Berreomezclando

.

Hace años abría una puerta y no había nada, cerraba los ojos y no había nada, miraba un espejo y eso qué había no era nada, incluso miraba y la nada era la amiga más cercana.

Después llegaron las dudas, que se quedaron a vivir a mi lado, y ya todos instalados, con la vuelta del hijo no deseado, ese que acusa, que si por lo menos hubiera sido prodigo, pues oye, algún tipo de redención se le vería al muchacho, pero no, los recuerdos son así, y cuando vuelven llegan recosidos, sucios, y otros tan heridos…, que son hijos de tu vida, sí, pero son hijos que mejor no hubieran nacido o, ya que se fueron, pues eso, que hubieran muerto en paz, pues no, son así de… tozudos, enigmáticos, y tan certeros que abruman.

Y no sé, será necesario, pero ya sospecho que vivimos entre periodos, pues es curioso, como a veces, estamos tan llenos de problemas, que todo en nuestra cabeza se hace un bombo relleno con esas bolas ruidosas que son las preocupaciones, y no ves, ni piensas, ni sientes otra cosa, que todas esas bolas con número, las cuales, no es precioso que las canten los niños de San Ildefonso, pues si te tienen tan absorta, es por qué tú misma las has llevado a tu bombo como si fueran un premio, y allí, pues eso, vuelta que vuelta, pero un día llega un acontecimiento, otra gran preocupación, y las bolas se quedan pegadas en las rendijas de la jaula metálica, no sé bien como se anulan el ruido que producen ese todas a la vez, pero olvidas todo eso que te tenía tan preocupada y, nada más pasa este problema que te deja al margen del resto de ellos, pues, vuelven los de siempre, incluso, se soluciona uno y reciclas la bola, ya no tiene la misma fecha el problema, pero sigue siendo el mismo y reciclar y no desperdiciar recursos de pensamientos repletos de preocupaciones, pues eso, que tomas la bola del problema anterior y vuelves, reescribes la bolita y de nuevo a tu bombo, ya no es el problema del día 10 es el del día 12 del mes que viene, y como solo borraremos el cero, le pintamos el dos y ea, a dar vueltas y vueltas en nuestra cabeza como si así se desgastase y no hiciese falta buscarle solución, como si las vueltas y vueltas se las encontrasen.

También, y esto me choca mucho, pues tiene infinidad de subíndices de caminos que traen a este sentir tan especial qué además, es en el fondo único y exclusivo, pero, incluso es divertido, aunque no da risa, como a mucha gente nos pasa lo mismo -antes pensaba que solo a las mujeres, pero no, he descubierto que también a los hombres.

Y son muchos los cruces que nos hacen parar la sonrisa, fluir inquietos, desesperados, protestones y tristes, en tan amplio el catálogo, que me choca, y hay tantas cosas qué a la larga, mirando bien, el catálogo todo se basa en lo mismo.

En el catálogo, ese que es para todos el mismo, están esas cosas de reflexiones con lo que tienes y lo que nunca crees que has tenido, pero por diferencia, y como nada de lo que echas de menos, en realidad si no lo has tenido absurdo echarlo de menos, pero, somos así de completos, y lo que no tenemos, lo imaginamos, y esto, puede ser para bien y ayudarnos a sentir mejor, o para llenarnos de traumas, somos más cachondos.

Me chocan los egoísmos, las necesidades, las demostraciones que han de tener los demás para con nosotros, se dicen cuales queremos, marcamos perfectamente en el catálogo los dibujitos, pero es divertido, cuanto más, cuando además, se reconocen y dicen asegurando yo doy, yo soy, yo quiero, y si rascas, ni dan, ni son, ni quieren otra cosa que lo que ven, y como estos unos lo focalizan en un sí mismos y un yo cuasi permanente, que ganas dan de decir, anda mira bien, que eso no es tuyo, pues tan solo son el reflejo de lo que ves en otros, y como no lo tienes, crees que necesitas tenerlo para necesitarlo como lo necesitan esos que le rodean, y como quieren ser, fundirse y entender, pues ellos para no ser diferente, manifiesta lo que los otros ni atados, pues nadie que sea profundamente egoísta reconoce ni que lo maten que lo es, pues estos, los genuinos, los que parecen que llegan a ser egoístas, cuando esto en realidad no nace, se hacen desde que nacen, y son los que tienen ese talento, el de la culpa siempre es de otro, incluso convencen que así es, son tan de verdad, así como son reflexivos, atrozmente dulces, inteligentes, pero en un plan que mejor hacían unas sumas en un cuadernillo de aquellos de rubio, son luchadores, saben muy bien a quien dar cariño, pues todo lo que tocan es bonito, pero arrastran a algo, que porque no se les puede dejar solos, pues nos enseñan a quererlos de tal manera, que así pasa, con la pena llega la manipulación, igual que esa peste que mata contagiando unos a los otros.

Luego están los lutos, sí, esas demostraciones de superación ante algo que nos mató un trozo grande de nosotros mismos, y lleva su camino, primero, es rechazo, lucha y querer ahogar a quien te dañó y que todo el mundo vea su cuerpo colgado de una cuerda, pues el daño fue tan grande que no se lo haga a otros. Seguido de este tiempo, hay momentos en los que te buscas insistentemente preguntándote un cómo soy, qué siento, como me veo, como me muevo, que me llena y me vacía, y así, hasta que solo queda el rencor que has de ir matando para que no te conviertas en ese recuerdo que aún te asusta.

Ejke hay tantas demostraciones de lo mismo envuelto en distintos colores, que me choca que conociéndonos tanto, seamos incapaces de darle la vuelta al momento, dejarnos de reacciones inmediatas para que, después salgan las lentas, ¿por qué no lo hacemos al revés?

Es decir, creo que con algo tan complejo y fácil como escucharnos y decirnos la verdad de lo que sentimos, en vez de tanto quedar con ese pacto estúpido de que le debemos algo a alguien, y qué el mundo nos vea estupendos, obviando que, en realidad tan solo es una pose, pues digo yo, ¿por qué no olvidamos la pose? Si ejke no debemos nada a nadie, si nos vamos a morir el mismo día y lo que hagamos o dejemos de hacer, se va quedar ahí, en el olvido para siempre, pues solo los vivos, vemos sonidos en lo que son gestos, y oímos donde no se ve el sabor de los colores.

En fin, me duele tanto todo eso en lo que nos enredamos, que ando buscando en esta mesa de mezclas algo que quizás no exista nunca, quizás porque lo primero que obvio, es la naturaleza del humano.

Pero ejke llevamos tanto tiempo dando un salto adelante, pero me queda la sensación que sí, avanzamos, en ciencia, pero de nosotros ejke no sabemos, y lo que sabemos, no lo aprovechamos.

Di que luego están todas esas demostraciones y búsquedas para ser feliz, todo eso que solo sale en ratos de reflexión, pero qué se tuercen con la realidad y el día, que simplemente nos duele la tripa y, será entonces que gritamos como cerdos y no vemos, sin darnos cuenta, que solo es hambre, todos tenemos la misma, esa que sacia el que nos quieran, el querer, el sentirnos bien, pero, a nada que nos dice un no, se alea con algo que nos recuerda a los jamones y chorizos de una matanza y cuando duele, solo nos sentimos el cerdo, y no sea que nos coman.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Berreomezclando

  1. María R. dijo:

    Supongo que con el paso del tiempo al ir acumlando recuerdos más motivos para darle vueltas a la cabeza, !un sin parar! figurate, lo del día a día más lo que arrastras, si es que no puede ser, hay que aprender a caminar más ligeros de equipaje, alguien lo ha conseguido? que me dé la receta, porfa…en cuanto a las demostraciones, creo que son cosas tan arraigadas, tan de costumbres y protocolos que tampoco se nos olvidan tan facilmente.
    Besos y buen finde sin muchos calentones de cabeza 🙂

  2. puck dijo:

    Que relajado debe ser lo de no tener que demostrar nada, ni a nadie, ni a nosotros mismos. Lo de posar mejor dejarlo para las fotos, mejor así, al natural. Somos toda una enciclopedia de historias.
    Besis reina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s