Berriaula

 
                                                  
 

  Siempre tengo muy claro que la vida y sus momentos son como grandes aulas llenas de maestros, a los cuales, solo tengo que escucharles y hacerme participe, con la pequeña cosilla de abrir, eso que llaman, la mente, y se puede asistir al evento más grande jamás impartido, grandes lecciones de la vida.

 Hoy como llueve, nada más levantarme, me duché y sin lavarme el pelo, recogido en un moño, que hay que ver, con la poca mata que tengo y lo que se puede llegar a alborotar, pero como voy a currar de tarde y estoy de cara al público pues, prefiero ir recién arregladita, ya que, como soy tan fea, o así me siento, por lo menos me vean… digamos que limpia.

 Además, no es un secreto, pero me encanta llevar paraguas y pisar los charcos, como si lloviera hacía arriba, y hoy, llovió hacía arriba con dos grandes lecciones, de esas que imparten los grandes sabios, los niños y los abuelos.

 Uno de los grandes, y gran maestro, es hijo de unos nuevos vecinos, un niño de 5 años, que no deben ser tan nuevos, los vecinos, pues según la vecina vigía en su ventana, que es como el carajo de los barcos. Sí, no hace mucho me enteré de que era el carajo, y no es otra cosa que, en una de sus acepciones primitivas, que el cestillo que reposa en el mástil mayor, allí, donde se afianza el vigía para avistar y gritar tierra. Pues mi vecina, la del carajo, siempre está allí, avistando presas a las que controlar, como si fueran su descubrimiento de nueva tierra en la que hacer pacer sus críticas.

 El niño de la mano para ir al colegio, y su madre apresurándole, no era cosa de llegar tarde los primeros días, pero, el niño preguntó qué quién iba a buscarle, la madre le dijo que la abuelita, que hoy comían en su casa papá y él. El niño, mirando a su madre, se llevó las manos a la cabeza alertando un: “Mamá que tengo que ponerme el pantalón que me compro, qué esta abuela se cree que no tengo otra ropa y si no lo llevo dirá, tú madre que no tiene gusto, ¿mamá por qué la abuela se cree que no tengo otra ropa?

 La madre, sonriendo le dijo que ejke solo era que con ese pantalón estaba muy guapo, y el niño, mamá tu eres muy pelota, por qué un pantalón así no se lo ponen ni los curas, pero te entiendo, sé que lo haces para no reñir, a veces, es como tú dices mamá, a los cabezones mejor dejarles con su cabezonería, total, solo quieren ser los mejores… Y con esta frase lapidaría de un niño de aproximadamente cinco años, los perdí de vista.

 Y diremos que los niños son tontos, pero de eso nada, la pena ejke los tontos somos los adultos y como no aprendemos, pues no sabemos mejorar esto que se llama vida o convivir…

 Al volver a casa tiritando, pues llegaba calada, me paró un caballero muy galante, el cual, fue pastor de cabras durante muchos años, ahora jubilado, pero quizás por eso, por ser pastor de cabras en plena sierra, pues me comprende.  Me colocó sobre los hombros su chaqueta, aunque él tiritaba más, con los años, el frío se hace dueño hasta del tuétano. Ante tan galante caballero no era cosa de decirle que no quería su obsequio y nos tomamos un café en un bar de cerca de casa.

 Y tengo que admitirlo, me encantan estos hombres, tan sencillos pero con tanta sabiduría, además, eso de que las mujeres lucidas en carnes les apasionan, pues he de reconocerlo, si una se siente guapa pues lo cierto que estás como más cómoda y dispuesta a escuchar.

 Como él dice, es soltero de profesión, y ahora, tiene muchos “duros” pero se acostumbró a la vida del pueblo y ahora, no sabe como gastarlos. Siempre le animo a que se eche una novia, a que se pire de fiesta con los jubilados, que viva… pero no esta muerto, tendrá muchos años, pero hay algo que es otra de las grandes lecciones de la vida, sí, él se pirra por una señora que se quedó viuda hace un par de años, se la ve muy sola andando por la calle, es como si ella se cerrase a la vida.  

 Y bueno, como soy así, tan revoltosa, la llamé y la invité a un café con nosotros, y allí los he dejado, hablando de sus cosas, tienen mucho más en común de lo que jamás habían pensado. Ha sido todo un placer verles pavonearse tipo adolescente… Al irme, me llevaba la chaqueta del galante caballero adrede y, le alenté a que dejara a la dama y viniera por ella,  por la chaqueta, me dijo que soy muy bruja, y una “celestiala” sé que quiso decir Celestina, pero no le salió y hoy, ya hay una nueva acepción de Celestina, sí, Celestiala.

 Así que hoy aprendí en el gran aula de la vida que, los niños no son tan tontos y que el amor, si le dejas entrar tengamos la edad que tengamos, pues, aparece. Y qué además, el ilusionarse, qué narices, sé que quita de encima años amargos…

 

Imperio

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Berriaula

  1. Ana dijo:

    Dice el refrán también que sólo los niños y los borrachos dicen la verdad.SaludosAna

  2. María R dijo:

    Buenas tardes. Como se suele decir, viviendo y aprendiendo y por supuesto, nunca es tarde para nada. Besitos y que sigas tan "celestiala"

  3. Aire dijo:

    hola. . . Ola de mar:-) me encanta esa nueva palabra. Es como sí además de celestina fueras un cielo que así lo parece. Re bueno lo del niño. Me pregunto porque sí envidiamos la niñez queremos que se hagan adultos tan rápido. . Es casi cruel. Ya tengo mi libro. Con libro y sin trabajo. . .

  4. Sinuhé dijo:

    Te veo de testigo en la boda en breve, jeje. Hacía tiempo que no te visitaba, a ver si me voy poniendo al día poco a poco porque veo que las cosas que nos cuentas sobre la vida siguen siendo tan interesantes y amenas como siempre. :DAbrazoss

  5. pili dijo:

    jajaa …weno … tengas la edad q tengas el amor te hace hacer las mismas tonterias …q casualidades ayer escribi sobre ello ..un beso wapaaaaa!!

  6. puck dijo:

    Que bueno, suena a celestial jajaja, nada más que con a, no, si por algo te llamo a tí ciela, porque eres un cielo con a Besazo.

  7. elssamolina dijo:

    Que bonito detalle ,has adivinado las cosas que los dos tienen en común . Preciosa entrada. Besos .Elssa Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s