Berriatisbo

Qué cosas, como me sienta mal el zumo de naranja, pero estoy con el mismo trancazo que don soseras, bien pensé que dándole más zumos, con esto de dos que duermen en el mismo colchón, pues qué algo se pegaría, pero no, me da que la ingesta es algo que no se comparte.

Mi hermana siempre me llamó psicóloga barata, abogada de sequero, entendedora de mundos complejos, domadora de mariposas y tantas cosas, como me acusaba de exprimir el aire y sacarle jugo. Ella, cuando yo de niña tuve una víbora la cual nunca me mordió, ella apenas contaba con cuatro años y me decía, has convertido un diablo en mariposa, cuando fue mayor, y tocaba enfrentarse a algo complicado, me decía: saca un ratón para el prenda, que la mariposa tiene hambre. Hoy, es uno de esos días que no sé cómo poner en primera persona algo que está pasando…

Y ejke a veces, es como si necesitásemos un sentir a la vez, un mismo efecto del mundo que nos rodea, o casi como que quisiéramos formar parte de algún tipo de medicina alternativa, y no ya sólo que se cumplan nuestros deseos, sino que mediante todo lo que está a nuestro lado, en un sí rotundo sea un a la vez, un yo y yo hasta el mundo tiene por fuerza que ser un yo.

En su día pensaba que esto era un egoísmo profundo, como ser el ombligo de un todo en el que nosotros somos lo esencial, todo lo que gira y se detiene, y aunque en realidad es así, no es tan cierto como lo parece, no, y por mil razones.

Una de ellas, al menos a mi parecer, ejke cuando participas de esa comunión entre tu propio mundo, de pisar ese kilómetro que como mucho es cuadrado, en eso que nos movemos y desarrollamos la vida, como en un gesto infantil, llegamos a creernos transparentes, como si fuéramos agua del mismo arroyo y, sin darnos cuenta creemos, que nos conocen tanto que a eso van a responder, sin mucho planteamiento a vernos, a actuar, a ser eso que somos.

Y, nos olvidamos que cada uno tenemos un camino, que nuestros pies solo se apoyan en dos sitios para detenernos y en uno mientras caminamos, y sí, podemos ir de la mano, mirarnos en el mismo espejo, sentarnos en la misma mesa, depurar los residuos en el mismo baño, pero, nuestros sentidos están diseñados para nosotros mismos, e incluso ellos, según nuestro estado anímico, nos devuelve diferentes visiones, a pesar de que pueda ser siempre la misma.

Con este entramado de sensaciones, observo, y entiendo, como a veces queremos cerrar el mundo para que sea solo nuestro, rodearnos, que de hecho así lo hacemos, con quien saca o creemos que saca lo mejor de nosotros, quien nos aporta todo eso que con ellos, pues parece que todo es mejor, no perfecto, ya que, horror solo el pensar un mundo perfecto, aunque sin saber por qué en realidad lo perseguimos, pero por querer no lo queremos.

Muchas veces, cuando sientes un halo de fracaso, de terror, de incomodidad, cerramos el mundo definitivamente y nos quedamos con quien pensamos puede compartirlo de igual a igual, pues la necesidad apremia un entre nuestro mundo de seda, y sentir que no nos juzgan, que nos entienden, aunque en realidad, es simple, mientras que no cambies, que no modifiques ni una sola de tus conductas, puedes tener tu mundo de lo más abierto, ya que nadie se entrometerá a tus cosas, a tus sensaciones, nadie ve cambios, por tanto, nadie sentirás que te ataca, pues en realidad solo atacan a los cambios, incluso los que ni nos ven.

Y eso es divertido, pues cambia y el mundo se pone en tu contra, así directamente, y ejke es duro no encontrarte con las mismas posiciones, esas que necesitamos, como si fuera un orden en el caos que cada uno somos, ya que, necesitamos un igual de quien conocemos, y si buscamos es para encontrar lo mismo, pues no me hagas tener que volver a ordenar mi mente y saber quién eres o qué necesitas a cada momento, que me agota e incómoda… así que, sé que la etapa más difícil es cuando deshechas eso que no quieres tener, ya no lo necesitas, lo has superado, pero el resto de tu mundo busca en ti eso que siempre has sido y se incomoda si no lo tiene, lo buscará de ti, lo provocará de ti para que seas quien siempre has sido, pues en el fondo, lo que tú has sido te colocó a su lado, y si lo cambias, no te tiene, así que lo necesita para su propios propósitos, por tanto, si estás con gente que solo te quiere tal y como eras, no los dejes, demuestra que eres tú, que no te pasa nada, solo que has superado cosas que te ataban, pero claro esto cuesta sudor y lágrimas, y con lo bonito que es lo fácil de dejar atrás…

Así que, cuando queremos cambiar, es más fácil, y desde ese momento buscamos esos cómplices que permitan nuestro cambio sin que sintamos que nos juzgan, sin disputas, y con ellos, con los nuevos encontramos un lugar cómodo, sobre todo entre esos que nos den ese parabién y todo lo hagamos bien. Luego descubres que son más falsos que una moneda de dos caras, puesto que no te miran, estarán mientras te dejen sus propios intentos de cambio, sus intentos de tener un lugar donde sea, pero mientras tú notes que te dejan cambiar, ahí te quedas, en realidad rodeado de mierda.

Esto, como a la larga agota, y sobre todo aburre, pero en un principio sientes como que estás mejor, ya que sobre todo, pensamos que es amigo quien todo lo da por bueno, cuando en realidad un buen amigo no te juzga, pero, te dice lo que te ve mal, aunque eso conlleve a enfados, pues un buen amigo no necesita defenderte delante de nadie, incluso puede criticarte, pero cuando te critican, incluso puede decir, tienes razón, pero eso que dices de esa persona, es por qué no le conoces, y como a esa suerte no llegas, por eso ves y dices lo que estás diciendo… y como les fastidia esto, así van, a todo trote a inventar mentira sobre mentira. Cosa que es muy divertida, me encanta cuando vienen a contarme chismes, puesto que tiene sus ventajas, ya que, escucha que te están diciendo, y te darás cuenta que, todo en realidad es el juego de dime tres de mis defectos y virtudes, jamás te dirán ni uno solo tuyo, todos los tendrán ellos, puesto que solo decimos que nos preocupa de nosotros mismos, incluso hablando de los demás, hasta inventando mentiras que dañen. Somos muy poco creativos, jamás decimos nada que no tenemos.

Pero claro, es normal que cuando se quiere cambiar, se busque un mundo y aparte, tú no estás para aguantar nada, y buscas caminos nuevos, entornos nuevos, aunque el agua que somos vuelve a su cauce y necesitaremos de esos que hemos tenido que son de verdad, ya que, creamos que no entran en esa nueva etapa que nos hemos propuesto, y merece el riesgo, total solo estarán en nuestra vida quien realmente tenga que estar, aunque echemos de menos a esos que hemos tenido siempre…

Existen miles de razones más por las que al querer cambiar hacemos un inciso y cerramos, desalojamos a quienes pensamos que no nos permiten avanzar,  para así tener nuestro punto y aparte. Tenemos motivos para hacerlo, son razones que, por tener tienen su punto de ternura, puesto que, al no encontrar paz en nuestro interior, pensamos que es el exterior quien lo daña, y es lo de siempre con el mecanismo de la culpa, pues al ejecutarla nunca la tenemos nosotros, y esta siempre es nuestra, aunque no queramos reconocerlo, siempre es nuestra.

Lo exclusivo de quien pierdes cuando genera su nuevo mundo, y te deja al margen para rodearse de eso que piensa le hará cambiar más fácil, casi puedes anotarlo en el calendario, y en poco tiempo lo tendrás rodeándote en un te eché de menos, lo que ocurre que igual, no estuviste del todo en su mundo cuando creyó que te tenía, y claro, cuando regresa, ya nunca encontrará lo mismo, pues si algo tengo claro, ejke todos andamos, nos tumbamos y necesitamos muchos puntos para poder hacerlo, necesitamos más o menos cuatro apoyos para sentarnos, dos para andar y uno solo para caminar y dará igual la dirección, siempre será la misma, aunque el sentido, aquel que necesitabas como punto de fuerza, ya, por mucho empuje que des, ya nada será lo mismo, pero por lo menos, creíste que habías cambiado.

Y no sé, yo he sido, posiblemente, la persona que más cambios he tenido del mundo, muchos no queridos por mí, pues me llegaron solitos, pero, quizás por lo que recuerdo de mi abuelo, muchas horas buscando entre libros y charlas de mil preguntas, pues aunque seguro que estoy equivocada, hoy sé que cuando quieres cambiar, no tienes que ir a ningún sitio, ni buscar, ni cerrar el mundo, al contrario, tienes que conseguir que entiendan que has superado etapas. Y conseguir esto es fácil, pero no digo lo doloroso ni lo que se sufre y haces sufrir hasta que lo entiendan y tú mismo entiendes.

Y ejke, aunque cumplimos años no crecemos, puesto que somos animales comunes, pero inventamos algo que nos complica y continuamos sin entender, quizás por qué nadie nos lo explica hasta entenderlo, y esto, es algo tan simple como la jerarquía, el arraigo, los afectos… la tenemos, los necesitamos, pero no sabemos desprendernos, ni pedir, y sobre todo, no sabemos dar y recibir.  Pero claro, para todo esto, es lo que siempre digo: tesoro miéntele al mundo, jamás a ti mismo.

Lo divertido de todo esto, ejke en el momento que eres muy sincero contigo mismo, ya nunca nada volverá a ser como antes, nunca, ni en ti mismo, pero eso sí,  podrás mantener las puertas abiertas incluso de tu mundo más secreto, pues solo entrará en el quien tenga la llave.

Imperio, para ti, bueno tú ya sabes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Berriatisbo

  1. puck dijo:

    En la vida hay cambios repentinos que son los que más notamos, luego está el cambiar poco a poco. En éste último sentido me doy más cuenta cuando me encuentro con alguien que hace tiempo no veo, de esos que la vida te separa no por ningún motivo en especial, sino que te lleva por otro lado y pierdes el contacto. Cuando te vuelves a encontrar parece que los puntos en común son menos, o igual será que yo soy olvidadiza. Luego están los cambios voluntarios, que pueden ser tipo goma, es decir, estiras, estiras, parece que te has ido a otro lado y zas, vuelves en un santiamén, puede ser porque el cambio no fuera para mejor y de repente te das cuenta de que tienes que volver para no perder ese centro que se va moviendo. Y se me ocurren los cambios perpetuos, tipo saco la varita y alehop ahí lo tenía, en los que algo te hace daño mucho tiempo y eres capaz de ver por fin que ya no te sirve como excusa para sentirte mal, aunque tengas que inventar otra jaja. Pos eso, que cambiar es divertido, a veces no tanto, y en algunos cambios supongo que se te ve extraña porque es como si se perdiera algo de tí o esa sensación da, pero que va, sigues estando ahí enterita y mejor.
    Besis de año nuevo.

  2. Jaimita dijo:

    Ainss mi niña,¿te has preguntado alguna vez lo aburrida que seria la vida si no experimentáramos algún que otro cambio de vez en cuando?
    No todos los cambios son para mal,y hasta de los malos también puedes aprender.Lo que ocurre es que todo lo que es nuevo nos da un pokito de temor y siembra muchas dudas en nosotros,pero una vez pasadas las primeras impresiones nos vamos adaptando paulatinamente sin apenas notarlo.
    Juer,mira yo que bien hablada!!!
    Ya más pasao el griponcio!!!1
    Menos mal que tengo naranjas en casa……
    Besazos!!!

  3. cheshire55 dijo:

    hola, ola de mar…
    No me parece egoísta buscar la compañia de esas personas, a las que lo que les importa, so mos nosotros y no nuestros vaivenes, que saben que son para de nos. Estar con personas que sabemos que no s van a juzgar y cambiar de parecer según les de, en fin, es casi suicida, una pérdida de tiempo.
    por eso Shi…quiero que estés en mi nuevo blog, pero necesito invitarte por correo. Anda , enviame tu dirección para poder enviarte la invitación. Es que, sólo quiero compartir algunas cosas, con esas personas, con las que realmente estoy sin apariencias, libre. Seguiré en este tamb ién al principio, claro, e incluso escribiendo, pero el nuevo es privado es este: http://airecillo.blogspot.com, teóricamente no puedes entrar, si entras avísame que es importante!! Y si no, enviame tu correo, anda y duendecilla…., dime si quiero, anda..please…
    Uno beso, del aire

  4. Jaimita dijo:

    Hace un chistecillo antes de irte a dormir???

    ¿Cómo se dice suegra en griego?
    Estorbas. 🙂

  5. Ana dijo:

    Cuando intentamos cambiar es porque lo que hacemos o somos no nos gusta. Puede parecer egoista, pero no es malo intentar ser como uno desea para ser feliz, y si eso incluye estar con la gente que quieres pues fenomenal o si lo que deseas es estar sóla, pues bien también. Lo importante es saber encontrar el camino entre tantos senderos que hay, y luedo ir andando despacito a veces, otras deprisa y llegar a nuestra meta.
    Chao guapa (que filosofada te acabo de meter, ja,ja)
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s