Berritoten

Ya he acabado los exámenes de esta semana, ahora quedan los de la que viene, y ahora, en este momento, es como un respiro raro, aunque así pensando, en mis tiempos pasados de estudiante, y mira que me metía en líos; muchos más que ahora…, y, trabajaba en dos sitios a la vez que cursaba dos cursos totalmente diferentes, a todo llegaba de sobra, y a pesar de esto, pues no los recuerdo con tanta presión como estos, imagino que será que ya soy mayor, más tonta que entonces y, con demasiadas cosas en la cabeza  como para que no me suponga un mayor esfuerzo. No sé.

Por lo menos el de inglés no me lo suspendió, al contrario, salvo los dos errores de la parrafada en la que me dejé llevar como una niña pequeña con pataletas, he aprobado, ahora queda saber de los otros dos, y vamos, para el aprobado sé que llego de sobra.

Lo cierto que tenía ganas de llegar a casa y tras hacer lo urgente y eso que no llego por la mañana, tenía unas ganas enormes de sentarme y dejar los dedos correr por estos lares, dándome igual que cuentan, tan solo eso, como en aquel entonces haciendo ese deporte que tanto me gustaba, media maratón, qué era malísima, y si un día lo tenía bueno en competición, pues esperaba a mis compañeros animándolos, no me gustaba llegar a la meta sola, en todo caso esperaba al que me seguía y entrabamos juntos. Era un caso, un desastre, si ganaba algo mandaba a un compañero a recogerlo, no me gustaban los premios.

Lo cierto, ejke añoro, quitando los días previos a las carrerillas en las que participaba,  los 20 kilómetros casi a diario que de noche, quitando horas al sueño, y con aquella grabadora reversible que me trajo mi tío de Canarias, donde llevaba los temas que debía estudiar, hoy, poner los dedos aquí, necesito que resulte una sensación similar, pero ni sudo por esfuerzo, bueno, sudo por los sofocos estos de estas cosas que trae la edad, pero, ni siento el aire, ni aquellas desazones de mirar la hora para poder dosificarme, ni ese silencio extraño donde hablan las estrellas, ni ese redoble de los pasos con eco cuando pasas la puerta de un cementerio, donde los campos, los viñedos, se llenan de ruidos de pequeñas criaturas y las lechuzas parecen perseguirte.

Ahora los ruidos vienen del salón, padre e hija discutiendo, mimándose y formando sus algarabías por sus cosas, cantando, comentando de sus deportes, los exámenes… y así pensando todo son sonidos,  sonidos que trae el aire, un aire distinto al de aquel tiempo. Un tiempo de hoy, un tiempo distinto.

Qué cosas, no sé por qué siempre echamos de menos el pasado, ¿por qué no echaremos de menos el futuro? Por lo menos para soñar…

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Berritoten

  1. Ana dijo:

    Ademas de verdad con lo barato que es soñar…
    la verdad es que el pasado siempre nos parece mejor no se si será por eso de que es pasado… un besito Imperio.

  2. puck dijo:

    Del pasado echo de menos cosas, pero si lo voy a pensar no demasiadas, aunque sí importantes. Quizás lo puedo tener de otra manera, en otras situaciones, con otras personas, lo tengo.
    Besis reina.

  3. Ana dijo:

    ¿Porque nos parece el pasado mejor? Porque seleccionamos los mejores recuerdos y la mente que es tan sabia se queda con muy pocos malos almacenados.
    Feliz fin de semana guapa.
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s