Berreeteeo

Decir no me gusta el invierno es bobería, igual que decir me gusta más el verano; al fin y al cabo solo es una elección de un momento, porque la realidad ejke si  estoy bien, si me siento a gusto, si hay algo que me ancla en un estado, de digamos, de bien, creo que en ese momento: da igual que día, que año, que tiempo, todo da igual, incluso si hay luz u oscuridad, ya que, me da, ¡qué vale, todo nos influye! Pero en la medida que nos lo permitimos, aunque si lo pienso, es tan rígida la norma de andar a vueltas con permitir o no, que ella misma, la norma, hace pucheros sugestionando un: vale, soy fuerte, soy débil… pero, creo que, todo en realidad es una elección, pues por servir, sirve de poco, más que nada… ejke así pensando, viendo mis manos, moviendo los dedos, supongo que, estar siempre bajo condicionantes, incluido el optimismo, me hace sentir como un trozo de barro que el tiempo convirtió en fina jarra, y ahora, en el momento que decido qué sentir para no dañarme, para estar mejor y esas zarandajas de ser positiva y no negativa; llego a comprender, que soy eso, un trozo de barro que se convirtió en una fina jarra de porcelana y ahora, rota, campa por el suelo en trocitos,      que a veces, son trozos asustados, otros valientes, otros… simplemente trozos de piedra artificial, pero bueno;  no está mal estar así, no es natural el guijarro en que te convierte la vida, aunque, si lo lanzas, hace el mismo sonido y esparce las mismas ondas al agua que la piedra real.

Ejke ayer me dijeron algo que, pensándolo, vale, y que si pesara, por pesar vale su peso en oro; al menos describe como nada las posiciones que siempre llamé egoístas, aunque todo es necesario y no llegaré nunca a entender, cómo, piden justicia quien menos hace por nadie.

La frase fue épica, para enmarcarla, y no hace falta sacarla de un contexto, pues me parece que, para que represente todo, un todo que lleva en sí mismo una justicia absurda, esa que se aplica y cuando la dice otro decimos eso, no es justo, al menos a mí me provocó una sonrisa carcajada digna de guardar en un para siempre, y valioso, sí.

La conversación basaba en qué recibes cuando eres de una manera determinada, y, me lanzaban un consejo al comentar, que a otro respetaban más que a mí, y no entendía porque sucedía así, si siempre me colocaba en el lugar del otro, pues lo lógico fuera que quien menos comprende menos respetasen. Al escuchar: “No te quejes, quien mira por los demás es como si se colocase en contra de sí mismo, entonces da opción a que no te tomen en cuenta, a que seas un nada, a que te traten como una mierda…”

Y sí, guardaré esta frase como un tesoro, pues quién la dijo, cree que hay que actuar con solidaridad, con respeto, que si algo sucede y la culpa la tiene otro, cosa que siempre la tiene otro… Hay que ser eso, consecuente y callar porque nadie merece ya tú apoyo, ni tus sensaciones de cordialidad, tú mimo, y que en ese momento, ya hay cosas que es mejor callar, pues así pensando, lo cierto que cuando nos hacemos mayores, comprendo cuando escuchas que, callan para no ayudar, que callando se ayuda más…, y callan para que no sepan, callan para no inmiscuirse y no ser la diana, callan porque la sabiduría de la edad da eso, que se joda el otro, que tú ya has pasado por ello. Flipé, flipo y fliparé.

Sé que es muy cómodo tirar de refranes y ver que no sirven de mucho en el “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”

Pero ejke me lleva a plantearme qué ocurre con la gente, qué pasa con mi generación que ya si le presentas un cesto de manzanas toma la más grande sin pensar, ni contar, si hay suficientes para todos los que estamos en la mesa.

Quizás, como seguro diría mi abuelo, cuando un grupo tiene hambre y se enfrentan unidos a un trozo de pan, se comparte, sacia por pequeño que sea, y si te apuras sobrará pan para la comida siguiente; pero si el hambre es otra, la mesa se engalana y se ofrecen dos menús, con dos postres u tres, y ya no hace falta contar, ya que, al haber tanto, cada uno elige que le apetece, o más bien, ni saben que desean, y les veras como mordisquearan su golosina, mientras miran de soslayo al de enfrente, y si lo ven saboreando, será cuando verás cómo se arrepienten por no haber tomado otra cosa.

Por esto, si él estuviera ahora, y creo que, seguro me hubiera dicho esto, y ahora, comprendo lo que él me decía: “Por mucho dinero que tengas, en tú mesa pon el mismo menú para todos, comed a la vez, y si a un comensal no le gusta el plato que toca, que espere a que acaben los otros para continuar con el siguiente”

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Berreeteeo

  1. Ana dijo:

    Yo sin embargo pienso que todo lo que se hace, al final se vuelve hacia uno mismo. ¿Que resulta que no me valoran? Pues ya me valorarán, y eso de que si se mira por los demás no se mira por uno mismo, pues tampoco. porque hay que llevar un equilibrio, ni ser egoista total, ni entregarse olvidándose de uno mismo.
    Lo que sí sé es que si se hace el bien, uno se siente muy bien por dentro, y eso es ya mirar por si mismo. ¿no crees?
    Saludos berreantes
    Ana

  2. puck dijo:

    Hay o habemos personas en las que el egoísmo es la tónica general, pienso que viene de la niñez, de situaciones aprendidas, y me resulta gracioso con sabor agridulce que luego te dan un “consejo” para que hagas lo mismo, como si te dijeran algo bueno jeje, supongo que es como una especie de autoprotección de lo “malos” que son los demás. La vida parece dar oportunidades para todo y me resulta curioso como de lo que más se rehuye más se encuentra una. Para no dar más de lo mismo va a tener que ser como aquello de lo que hablábamos el otro día sobre las situaciones, aceptarlas y aunque estén ahí parece que se llevan mejor, pues igual se puede probar con las personas.
    Besis ciela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s