BerriCuándoNo

Tengo que irme a dormir, pero no hay manera, el caso que se me cierran las persianas, pero nada, me meto a la cama y solo molesto a don soseras, me apachurra entre abrazos y me lanza la nana del ea ea, además lo despierto pues acabo enredándolo con otras tareas y tiene que madrugar, y claro, entre lo uno y lo otro, pues acabo levantándome enfadada, y no sé, pero está roncando a su pleno rendimiento, entro a la cama y me dice: no te despertaré o no te dejó dormir, ¿es por eso, no? Qué pesado que es, si él no tiene la culpa de que no me duerma, y encima es eso, apenas ronca, si por lo menos roncase fuerte para quejarme de que no duermo por su culpa, pero nada, ni esas encuentro para meterme con él ahora que no me duermo, si ejke es un soso, por algo le llamaré soseras.

Además, creo que ronco más que él, o eso creo, no me he oído roncar, pero si me quedo boca arriba me garantizan que sí ronco, pero lo que es yo, escuchar no me he escuchado nunca, bueno sí, ahora que recuerdo una vez… qué cosas, qué vergüenza, estaba en un velatorio, era de la madre de un amigo, un amigo de esos muy enmadrados, y la señora, bueno, pues como todas las madres de hijos enmadrados, es decir, pesadita ella, descanse en paz.

Viajé para estar con él, puesto que estaba, según me dijo, con ganas de hacer una locura, y la verdad que me lo imaginé metiéndose en el féretro con su madre, y es buen chico, la verdad que un encanto, pero enmadrado como nadie.

Así que caminito a estar por lo menos en el velatorio con él, al entierro no podía quedarme, y entre que me llamó a las 3 de la mañana, el viaje todo el rato al teléfono con él, y que no había dormido, entre que en un velatorio no haces nada, de hecho solo hice estar a su lado, abrazarle y quitarle mocos y lágrimas.

Fueron horas a su lado, en la puerta del tanatorio esperando que abriesen, luego en el tanatorio, todo se hacía eterno, pero un rato, tras su treinta última vez de decirme: gracias, sin ti no sé qué hubiera hecho, y como era la ya hora de comer muy pasada, casi hora de merendar, y él se negó a moverse del lado de su madre, me quedé con él, y se quedó calladito, no habló en mucho rato, y yo me quedé en ese duermevela sentada en un sofá pegadita a él, con el pañuelo en la mano para sonarle, limpiarle las lágrimas y los brazos dispuestos al abrazo, la verdad que ya me dolían, pero por un amigo cualquier cosa.

No sé cómo fue, pero oí un estruendoso ronquido nasal y mandé callar sin apenas abrir los ojos, y cómo quien fuera no paraba de roncar, qué falta de respeto me decía o dije. Me asusté, mi amigo rompió con una carcajada fuera de toda norma, él tan lleno de pena y pesadumbre por perder a su madre y estaba a carcajadas, y ejke, la que roncaba era yo entre ese duerme vela que me encontraba sentada y con la cabeza hacía atrás, la boca abierta, y yo, yo misma, era quien mandaba callar…

Así que aquí estoy buscando en que pensar, estoy harta de estudiar, mañana tengo un examen de órdago la grande, y además, una entrevista de trabajo, y creo que iré con la ojera puesta.

A ver si encuentro algo en que pensar y así me quedo dormida, no sé, pero tenía que existir una guía de pensamientos que duerman, ¡Qué yo hoy los necesito más que nunca, joeeee¡

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a BerriCuándoNo

  1. Aire dijo:

    Duermete niña, duermete ya..que mañana el exámen vas a superar.. si? Espero que no leas esto en tu madrugada ( mi noche), porque significará que sigues ahí. A veces funciona el truco de recordar momentos felices y tranquilos: una tarde enla playa, o jugando , o algo que has visitado, así como no se puede pensar dos coe sas a la vez, dejas de pensar en ese pensamiento invasor, o esa ansiedad o nervios. Pero solo funciona a veces, eh? , te lo dice una insomne profesional…

  2. Chus dijo:

    Yo las vísperas de exámen raramente dormía. Ya podía estar estudiando o leyendo cómics, igual daba. Lo malo era cuando se acumulaban varios exámenes seguidos sin tiempo de reponer entre uno y otro… En uno de fonética me quedé frita sobre la mesa.

    Ayer yo también tardé en dormir. Igual que tú, apachurrada por el medio limón (que este sí que ronca, y ayer además, debe ser por el catarro, hacía unos ruiditos muy raros). Y cuando por fin me dormí… zas, el despertado.

    Entonces es cuando una se levanta y piensa: a dónde voy yo, en pie antes de las ocho, con tanto sueño y sin ná que hacer?

    En fin… Felices sueños, cuando lleguen.

  3. puck dijo:

    Es que es de lo más traicionero que existe, el ronquido, hay que pillarle cuando se está despierta y va y se esconde. Debe suceder en un estado de relajación sublime, y digo yo, por qué no aparecerá en cualquier momento, en un paseo, yo que sé. Si me he sorprendido alguna vez con alguno en eso de que vas a despertarte, en ese tránsito.
    Te deseo buena suerte con todo.
    Besazos.

  4. Jaimita dijo:

    Juassss,te imagino dormida en la postura que has descrito y me meo de risa!!!
    Bueno veamos la parte positiva,por lo menos lograste arrancarle una sonrisa al muchachote.
    Besotes wapísima!!!

  5. Ana dijo:

    Pues sueña con el examinador y ya verás como en sueños practicas con él el boxeo. Juasss. (Esto es broma, que la violencia no es buena para nada ¡ehhh!) Pero bueno, como es en sueños…
    Que duermas bien.
    Chao
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s