Berribuscando

.

Ando buscando algo que no sé dónde los he dejado, los perdí cuando la ciática y este dolor ya viejo de espalda cortada, hizo su aparición de estrella fulgurante y famosa que necesito olvidar, además, los paseos de sábado y domingo creo que, por esconderse no se esconden; en algún sitio los habré dejado, seguro que sí, en algún sitio los tendré.

Digo yo que con suerte para la semana que viene los encontraré, desordenada no soy, y por echarse, se echan de menos cuando no se usan, y es curioso, cuando se usan siempre parecen a más de lo mismo, quizás por eso los pierdo y no los encuentro, para que cuando los use los aprecie.

El tiempo está cambiando, igual por eso también apareció este viejo dolor y no encuentro: los paseos, las mañanas de plancha, de lavadoras, de despachar de los rincones que entre semana se esconden las pelusas, aunque el preparar trabajos para el cole está, los tengo, aunque sentada me acuerdo de toda la familia de aquellos hombres que nunca dejaron a mujeres ser importantes en la historia, y directamente maldigo su estampa, me irritan, me cabrean, me dan ganas de ponerles un cañón en salva sea la parte y decirles, “eh tú, que hubo mujeres…” pero es luchar contra la nada, incluso hoy, pues qué mujer hoy sería capaz de hacer lo que los hombres nos han hecho a lo largo de la historia y ningunearlos ahora, pues qué mujer normal deja a su hijo de lado, pues somos las madres de esos que durante siglos nos usaron de nada, de florero, de animal sin opinión, con lugar sin reconocimiento: en la cocina, en los campos,  en el arte, en las guerras, y como lindos íconos que no eran nada, cosas que se preñaban, que engañaban, y éramos cargas para esos pobres, estos hombres que hicieron la historia y nos negaron el arte, la escritura, y tantas cosas… cómo la libertad de elegir, incluso hoy,  la actualidad tiene sus trabas, y ya no es solo culpa de hombres, sino nuestra, de las mujeres, pero es eso, qué mujer ningunea a su propio hijo, si somos sus madres…

Ayer, antes de ayer, el mes pasado, día a día; es como si me hubiera convertido en un barco a la deriva, soy esas velas a las que empuja el viento de manera desordenada, pues si hay una mala noticia me apena y ni me llevan a mal puerto, pues me dejan abandonada en un océano de amargura. Si por el contrario las noticias van bien, y son buenas, me dejan en algún sitio de este océano seco, aunque si lo pienso, si el sol y la brisa repica en mis velas soplando a favor por buenas noticias, aunque navegue sin rumbo, al final me deja en este océano seco de viñas perdido, en un banco de peces sarmiento donde las sonrisas son naturales y burbujean.

Sospecho que todo está en ese aire; en sus variantes, que sopla, que ordena y desordena todo,  claro, si yo le dejo, pero me temo que para navegar en mi propio beneficio, manejando el timón, he de convertirme en piedra si no quiero que me amargue el devenir el día, ese que no va con el calendario…

Quizás sea que no uso bien el timón, todos tenemos un timón con el cual dar giros y conducir las situaciones, pero, me da que no es cuestión de buen manejo ante determinadas tormentas para salir ileso, aunque no sé, a veces siento que todos nos dejamos arrastrar por el viento, permitimos, así empuja en su dirección  caprichosa, y sin poner remedio, sintiéndonos culpables por que la tormenta de ciática hizo aparición, y como soy de tierra seca bañada por campos de viña, el aroma del sarmiento que exhala alcoholes, seguro que, por echarle la culpa a algo, emborracha mi razón y no me deja asentarme y virar el timón lo suficiente para no caer en el embate de las olas.

Y sé, tengo tan claro que todo depende de ser buen navegante, de usar el timón dándole la dirección y colocar las velas para que empuje y me lleve en la dirección correcta, pero también sé que la brújula la cerré hace tiempo, no la quiero usar, no hay a ningún sitio al que ir que no mande el día, que no cueste esfuerzo, que no desgaste la realidad limando sueños y reste valor quitándoselo al tiempo, ese que cae día a día sin esperarme.

Por todo esto la guardé, no abro la brújula, no quiero ir a ningún sitio, tan sólo trabajo para que siga buscando el norte, aun sin usarla; que siempre apunte al punto más lejano: rumbo perpetuo al día siguiente. Y una vez que llegue  a ese punto tan distante, con el aire que sople y por fuerte que sea, vire mi timón sin convertirme en piedra, sonría, aprenda, comprenda… a pesar de todo.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Berribuscando

  1. puck dijo:

    Espero que se te pase pronto, reina. Sin dolor pareces mirar más allá del día siguiente, aunque no sea en cuestión de tiempo, parece que ves más amplio.
    Es una lástima que haya alguien que pueda tratar todavía a otro como una cosa, aunque el dicho ese de trata a los demás como quieres que te traten a tí todavía queda lejos de la forma que tenemos de tratarnos en general, pero va, supongo que evolucionaremos, ojalá lo vean mis ojos.
    Un abrazo preciosidad.

  2. María R. dijo:

    Que sensible que es el cuerpo! en cuanto nota cambios, allá que te va a recordarnos cosas que no queremos. Y la mente que tampoco para, nos recuerda todo lo que echamos de menos y lo que no, también.
    Buenas tardes y que tengas alivio.
    Besos

  3. “Así que es cierto, siempre se puede encontrar algo bonito, algo nuevo, echarle ganas e incluso a lo usado sacarle punta y algo divertido, ni lo dudes, la rutina no existe, si tú quieres que no exista, claro.” Esto es parte de un comentario tuyo en mi blog, es peculiar que te posteen con tus propias palabras, pero pensé que venían al caso. xD

    Espero que te mejore la ciática. Creo que he leido que eres de logroño en algún post? puede ser? si lo eres, tienes suerte, un paseo al borde del Ebro que es tremendo para pasear, solamente fui una vez pero me encantó, y además las bicicletas del ayuntamiento me salieron gratis por ser turista. xD

    Un saludo!

  4. Ana dijo:

    Cuando menos te lo esperes lo encontrarás paisanuca, grande el video de la entrada anterior… y de este. un placer pasarme por aqui una vez mas.

  5. Ana dijo:

    Te deseo que te pongas buena pronto. Disfruta del sol y la primavera y seguro que mejorarás.
    Besitos
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s