Berriquejaclamada

 

 

Es muy similar quejar (quejarse, pero ni viene en la RAE, a no ser que se conjugue) que clamar, tanto que son sinónimos, pero no es lo mismo, pues quejarse, es lamentarse porque no suceden cosas a tu gusto, y clamar, es llamar la atención, a no sé qué, eso depende, digo yo. Y aunque no es así como define la RAE, pero no anda lejos.
Así que voy a quejarme: “AAAAAAAAAaayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy”
Y ahora clamaré:
“Eh, justicia, por dios, pio, pio, que se haga justicia” (¡Me cazaron, ay!” Prepararan mi jaula en la veda del halcón golondrino, clamo justicia (me pido una camisa blanca con puntillas para llevarla a diario en mi celda blanca y acolchada, pues una está loca y de ser así, las correas de Christian Pordios, o, de no haber, no exijo menos qué un Meda Lagana porfaplease)
Lo divertido ejke cuando nos quejamos, me pregunto si sabemos clamar nuestra queja, bueno, también dependerá, digo yo, de la proclama que hacemos de unos motivos bien determinados, si reclamamos o simplemente nos quejamos por deporte. Que esa es otra.
Y una, que es muy dada a la queja, lo reconozco, y clamar se me queda muy lejano, pues veo en ella, en la queja; todo un pozo de amplio espectro, tanto que, desde la queja, observo que, se ataca lo mismo con un NO dolor de tripas, a con, cuando nos sentimos “raros, raros, raros”, incluso a cuando no podemos con la vida y pedimos una carretilla para llevarla.
El tema ejke ando pensando en cosas raras, sí, pues intento entender como nos cuesta tanto consentirnos, pues muchas veces, hacemos de algo muy simple algo muy complicado. Sí, pues noto que si nos duele la tripa, nos acurrucamos y pasamos de todo, solo queremos que se pase cuanto antes. Pero si nos duele poco, aún pasamos de todo, tenemos molestias, pero si no nos duele nada, directamente es cuando nos quejamos.
Y es aquí, a cuando no nos duele nada, observo, que, por equivocarme seguro; cuando ante todo lo que pasa a nuestro lado, se nos abre la veda y a por la queja, a la protesta, a clamar en un entrelazando todo. Y, me preguntaba, si esto será estar vivos, pues nos lleva de camino a Ser eso: despiertos ante la realidad, a tener capacidad de síntesis, ¡qué hay que ver como suena de importante!
La cosa ejke estoy así, rara, y me pregunto que cuando nos interesamos por quejarnos, sin ser una queja razonada, con fundamentos, de esas que entretienen (oño, ¿dije entretienen? Joer comostoy) y al manifestarte, pues te hace ser una persona con dos dedos de frente, sensata, justa… y ejke, con todas estas cosas sociales, sí, como las guerras del mundo, las injusticias… pues todas estas cosas, pues que con ellas, que nos dan ganas de luchar, de protestar, de clamar al cielo, de ser eso, luchadores. Y hay que serlo que conste.
Pero, ejke es eso, hoy me ando preguntando que hay bajo la falda de la queja, el clamar, la lucha o la protesta, no ya de lo social, que si no nos quejamos, anda la ordiga lo que pudiera pasar…
Yo ejke soy así de inculta, pero me andaba preguntando en esas de: y que ocurre cuando nada nos interesa, cuando lo que tienes no puedes cambiarlo a lo bonito que lo quieres contar ante los demás…, es decir, cuando te sientes aislada, impotente, a cuando hagas lo que hagas todo esta mal, cuando estas cansada de repetir y tragar sapos y culebras, o simplemente cuando no ocurre nada nuevo y todo nos agosta.
Ejke no sé por qué me parecerá así, la cosa ejke me parece, pues es en ese momento cuando noto que a la rutina la llamamos así, rutina, pesadez, sin futuro, tristeza, sin rumbo, sin nada que apruebe nuestra conducta, sin autoestima, sin importar a nada (joer, no sé que más añadir, ejke hay tanto)…
Y cuando todo esto lo siento así, que estaré equivocada y no será como yo lo veo, que va ser que sí. Es entonces, cuando me entra la cosa esta de estar rara y me sale la intriga por las puntas de las pestañas. Y… esto… No, no son legañas, es curiosidad ante lo que noto; pues, ejke, lo que me choca, que es entonces cuando veo actuar de dos formas: o bien recurrimos a la queja y sinónimos o a presumir. La cosa que no hay térrmino medio. No, es una u otra.
Así que me pregunto, para quejarnos con razón, fuera de lo social que afirmo necesario, ¿realmente opinamos, nos quejamos, clamamos, desde un punto de vista objetivo, o irreversiblemente todo es subjetivo y aprovechamos para enlazar y así no ver que nos molesta, incluso si nos molesta, realmente decimos qué es, o mejor echar balones fuera y contar otra cosa, quejarnos de otras cosas, opinar de otras cosas? (es decir, escondernos)
¿Qué y dónde aprender a ver nuestra paja en el ojo ajeno para no entrometer y enturbiar cosas que nada que ver con nuestras insistentes, personalísimas y no dichas, quejas?
No sé, igual estoy equivocada, pero el día que seamos capaces de ver que nos ocurre y luchar por ello, con justicia, no con nuestra justicia; los periodistas del corazón, psicólogos y demás profesiones anexas; se van a tener que dedicar a vender vademécum veterinarios.

Imperio

Quejar.
(Del lat. *quassiare, de quassare, golpear violentamente, quebrantar).
1. tr. aquejar.
2. prnl. Expresar con la voz el dolor o pena que se siente.
3. prnl. Dicho de una persona: Manifestar el resentimiento que tiene de otra. 4. prnl. Manifestar disconformidad con algo o alguien.
5. prnl. Presentar querella.
Clamar.
1. (Del lat. clamāre).
2. tr. exigir (‖ pedir imperiosamente). Clamar venganza, justicia.
3. tr. ant. llamar.
4. intr. Quejarse, dar voces lastimosas, pidiendo favor o ayuda.
5. intr. Dicho de algunas cosas inanimadas: Manifestar necesidad de algo. La tierra clama por agua.
6. intr. Emitir la palabra con vehemencia o de manera grave y solemne.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Berriquejaclamada

  1. puck dijo:

    A mi eso de clamar me suena a lo que pone en la definición, emitir con vehemencia de manera grave y solemne, me suena a queja, sigue siendo una queja pero poniéndole más énfasis. Lo de quejarse, si no es por algo social, creo que a veces se lleva en la sangre jeje. Quien se queja a veces si se soluciona el motivo de la queja busca otros motivos para quejarse más. Claro que hay gente que tiene motivos más que suficientes para hacerlo, que les falta quizas salud o algo material para la subsistencia. Pienso que si no es por una de estas causas lo demás suele ser algo salvable si se sigue adelante, se cambia el punto de vista o se hace un cámbio de vida aunque haga falta valor para ello, que puede ser que falte el valor necesario y sea más fácil quejarse que cambiar. De muchas cosas se pueden hacer una queja, depende de como nos las tomemos. Me recuerda ésto a una amiga que sufría lo de la colza y ya tenía tantas cosas que decía “lo poco cansa y lo mucho amansa”, le daba a lo mejor un calambre, paraba, y después continuaba como si tal cosa. También la queja puede emplearse para soltar todo eso que nos parece oscuro, que nos oiga alguien y soltarse la faja, como decía alguien, no recuerdo quien jejeje. 😉
    Besis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s