Resultantedelberreo

Muchas veces me planteo si un berreo es una protesta, un deseo, o qué… lo cierto, pues que no sé qué síntomas dar como válidos para berrear a gusto. Además, en mi tierra, berreo se le dice a un cabreo, a una protesta airada sin ton ni son, pues es algo como para descargarse, por tanto, casi que me inclino por esto, aunque también, yéndome a quienes berrean de manera natural, por ser, son los ciervos en su época de apareamiento. Así que, posiblemente sea una mezcla, un deseo a que todo tome un tono más propicio, la verdad que no lo sé.

Y ejke, hay cosas que me impresionan, y espero que nunca dejen de hacerlo, sí, porque es curioso, podemos estar en el peor de los momentos, atacados por un estrés de esos bucle donde acabas soltando por la boca sapos y culebras, es decir, berreas y lo haces de lo lindo, y en ese momento, casi da igual a quien tienes al lado, ante todo si le consideras por debajo de tu base jerárquica, pues si es por encima pues va ser que no le digas ni un triste mugido, pero, me resulta interesante como si es somero a tú escalón, ni se te ocurre berrearle pues las fuerzas están equilibradas y no saldrás ni con beneficio ni con pérdidas, pero es eso, si anda por encima, ni se te ocurre, sabes de hecho que saldrás perdiendo, quizás aquí esté todo resumido, aunque la cosa, es esa, pues si anda por debajo de tú jerarquía, esa que se sabe sin saber…, o sabes que te quiere o te aprecia, es decir, le puedes, pues le berreas y punto.  Cosa que me lleva a preguntarme, ¿por qué todos nos tomamos muy alegremente ese es menos que yo? Y se ataca, claro, hasta que muerden…

Además, es eso, lo haremos con palabras que si consideraran onomatopeyas, pues no estaba mal, lo cierto ejke acabamos hiriendo, o nos hieren, no pensando que decimos, y si existe algo que es un arte, al menos para mí, es saber callar, u otra cosa aún más complicada, sí, todo un arte por encima de todo, pues sospecho que, es ese saber mantener una posición mental en la que implica el respeto, la tolerancia, y eso tan moderno, la empatía hacía ti mismo y los demás, sí, esa en que aunque estén cayendo rayos, pues tengas en cuenta que tú, no eres lo que afirman, que no van a conseguir herirte con sus palabras airadas, ya que todo, todo tiene un origen en el interior de cada uno promovido por un exterior que consideramos que ataca y la defensa contra todo esto. Por tanto, saber quién somos y donde estamos a cada momento, que puedes no ser nada, o no ser muy válido, o ser fantástico… pero al fin y al cabo eres, fuera de toda opinión.

La cosa es esa, con situaciones de estrés, o por ese índice de la vida que no cotiza en ningún sitio, salvo en tus propios bolsillos del alma, pues que con todo ello, te vas llenando de carencias como la autoestima que va tomando forma de delfín y se coloca usando al animalito para un juego de palabras en su puesto ordinal.

Y ejke, creo que, nos puede la vida, sus momentos; en esos que te rozas con los demás, y exclamas, sin gritar, pero casi, qué le he hecho al mundo que me bajo, comenzamos por entonar un no soy nada y el aire acondicionado ni se enciende, ni que se le ocurra, pues también recibirá su ración de palabras genocidio, para mí, muy hilarantes. Y es eso, hasta caminamos cabizbajos y todo adquiere sabor a derrota.

Cuando estas así, vestida con harapos de derrota, lo cierto, que es muy sencillo salir de ese momento lúgubre, sí, con una situación donde, tras superarla, pues te sientas bien, y será ahí cuando todo lo malo se va a la basura por un momento. Por ejemplo, mi hija que en inglés, vamos, no es de cero, pero casi. Y lleva desde los tres años con clases en inglés, pero sí de algo la han convencido ejke es torpe, será hereditario, pues la moi de inglés sin tilde aún lo domino para depilarlas…

Y ejke ayer la preguntaron por una dirección, solo hablaba inglés el consultante, su amiga, muy ducha en este arte dialectico, no conseguía hacerse entender, y mi hija, con ese ánimo de ayuda que surge en esos momentos donde alguien te necesita, habló en ese inglés que desconoce y la entendieron perfectamente, usó un nivel bajito, afirma ella, pero lo suficiente como para saber que, quien les preguntó estaba intentando aprender nuestro idioma y que buscaba un lugar, un establecimiento interesantísimo para hablar en castellano, un bar.  Le indicó, charlaron y se despidieron según ella de manera muy divertida.

Sobró con todo esto para animarse, para entonar: “A este se lo llevo a mi profesora, y qué diga que no pronuncio bien”

Pero, es eso, cuando conseguimos un antiberreo para situaciones límite, llega un momento que alberga una situación que pensabas imposible, la superas y surge la magia, consigues ser eso, feliz, rellenos de plumas que te harán volar. Pero, y todo tiene un pero, pues noto que a la mayoría de la gente, le sobra con el halago para creer que puede, para sentirse grande, para sentirse bien, y esta parte a mí, pues sí que me provoca ganas de berreo sin límite.

Quizás porque me da igual ser grande que pequeña, solo quiero ser libre de soñar, ser yo, ni mejor ni peor, una más, ya que, sentirse bien porque me lo provoquen con halagos que no serán para mí, tan solo para el momento, ese en que todos somos buenos, momentos, con palabras sin valor de las cuales mejor salir huyendo. Y no creo que esté equivocada.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Resultantedelberreo

  1. puck dijo:

    Ojú, pues no te voy a poner nada o algo ni bueno ni malo, ni blanco ni negro jajaj, que no te dejas halagar, o te llamo la palabra prohibida bbbbbbbb….. Pues te chinchas que un par de veces o alguna más has sido mi héroa, me salvaste de algunas, si quieres berrear o mugir eres libre, desde Logroño ya puedes hacerlo fuerte para que te escuche y sé que cuentas en tu haber con algunas medallas de papel albal por haber hecho sentirse bien a alguien, creo que es eso lo que te encuentras porque lo deseas de corazón y eso no es subirse a ningún pedestal, te puedes sentir bien con ello sin problemas.
    A tu hija seguro que le viene bien aquel encuentro, es verle la utilidad a un montón de palabras que se ven aburridas o raras mientras se estudian, pero que si tienes la ocasión de utilizarlas se vuelven interesantes, algo con cuerpo.
    besisbeeeeee muuuuuu

  2. cheshire55 dijo:

    Hola, ola de mar…
    Pues Shi..igual yo peco de vanidad, y también de baja autoestima. Si bien es cierto que la mayoría de las veces, yo me autoanimo, sabiendo que yo soy yo con mis cosas buenas y malas y me acepto , y eso me hace tomar decisiones,y berrear, pero yo a lo kamikace, hacia arriba y hacia abajo, pues a veces no tengo fuerza y un pequeño, no halago en realidad un pequeño triunfo, me anima a seguir adelante. Que de un momento , si puede s urgir un mon tón de momentos y situaciones distintas.
    Uno beso, dos
    Aire

  3. Ana dijo:

    Hay veces, que la verdad, es que ni un berrido bien dado nos levanta el ánimo. Luego, no sabemos como, se pasa todo y a empezar de nuevo.
    Chao
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s