Superberris

Berrear por berrear, encontrar el equilibrio. Me hace tanta gracia el equilibrio, tan frágil y tan sólido, que solo depende de estabilidad, así de simple, y tiene guasa don equilibrio sí, pues un gramito más hacía allá, y ya no hay equilibrio y, otro gramito más hacía acá, y pues tampoco. Qué gracioso.

Total que, al final sabes que no depende del todo de ti, pues llega una temporada de esas malas y hacer puñetas tu punto medio, aunque lo cierto, ejke con dosis de humor, pues todo se supera, que además, humor no es lo mismo que alegría, pues el humor tiene su punto irónico, crudo él cómo nada, pues es un poco como aquellas sábanas de esas de antes, que podías estar planchándolas horas si estaban secas y nada las arrugas eran como permanentes, pero las mojabas, y conseguías no solo plancharlas, sino un olor único, y con su dejarlas lisas, planchándolas mojadas, en un santiamén conseguías lo que era imposible en horas si estaban secas, es como eso: un comparativo equilibrio ante lo imposible con un simple cambio de posición, de seco a mojado, que si te detienes y piensas, voila, encuentras cuando estar seco o mojado y, eso, voila don equilibro y a respirar tranquila.

Así que, pienso que, no está en el tiempo que le dediques a estar equilibrada, sino a saber en qué punto hay que echar esa marcha hacía un lado o hacía el otro, que parece tan fácil, pero es tan difícil.

La cosa que he aprobado inglés, pasó limpia al siguiente curso, todo aprobado, y sin embargo me siento tan triste, que no es pereza por tener que empezar en nada de nuevo a la batalla contra reloj, no es eso, es tristeza, ando decaída, sé que tengo un lío enorme en mi cabeza, tantas emociones a la vez, pues no son digeribles, aunque habrá que tomarse un par de kilos de Omeoprazol y a digerir, no queda otra.

 Pero me lleva a afirmar, coñe, qué cruda es la vida, tan desagradable  a veces ella, que te hace bailar sobre agujas romas que, es curioso, pero para no tener punta a nada que te mueves, te enfilan y hacen de ti un pendiente colgando en el abismo de esas nadas, que jamás llego a entender, quizás por eso, porque llevan tantos todos, que si por lo menos llegaran uno a uno…

Hoy, que he sabido que he aprobado inglés, y no me  he sentido nada de feliz, pues me he sentido como aquella vez hablando de la luna con gente que tienen  títulos, a los que nunca ya ni sueño llegar a tener.

Hablaban de la luna, del influjo de las mareas, de pesos atómicos, de inercias, gravedad y demás cilindradas, para pasar, en un salto mortal, a hablar en un comparativo humano, de la armonía, del deseo, vamos que, me di cuenta más que nunca como cuando la gente controla datos, hacen una mezcla explosiva: la cultura con los sentimientos, -pues, con eso tan simple, dominar datos, anda que no puedes hallar las más bruscas contradicciones. 

Ese día, que estaba escuchando tratando de aprender algo, dije, atreviéndome en mi ignorancia, que la luna es bipolar, pues de ser ella humana, por dejar, se deja llevar por fuerzas mayores supuestamente que ella sin intentar controlarlas, y como, se supone debemos hacer los humanos para no perder el norte, que hemos de estar en ese equilibrio entre el ying y el yang que tanto hablan los orientales… cuando, nosotros, de ser como la luna, que no distamos tanto en lo que estamos formados, pero, si nos dejásemos llevar, al igual que ella por sus cilindradas y demases cósmicos universales, nosotros, de hacer, lo hiciéramos igual que ella por el influjo de la vida, esta que nos lleva por torrentes insospechados a nosotros los humanos, hemos de ser nosotros solitos quien nos detengamos, pues de no ser así, de fijo nos trataban, de seguro, de bipolares o trastornos similares, aunque, el dejarnos arrastrar por  las circunstancias fueran toda una gama exhortante y explicativa ante lo que sentimos y estos fueran motivo para mostrar y actuar, si de ser fuésemos la luna…

Se callaron, ya no hubo más polémica, aun no entiendo porque, y preguntar pregunté, quizás no quisieron explicarme por qué vieron mi incultura, pero la cosa es esa, que hoy me siento igual, aprobé inglés y no me siento nada bien.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Superberris

  1. puck dijo:

    Bueno, entonces habría que buscarle el punto positivo, si hubieras suspendido puede que te sintieras peor, o quizás no porque lo esperabas. Yo me alegro por tí y tú alegrate de que yo me alegre ☺ ♥, que se te da mejor alegrarte por los demás.
    Yo lo de la luna no sé, solo me subo a ella algunas veces. Ven anda, sube conmigo, mira que visión panorámica.
    Besis reina.

  2. Jaimita dijo:

    Bueno a mi me pasó también algo parecido con el examen de inglés.Es un idioma que odio en demasía,vamos que lo tengo no solo atragantado si no también atravesado.Total que estudié lo mínimo porque no habia manera de que yo me entendiera con el y con su mania de escribir las cosas de alrevés.
    Cuando me dijeron que lo había aprobado me quedé tal cual,ni ilusión,ni alegría,ni na de na.Supongo que es porque tanto me daba aprobar como suspender,y que como por el no tengo cariño ninguno pos no tenía motivos por alegrarme.
    Besotes de buenas noches mi niña.

  3. Ana dijo:

    ¿Y PORQUE NO TE SIENTES NADA BIEN? APROBASTE INGLÉS Y ESO ES MOTIVO DE ALEGRÍA ¿NO? ANDA ANIMATE, QUE CREO QUE ESTAS UN POQUITO BAJA DE MORAL.
    CHAO GUAPA
    ANA

  4. Aire dijo:

    Hola, ola de mar…
    Mmm, che..quizá sea porque , pero solo quizá, eh? Te lo digo porque a veces me ha pasado algo similar, he conseguido algo que supuestamente quiero y me siento triste. Pienso que cuando me ha ocurrido eso ha sido porque lo conseguido no era lo que yo quería en realidad, si no lo que se supone que tengo que conseguir, según otros u otras, según ambientes y ambientas…( ja), es decir…lo hice o lo trabaje sin ninguna ilusión y ver bien terminado algo que no me hace ilusion, siempre me entristece, porque es como si me hubiera vendido o algo así. Pero bueno, esa es mi razón habitual, creo.
    Yo estoy ok Shi, el poema es triste porque siempre me ha parecido triste el mar y tambien el aire. El uno porque a pesar de su belleza y poder, está encerrado, y el aire , porque es incapaz de parar..ya ves, igual viste mi sino, tan bonito y tan pesado otras veces.
    Pero bueno, me has visto en realidad, te lo confieso. Y es que en algún momento en estos cuatro dias que me he cogido para disfrutar, recordé todos los asuntos pendientes y dificiles y complejos que van a estar esperándome en el aeropuerto de la ciudad donde vivo. Igual fue eso…que por más que me mueva, hay cosas que permanecen esperándome…
    Un beso, del Aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s