Berrintte

  Nunca existe una hora especial para que sucedan las cosas, pero me gustaba aquello que contaban de la hora nona, aunque, cuando supe que era, me decepcionó, imaginaba una hora más mágica.

  Cada día no queda otra que salir a la calle, y antes de emprender la tarea de chapa y pintura envuelta en la toalla, con otra recogiéndome el pelo, me sobraba tiempo para dar un paseo antes de subir al autobús rumbo a ese nuevo destino, el mismo que la otra vez, asomaba tan mal…, pero al mirar a la puerta de la calle, caí en la cuenta que no había limpiado el paragüero,  golpeé retirándolo y despertó esa hora nona, que a veces llega tarde, aunque no deja de ser un rezo a las tres de la tarde, a pesar que por hora, fuera esa que en realidad de ser sería prima.

-Hola, creo que soy un paraguas, sonó, ¿y tú?

-Una mujer limpiando justo antes de irme a la calle

-Y, ¿qué es eso? Dijo el paraguas seguro que por preguntar algo

-Oye, que yo no soy eso, le dije, ni esa, simplemente soy yo, Imperio es mi nombre, la que ahora te sacará de donde estás para limpiar tu aposento, ¡Qué debes ser rico, ningún pobre tiene criado¡

-¿Criado? ¿Qué es un criado?

-Y un paraguas, ¿qué es un paraguas?

   El paraguas rompió a llorar, lloró tanto que hizo en el suelo un charco.

-Pero, ¿por qué lloras?

-No lo sé

-Pues estamos igual, yo sé muy poco de todo, bueno, por saber, más bien no sé nada, aunque es irónico que llores, le dije, igual no estas llorando y estas sacando el agua que no resbala por ti  y que tragas para que yo no me moje

-¿Tú no te mojas?

_Claro, no me mojo contigo

_Entonces, tienes que saber quién soy

-Pues no, no sé quién eres por qué los paraguas no hablan

-¿No hablamos?

-Pues no, no habláis

-Entonces, igual no soy un paraguas

-No sé, te compré en los chinos un día que jarreaba y como salía de la peluquería, -paraguas entonó, qué es la pe… y guardo silencio, y peluquería, le dije, es un lugar donde a las mujeres nos ponen guapas, bueno, a todas menos a mí

-Y por qué a ti no, ejke no sois guapas las mujeres, y qué es ser guapa, y qué es una mujer, y por qué las ponen guapas a todas y a ti no… no parando de preguntar una y mil cosas -sin decirle ni una sola palabra más, mirándolo muy fijamente, le guiñé un ojo y lo abrí.

   Paraguas continuaba preguntando con una voz como si algo le hubiera hinchado los mofletes- Zotorro quez ma pasao.

    No pude por menos que soltar una carcajada, paraguas, al abrirlo me di cuenta que, tenía unos preciosos ojos azules que contrastaban con el casi amarillo ralo de su tela. No le dije ni una sola palabra más, y a pesar que abrir un paraguas dentro de casa dicen que trae mala suerte, ni con mala, ni con buena  iba conseguir sacar partido de mí frente al espejo, así que, me dejé de gaitas y me arregle, cerré de nuevo a paraguas y le lleve a enseñarle un trocito de la ciudad, justo hasta el autobús.

   Como no llovía y paraguas cerrado me di cuenta que tenía los ojos como si estuviera durmiendo, lo abrí y lo puse a modo de sombrilla; es una estupenda sensación llevar así uno en días cuando el sol no luce y las nubes se hacen las dueñas de todo.

   Nada más abrirlo  paraguas comenzó a hablar, no callaba, le abrí del todo su patita, y vi que tenía lesionada una varilla, rauda y veloz saqué de mi bolso el mini-costurero y lo reparé, su voz sonó igual que cuando me saludó la primera vez.

-Gracias por sanarme, sentía una especie de punzada y no sabía que era eso, ¿eso es dolor, no?

-Sí, aunque no sabía que a los paraguas os podía llegar a doler algo

-Ni yo, desconozco todo y el caso que sé cosas que no sé por qué las sé

-No te apures, un día u otro se recuerda y cuando necesitas lo recordado, es precisamente cuando no aparece, soy una experta en eso

-¿Qué es ser una experta?

-No sé, sé muy pocas cosas, y tú, ¿qué sabes?

-Pues sé que vine en más medios de transporte, pero el último fue un camión, ¿tú sabes qué es un camión?

-¡Hombre! Sé pocas cosas, pero tú cuenta, lo que no entienda te lo pregunto, ¿vale?

-Pues llegué en eso, en un camión, pero hay cosas que no entiendo, ya que, recuerdo volar, mi tela lo sabe, ella me lo cuenta, y mi cuerpo me cuenta otras cosas que tienen que ver con lo que era antes, debía ser un coche, pero no lo tengo claro. Y además, me fabricó como lo que soy ahora un hombre que lloraba, decía que las mujeres no tienen corazón.

-Vaya, estás lleno de mil experiencias entonces

-¿Experiencias, qué son experiencias?

-Momentos vividos,  momentos son cosas como lo que hacemos ahora tú y yo, tiempo que compartimos y cosas con el tiempo y aprendizajes, no sé cómo explicártelo mejor

-No te preocupes, tengo tiempo para pensar e intentar entender.

-Ya, ya imagino, e imaginar es soñar cosas que no suceden en la realidad

-Ya, ya sabía que era imaginar

-Vaya, pues ya sabes algo

-Sí, algo sé, pero como tú, muy poco de todo de lo que hay para saber algo

  Empezó a llover y a paraguas le guarde bajo mi abrigo, camino al autobús le dije que hoy iba ser su paraguas, me llamó egoísta, que mojarse bajo la lluvia lo recordaba como una buena sensación, así que lo abrí y nos mojamos los dos.

  Un día, le llevaré a jugar en un charco, le pondré en el mango una bota de agua, ¡Ná, mejor que vaya descalzo!

 Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Berrintte

  1. puck dijo:

    Paraguas quería desplegarse y mojarse, algo así como cuando pisas los charcos. Tu mundo de sentimientos es todo un mundo, quizás a todo le pones sentimiento, a objetos inanimados que están contigo, a un animal, a un ser inventado… puede que te guste sacarlo fuera de tí, aunque sea trasladándolo a esos objetos. Igualmente lo sacas, no se en qué medida, eso solo lo sabes tú, y llega.
    Besis ciela.

  2. Jaimita dijo:

    Ostras la próxima vez que abra mi paraguas pondré atención haber si me dice algo,si le da por hablarme te juro que del miedo lo suelto de golpe y salgo a escape!!!
    Me encantan tus cuentos,son tan especiales…
    Besotes mi niña.

  3. Ana dijo:

    Escucharé a mi paraguas porque a lo mejor le estoy tratando mal y no me entero.
    Chao
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s