Berrifruncida

.

Ay que ver lo que agota ir de compras, dicen que no hay dinero,  no sé dónde, pero seguro que alguien lo tiene, aunque claro, comer es ineludible y los supermercados sea la hora que sea, la cosa que están llenos y, lo cierto que me agobia tanta gente, no sé qué sería de mi si viviera en Madrid o Barcelona con gente por todos los sitios a granel.

No ejke me asusten, simplemente me agobia, ese trotar llenando el carro de la compra, aunque luego en la caja es divertido, pues siempre haces fila, da igual que la veas vacía, siempre llega antes que tú uno con el carro para desbordarse, pero ejke, esas caras de susto cuando les dicen la cuenta son increíbles, además, hay diferencia entre los que pagan con tarjeta y los pocos que aún quedan que pagan con dinero, los de tarjeta es como si fuera menos lo que pagan, pero los de dinero, ay que ver que caras, casi les ves mirar de soslayo al carro por ver que dejan.

Aunque, si existe algo que me choca, es ver los carros inmensos que llena la gente, y no sé cómo lo hacen, pero más de la mitad son chucherías; ay que ver la cantidad de galletas, chocolates, cervezas, ganchitos, pasteles, flanes, golosinas y similares que desbordan los carros, además ejke miro más allá de las manos que empuja tan inmenso carro, y los dueños están como sílfides, comparo, miro el mío todo lleno de cosas naturales y, cabizbaja vuelvo a levantar la cabeza para no verme el tripón, qué suerte tienen algunos, tratando de consolarme de alguna manera, ejke se alimentan de tonterías que tienen millones de calorías y ahí les ves, como bichos palo.

Di que un centro comercial en un lugar pequeño como es Logroño, es como si en vez de ir de compra fueras de visita, encuentras mogollón de gente conocida, es más, la compra que se puede hacer en como mucho 20 minutos, pues acaba convertida en mucho más de tres horas allí metidos, dando vueltas con el carro, detenidos hablando con fulanito, el otro que conoces que también empuja su carro y te giras, hablas, nos juntamos que casi dan ganas de acercase donde los aperitivos y sacar algo de picar y beber a las visitas, pero claro, a ver quién hace de anfitrión, por tanto, te das cuenta que ya hay fila esperando y que más gente quiere pasar  por los pasillos, así que dispersamos carros y, como te descuides, voy con el carro de otro comentando que caro está el pescado, que casi tengo que usar el móvil para localizar a don soseras.

Encima es eso, llegas a casa agotada, asustada por si alguien llama de los que hemos visto para ir a cenar o tomar algo, ellos también son de los compran miles de chucherías, para los hijos no son, que la mayoría ya están fuera de casa, y si sales de cena son de los que comen que parece que no han comido en tres años, y encima, eso, también están como bichos palo, no sé cómo lo hacen, encima se quejan de que han engordado y que se van a poner a dieta…, se me debe notar la cara, pues me dicen que se me nota rara, pero ejke miro sus carros abarrotados de chucherías, miro el mío, y me dan unas ganas de soltar un par de ellas bien frescas…

No sé, pero seguro que si me planto a comer todas esas cosas no pasaría de ser un bicho bola, aunque no sé, don soseras come lo que le apetece y también es un bicho palo.

Encima abro el correo y me encuentro esta canción con un insinuante, “Enga bombón, cuéntame… con esta canción…”. ¡Ja, bombón, ya, ¿no será bicho bola?  Será…piiiiiiiiiii!  Y sí,  también es un bicho palo 😛

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Berrifruncida

  1. puck dijo:

    Yo no es que me pare a hablar con mucha gente, a alguno conozco y saludo y a lo mejor cruzo algunas palabras, pero si que procuro evitar los mogollones. Alguna vez he ido a comprar a las 4 de la tarde y se compra de maravilla. No sé si es que debe ser algo social eso de salir todos a la misma hora. Hay cosas que coinciden, como que ya que sales, si tienes que ir a buscar a los niños al cole pues vas un rato antes a comprar, pero si no, pues a las nueve si se es de madrugar un poco, a las 4 o las 5 si no se es de siesta. No me gusta tampoco echar mucha cosa, por no gastar mucho. Si que le compro algún capricho a los niños, llamando capricho a alguna galleta o cereal que les guste, o algún bollo si llega el caso, no soy consumista, o eso creo, que nos comen mucho el tarro.
    Besis reina.

  2. Aire dijo:

    Hola, ola nocturna y silenciosa…
    Evito las masas ..y cuando no puedo, no las veo, y así voy saliendo del paso, vamos, librándome del agobio.
    A veces me fijo como tú, en eso, todo alcohol, dulces, cosas preparadas…y ays..digo, si yo llevar eso, aún sería un b icho bola más grande. Pero mujer…lo que pasa es que no se lo comen, seguro, es sólo para visitas y cosas así , digo yo.
    Yo también ando ahora un pelín mosqueada porque voy para bicho bola, claro que nunca fui un palo, pero ya me he propuesto para …ellunes ( es el tercer lunes que me lo propongo, confieso), hacer una dieta más sana. Y lo que lleven los demás, la verdad…me trae al fresco. Eso me digo yluego, culo veo, culo quiero, claro. Y la cervecita es sagrada, vamos,como las vacas para los hindús, sólo que yo si me la bebo, al fin y al cabo, dicen que los cereales son buenos y la cerveza está heca de lúpulo. Y comer fruta: vino de Uva…Y no comer cerdo, es me resulta más fácil, ves, creo q es porque veo muchos ( perdónnnnn).
    Anda, bah…el lunes?? quedamos para la dieta? Y don soseras aunque esté delgadín, pues también, por solidaridad.
    Un beso, del Aire pesado ( q me he liado demasiado)

  3. María R. dijo:

    Es estresante y agotador, si, desde que sales de casa hasta llegar y colocarlo todo, que esa es otra, a mi me gusta ir a las horas de comer para comprar tranquila aunque no siempre pueda. Y eso mismo pienso cuando veo tanta chucheria, como estaria si yo lo hiciera… pues como la mayoria que lo hace, cebaos como cerdos, jeje
    Besos, y que pases un domingo relajado sin compras 🙂

  4. Chus dijo:

    Pues yo voy con la idea de comprar cuatro cositas de nada… y al final… Ayer mismo entramos en un mercadona a por vinagre y huevos, que sin vinagre no se pueden aliñar las ensaladas (el régimen…). Pensamos que con una cestita tendríamos bastante y de sobra, porque total… y salimos con dos cestas llenas hasta los topes. Eso si, en mi descargo diré que casi todo era fruta y más fruta.

    Lo del dinero, yo tengo un dicho “adaptacion de Einstein”, “el dinero ni se crea ni se destruye, sólo cambia de bolsillo”. Por eso no hay quien encuentre en toda europa billetes de quinientos euros… los tienen escondidos cuatro afortunados en dinero negro, bajo ul baldosín de su casa. Que en billetes de quinientos es muy fácil esconder fortunas.

    Ya verías, si de repente decidieran sacar de circulacion legal esos billetes, cómo empezaba a correr la pasta, al tener que desahacerse de ellos. Es como cuando quitaron la peseta, que salió al mercado todo el dinero negro acumulado porque había que quitártelo de encima corriendo, y como si cambiabas más de x cantidad los bancos tomaban nota de quién y cuánto…, pues a gastarlo.

  5. Ana Azul dijo:

    La verdad es que nos gastamos mucho dinero en caprichos y chuches, pero si no hicieramos eso de evez en cuando ¿que sería de nuestra existencia sin una caprichito? Yo es que me muero por los palotes y las chuches esas de goma que deben tener mogollón de colorantes y yo que sé más, pero es que están riquísimas.
    Y bueno, encontarse y charlar un rato tampoco viene mal pero no sé porqué cuando se paran los demás yo no tengo tiempo y cuando me quiero parar yo, los demás son los que no lo tienen. En fin, si no fuera por esos ratos…
    Chao
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s