Berrita

Hoy he descubierto algo de lo que seguramente andaré errando. Pero qué me cuadró en un no sé como explicar, y de la misma manera que al no ver bien con esto de la edad, cada vez las letras que uso son más grandes, y por el contrario, la personal cada vez más pequeña. Algo curioso si quiero tirar de ese hilo de los pequeños grandes porqués, que quizás, azoran más que ayudan en esa tarea de entendernos.

Sí, azoran, pues creo que el trazo que marcamos lleva todo un mundo adosado de eso que somos y posiblemente nadie lo ve; al menos nosotros mismos, y aunque existen profesiones, y un grafólogo puede contarnos de estas cuitas, pienso que, como ellos entienden, cuando te explican, uno se queda sólo con la parte que más puede interesarnos, y la que no vemos, se que esa, ni aunque nos la expliquen, más bien, es como si uno tuviera que desayunarse esas gachas propias y darnos cuenta que saben a ajo y no a dulces encantos como teníamos creído.

El caso que lo que he descubierto. Y lo cierto que ayer al escuchar a alguien relatarme de un maltrato recibido, me di cuenta de cosas terribles, cosas que hieren sólo el pensarlas. Sí, pues quien recibió un daño, sé que al relatarlo necesita consuelo, soltar amarras y sentir, que no fue justo.-Luego sé que, en su relato pedirá justicia, seguido sentirá culpa, para acabar pensando si no merecía lo que le ocurrió; pues sospecho que es como todo un proceso seguramente lógico a lo que simplemente somos. Humanos, nada más y nada menos.

Personalmente olvidé, para luego recuperar de repente todo lo vivido. Y ya me da igual el cómo olvidé, pero lo cierto, que cuando regresan a tu cabeza todo lo que sufriste, al leer lo que yo misma había escrito sobre lo que recordaba y pasadas esas dudas y comprobaciones, ya que si olvidas, tienes dudas sobre todo de ti misma; pero me di cuenta, que la piel, lo que es ella, habla en plan reparado o remendado, y nunca, en plan del dolor del momento.

Pues creo, que cuando está ocurriendo solo piensas en que no continúe, en entenderlo, en que es así, en ese que como librar la próxima que sabes que llegará, y sobre todo, nadie se da cuenta del maltrato recibido hasta que no ves que otros no lo reciben. Quizás por esto, la piel se va reparando con escamas de pomada propia, con fármacos que avivan un así tiene que ser…, y posiblemente, por ello la piel al recordar, ponga tiritas o exageraciones entre o por, o para, ese miedo que viviste, y en ese que, y porque la vida sigue, y en un después, no quedo otra que superarlo, dejarlo atrás, tirar todo a la basura como si nunca hubiera existido, pues el presente existe, el pasado solo queda en esquirlas en tu piel, y el futuro no existe si no le dejas llegar.

Pero, lo casi terrible, fue esa, me dolió, por explicarlo como dolor, descubrir en el relato que estaba escuchando y viendo, sobre todo viendo, ese cómo para que te entiendan que se siente en un maltrato, pues sentí y de alguna manera supuse creyendo que sé; que tiene que relatarlo alguien que nunca lo haya padecido. Posiblemente, esto sea, y al igual que los grandes filósofos piensan y hacen teorías desde su poltrona y hablan del hambre; y seguramente les llegó la inspiración en la hora, esa terrible, cuando aún falta media mañana para que llegué esa hora de comer. Y, a pesar de ser un hambre real, pero ficticia, cuando hablan y afirman con teorías aplastantes; es entonces cuando avivan ese estimulo de quien los lee. Y aúpan y consiguen hacer entender de un hambre habitual cuando sólo es hambre de un momento, un hambre que en unas horas será calmada. Así creo que ocurre, quien no pasó por algo puede mezclar el alma y hacer titilar lo sugerido, y con ello, pues que lo que no pasó nunca, ya es y queda como real.

Pues en esto, creo que es lo mismo, nadie puede hablar de un maltrato vivido y sentido y que lo entiendan al relatarlo, pues será, digo yo o así me sugiere que, al contar, les queda eso, y de cara a los demás, se convierten como un vendedor experto de cualquier novedad. Que sí, te dará mil pautas para convencerte y posiblemente, él, ni sepa manejar ese invento que tanto te está regalando y ofreciendo como lo más de lo más. Pues caí en la cuenta, que igual sienten a quien habla de un maltrato, y esto me hirió, pero supe, suponiendo que los culpables de esto, pues fueron los gestos; esos que dicen los sabios que hablan de veracidad, esos tan infalibles que cuentan la verdad,. Y son estos, que quizás por la piel y sus recuerdos bálsamo y veneno; sortean un muro de obstáculos quizás primarios, y quien relata un maltrato, pasa por momentos donde su nariz crece y enrojece, pero es por rabia y esa acidez que se despierta en el estomago que se hace sentir en una irá que impulsa a soltar improperios por la garganta contra quien te dañó.

Pero que hacen eso, que quien ve tus gestos, ve el ir y venir de tus miradas, tu nariz, tus gestos llenos de irá, de impulso que necesita convencer, y es en ese momento, cuando queda flotando en un aire ingenuo y terriblemente con lanzas que acusan fingidas; y ese angustia de quien relata y la necesidad de no creer para evitar engaños de quien escucha, que, al notar que de lo que estas relatando no se creen la mitad, más bien nada, o si acaso, un poquito que además, comentarán, y en ese entonces, es cuando todo lo dicho lo echan para sí diciendo, que si a ellos le hubiera pasado harían esto u lo otro, u simplemente que no entienden del horror humano que pueden llegar a infringir un humano a otro. Y… Sin darse cuenta, olvidaran lo dicho y mientras machacan a la hora de comer las migas contra el mantel y se quejan de la sal, o desagradecen el quien les hizo la comida, así y como, dejan ignorado a quien los necesita, y tantas otras cosas tan humanas, que no son maltrato, pero ejke no nos damos cuenta, que daño lo hacemos todos…

Por todo esto, que quizás esté equivocada, caí en la cuenta. Nadie cree a nadie, quizás por qué tienes que creerte tú, y como nadie se puede creer lo que le pasa hasta que ve que a los demás no les pasa, y tú, ejke siempre eres el último en enterarte.

Así que, una vez echas las rabias atrás y dejas sentadas las injusticias en un probable que aseguras un nunca jamás me volverá a pasar; será entonces cuando serás pasto tú, o tú misma será quien dañes, quizás, porque lo más complejo es saber perdonarnos a nosotros mismos, y cuando esto llega y te perdonas, ya la justicia esta de más, y en ese momento, pues se la pueden regalar a otro, ya no te importa, porqué ya, hagan lo que hagan no pueden dañarte, no, por que no saben, que sólo podrán dañarte siempre, otra cosa será que lo muestres.

Además, si lo muestras dañas y sentirás que desconfían de ti, si no lo muestras te dañas y desconfiarás siempre. Si te retraes pasando porque sabes lo que duele, se burlarán de ti y sentirás que abusan, y siempre habrá miles de contradicciones conviviendo en espacios de ti misma… Por esto, lo mejor es confiar, creer, asistir, estar, permitir, tolerar, ser… pues ya conoces de sobra el horror humano como para poder resistirlo.

Pues hoy sé, que si te quedas esperando la grandeza de la justicia, hasta lo bueno lo veras con cara de lunes y lo mejor con cara de martes, lo malo menos malo con cara de miércoles; con cara de jueves que llega el viernes lo peor de todo… Pero como todo depende de uno mismo, y si quieres verlo todo con cara de sábado y domingo que no sea un domingo cansado; despierta, vive y comparte, todo dará igual… Y será entonces, cuando brille la luz y te orientarás hasta en la oscuridad.

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Berrita

  1. María R. dijo:

    Solo cuando has vivido algo sabes lo que se siente realmente, quienes han pasado por esto saben lo que es el terror, pero el de verdad. Después se tarda en ver otra vez la luz, pero se puede.
    Buenas tardes y feliz fin-de.

  2. Ana dijo:

    Cada uno sabe lo que pasa y lo que sufre. Hay algunos que ponen remedio y otros se quedan paralizados por el terror.
    Por desgracias hay mucha gente sufriendo.
    Chao
    Ana

  3. puck dijo:

    Si por lo menos de un maltrato, como de muchas situaciones en la vida, se es capaz luego de encontrar un punto de apoyo en el que se pueda ser capaz de tomar actitudes en la vida para no volver a pasar por lo mismo, sería sacar de toda esa etapa de oscuridad una luz que perdurara para más adelante, sacar lo mejor de lo malo, aunque creo que muchas pueden perderse en el camino, las que perdieron el norte durante ese maltrato y quedaron como un deshecho humano. Como en todo, según como nos tomemos las cosas, hay quien se puede quejar de un grano y quien no se queja de otras cosas peores, hay gente más sensible, menos sensible, no a todos nos afecta lo mismo, pero a veces lo que hacen o hacemos no tiene ni nombre.
    Besis ciela.

  4. elssamolina dijo:

    Si alguien miente sobre sus sufrimientos ,escucharlo tal vez le haga reaccionar y darse cuenta ,que su carrera es la de actor o actriz. Si alguien cuenta sus sufrimientos,con sinceridad y le escuchamos , le estamos ayudando a desahogarse y a encontrar un apoyo . Por eso ,como no sabemos hasta donde llega la realidad y la ficción. Escuchando y respetando ofrecemos una gran ayuda. Muchos besos. Elssa Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s