pregunto, ¿cuántas cosas cambiaban? (pobres políticos y tantos otros, se les acababa el cuento por muy buenos actores que fueran)

También, es casi una ironía cómo para decir que sentimos, en vez de decirlo, hacemos, y de hacerlo, decimos todo lo contrario, sin embargo mostramos a gritos qué sentimos con gestos abiertos que pasan desapercibidos y sí que llevan a entender, pero, cómo  parece que solo se atiende a lo que se escucha, o es más fácil esa atención…, aunque quizás, el hacerlo así, el mostrar con palabras que aunque suenen firmes balbucean unos gestos contrarios; me pregunto, si conociéramos los gestos, si obviamos su conocimiento no será por tener miedo a que nos descubran un punto débil por donde colarse, cuando, los puntos débiles mejor dejarlos a la vista, así jamás se fijarán en los fuertes…

Ejke me es curioso, un bebé no habla y una madre lo entiende por los gestos que hace, lo llega a conocer  tanto, que, antes de que pida, es verlo y ya pone remedio, entonces, por qué cuando crecemos, o en el caso de las madres; cuando no se cría a un bebé, por qué nos olvidamos de todo esto, si por ser, no creo que sea tan complicado, aunque como el hacerlo, pues  conlleva y, se paga el precio de, quedar en segundo plano, sobre todo: si tú lo haces, pero no lo hacen contigo, pues uno se cansa, y acabas por optar por el que pase lo que tenga que pasar, y quien no sepa contar, pues que aprenda, ¿o, no?

Ejke hablando de este tema con un amigo ciego (él dice que invidente no le gusta, que es ciego, él dice un sin dos ojos, que ve de una u otra manera), qué los gestos (aunque él habla de la voz y sus variaciones tonales) con ellos, y sólo con ellos mostramos ampliamente lo que sentimos y queremos transmitir, y asegura que, si uniésemos los gestos a las palabras que, pocas veces van unidos en nuestras interpretaciones, y si nos fijásemos, que unidos marcan la diferencia en todo eso que somos o queremos transmitir, ya que, con la suma de esos dos mundos que tenemos, y estos, hace lo que somos o nos lleva a movernos en este mundo, que no deja de ser una convivencia demasiado interesada, es decir:  todo en el mundo de cada humano está dividido y unido, o comprendido, entre el mundo macroscópico (lo que se ve sin microscopio) y el microscópico( lo que para verlo hace falta un microscopio), y hace, que si nos fijásemos en ambos mundos en un a la vez apoyados en los gestos, o reconociéramos gestos en vez de tanta palabra, pues que todo cambiaba, pero qué no estamos preparados para ello, o nadie nos los ha enseñado y, como todo se aprende…

Defendía su tesis contándome un sucedido, supongo que inventado, con dos amigos: uno sordomudo y otro vidente: “No me digas que estas bien, contándome lo que me cuentas, que me muestras como si estuvieras tomando un café cuando es sopa lo que bebes, dirigiéndose el ciego al vidente por lo que escuchaba de su voz, y el sordo, le decía al ciego: de lo que me cuentan tus labios a lo que muestra tu gesto, anda que no hay diferencia, y el vidente les dijo a ambos, sois más tontos, lo que se dice se queda, y lo no dicho, no importa.”

Y creo que voy a tener que darle la razón.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Berrimambo

  1. María R. dijo:

    Es importante saber identificar el lenguaje no verbal, pues como dices muchas veces nos muestra mucho más que las palabras, pero para que haya una buena comunicación debemos aprender a decir las cosas tal cual las sentimos (siempre y cuando no hagamos daño, tampco se trata de decir todo lo que se piensa) decir lo que queremos, lo que nos gusta y como nos gusta que nos traten, el otro no es adivino para tener que saber que es lo que prefiero en cada situación, esto pienso que es lo más importante, decir lo que nos gusta o lo que nos molesta, lo que preferimos y no esperar que el otro adivine mis pensamientos y gustos. Creo que eso facilitaria mucho las relaciones de todo tipo.
    Besos y buenos días.

  2. Ana Azul dijo:

    No nos damos cuenta de que nuestros gestos y palabras dicen mas de nosotros de lo que creemos. Nadie como un ciego para notar esos matices. Todo se reduce a lo mismo, en el fondo nos ponemos una barrera para nos mostrarnos como somos.
    Besos azules
    Ana

  3. Chus dijo:

    Creo que parte de ese “no atender” se debe tal vez a que vivimos en una sociedad impaciente. Los medios de comunicación tienen calculado cuánto puede durar un video, una secuencia informativa, un lo que sea antes de que nos impacientemos y prestemos nuestra atención a otra cosa.
    Hay cosas que requieren un poquito de paciencia, y perder algo de tiempo en mirar/oír más allá… pero buscamos el diálogo rápido y conciso y la transmisión de información inmediata, y claro, así nos va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s