Berrivengativa

 

     Anoche la vida se vengó de mí, sí, en una pequeña, digamos que, tontería, pero se vengó.

     Ejke hay cosas que cuando las decimos, y las aseguramos encaramados en la exactitud,  supongo que, por esto, ocurre lo que ocurre, ya que, ante aquel algo que cuando llegó asomado en el balcón de un misterio aseguramos un yo jamás,  pues después ocurre, -y es en este ahora, como si estuviera viviendo aquel momento.

     Y ejke, creo que cuando ocurrió, la vida me miró, y en aquel entonces, seguro que fue en un plan de “ya veras ya” como otras tantas veces me mira así y tirito,… pero ejke, es curioso, porque en un después, si recuerdas, que por recordar recuerdas, y claro que recuerdas; pasa lo que pasa, y hoy,  por todo aquello, pues así la tengo a doña Vida, que me mira con el rabillo del ojo, y de frente, se ha acercado y me asevera: “No querías saber, pues ahora, ea, ya lo sabes” -qué no sé si la vida tiene pies, aunque andar anda, pero ahora, me esta mirando así en plan sabihonda. Está de brazos cruzados, con el gesto aupado en el rabillo del ojo, y el pie, lo mueve aseverando… no dice nada más, pero ejke la vida es así, callada, supongo.

      Lo “divertido” es que cuando en algún momento de tu vida preguntas en esa pose de a un nadie, en esas de, al observar una conducta y la percibes incomoda, sin razón, sin lógica, pues así; como si fuera algo perdido de toda lógica, y  es en ese momento, con el asombro levantado que afirmas, con la inocencia chupando el caramelo de lo desconocido; un no puede ser así.  Y es entonces cuando exclamas que lo que sucede es algo increíble, y en ese momento, como tomando nota para un mañana, la vida se presta a darte una gran lección, y se sienta y espera. Sí, y pasado un tiempo, en lo que estaba olvidado, aparecerá y te dirá y te explicará en tus propias carnes.

     Prometo que aquello que ocurrió, me despertó al asombro, que por cierto, siempre lo tengo con insomnio de tanto que se despierta; pero con aquello, que me llegó enlazado en un mensaje sorpresa, exclamé un increíble, imposible, incluso lo anoté para no olvidarlo nunca, -aseguré que nunca me iba a ocurrir; ejke aquello me sorprendió, y al sorprenderme, pues asegure un a mí, estaba segura que, no me iba a ocurrir jamás, pero jamás de los jamases.

     Pero, supongo, que es como eso que decimos: esta fecha, este momento nunca se me olvidará, y en muy poco,  simplemente al año siguiente, ya dudas si fue un lunes, si era a una hora u a otra, y en 20 años, ya, supones cuarenta años más de los que realmente tiene el suceso.

     Sé que todo es humano, pero todo esto, es un algo que al pensarlo, pues me alivia de cara a esas temporadas donde el olvido que se instaló en mí, y creí que, lo único importante era matarlo, que nacieran de nuevo los recuerdos.

     Y ejke anoche, justo a las doce, mis pirañas se abalanzaron, me llenaron de besos y, fue eso, felicidades y demases,  todo riquísimo, pero me pilló por sorpresa, ni me acordaba que en nada cumplía un año más, sí en nada, ejke por nacer, nací a sobre las 7 de la mañana, así que a las 12 de la noche, pues aún no era mi cumple, pero, así pensando, con razón que no me gusta madrugar, sí, pues es el motivo por el que creo me lleva a un ya madrugué lo suficiente, tanto, que salvo cuando no puedo dormir por las pesadillas… pero ejke es eso, madrugar pues me cuesta mucho.

     Aquella vez, en la que dije esto no me va pasar a mí, cumplía 9 años, y, conseguí caramelos para llevar al colegio, conté y añadí, para dar uno a cada compañero y reservé para los importantes, para los que me gustaba que saboreasen conmigo un ya soy más mayor, en nada más mayor… Pues un cumpleaños era como un San Fermín entonando un pobre de mí.

     Qué tiempos aquellos, siempre me adelanté, y ahora, todo se ha convertido en una manía, pues es cumplir uno y ya estoy avisando del otro.

    En aquel entonces, uno de mis importantes a los que reservaba, no un caramelo sino dos, pues uno era como regalo de su cumple y el otro, para celebrar el mío. Pero, cuando fui a verle, él ni se acordaba que era su cumpleaños.      

    Flipé, me parecía imposible que alguien olvidara algo tan sumamente importante, pues parece mentira, pero, a pesar de ser importante, pues que aquel hombre no se acordaba.      

    En aquel tiempo me costó entender el porqué no recordaba ese hombre su cumpleaños, y eso que me lo explicó, pues a pesar de ello, de explicarme, insistí y pregunté a un nada, y hoy la vida me respondió.

    Así que, hoy ya sé el porque hay cosas que pierden importancia, y no por ser más mayor, pues eso esta muy requetebién a pesar de sus inconvenientes de ese aviso que ya tienes menos hojas en tu propio calendario, pero, en aquel tiempo, supuse qué que se olvide gente que quieres de algo tan importante es triste, pero qué lo olvidemos nosotros mismos, pues eso, qué que lástima, es más triste aún, los demás esperando a darte una sorpresa y tú, olvidando tus propias cosas.

    En fin, voy a invitarle a la vida a un café y un pepinillo de anchoa, todo sea que no relaje su pose. Pero ejke, si total sé que con el tiempo todo llega, sobre todo eso que decimos asegurando un nunca,  pero cuando te ocurre, qué cosas, algo chirría por dentro, o bien, nada chirría por dentro, simplemente la vida te grita un ves… no asegures nunca.

 Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Berrivengativa

  1. Ana dijo:

    Con el tiempo aprendemos a priorizar, aunque hay veces que nos dejamos llevar por los sentimientos y nos pegamos el batacazo. Pero todo sirve para aprender y adquirir experiencia
    Chao
    Ana

  2. puck dijo:

    El día del cumple es el día del cumple todo entero, te imaginas solo celebrar el minuto de nacimiento? si que habría que darse prisa jajaj, un trozo de tarta y descorchar una botella de champán, bueno, a mi me la pones de sidra que me sabe más rica y luego no voy gateando.
    Debe ser una sensación extraña eso de olvidarse de algo tan nuestro. Supongo que andarías con la cabeza tan llena de otras cosas que no te cabía una más jaja.
    Besazo.

  3. cheshire55 dijo:

    Hola, ola de mar..
    Mi parte idealista íntima personal…dice aún que es posible crear una especie de departamentos en la mente , en nuestro espacio. A mi me ha llegado ocurrir casi lo mismo que a ti, decir: anda, si mañana es mi cumple…
    Pero creo aún que es posible que podamos vivir cada situación al cien por cien, es decir, tenemos un problemon, vale. Hay un tiempo para e problemon, ponemos el cronómeto y cuando pite, toca automimitos. Los automimos y la búsqueda de mimos es importante para después de ese tiempo de problema, sabes? Si te toca automimo, pues a pensar en un cuento, en tus hijos, en tus proyectos, en lo bueno que tienes en tu vida, a ponerte re guapa a unque sea para ir al super, llamar a alguien con quien te apetece y siempre dejas porque no te a petece con tanto lio que tienes, etc…
    Que toca hacer al go, cuidar de alguien, claro. Hazlo. Y luego un descanso con automimos y mimos. Tu mira, tienes a las pirañas de cariñitos encima, siempre puedes ir con los morritos para afuera y tristona de mentira.
    Yo hoy me he levantado así, y me ha to cado casi llorar, pero no he llorado , no. Auto mimos…
    Espero que el soseras y tu hija ( o tenias dos?), te hayan hecho olvidar eso que es menos importante que tú y lo que amas, es decir, todo.
    Aire

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s