Berritrasegando

 
 
                                                             
 

  Hace unos años, cuando tras pasar por quirófano se me cerró el mundo y todo fue nuevo, un nuevo raro, satinado con manchas que, aún, me sorprende el como tomaba la noticia que yo misma me anunciaba, sí, con aquellos fogonazos donde mis ojos miraban para dentro…

  En aquel entonces callé, imitaba a los demás como si fuera un mono, muy pronto recuperé algo que aún me sorprende, fui escalonando gente, sí, unos eran familias, otros desconocidos, pero con las familias me fijé que eran dos adultos, un hombre y una mujer y un carrito con un niño, así que cuando tocaban gente mayor, tuve que preguntarme en silencio, dilucidar y escuchar, y sin más, como en las conversaciones cotidianas hablan de padres, madres, hijos, sobrinos, nietos, y con todo eso y algo que recordaba fui dándome cuenta que la familia son componentes idénticos pero dispares, igual que las rosas, ninguna sale igual en la planta, a pesar que se nutren de lo mismo, pero como no les da el mismo aire ni nacen en la misma orientación, quizás por eso son tan diferentes.

  Lo penoso ejke cuando “recuerdas” antes de que llegue el hilo que ata la aguja donde coses la vida cotidiana, todo lo que percibimos como sencillo, cuando no recuerdas ni quien eres, todo esto se hace complicado, pues hasta el sonido de tu voz dudas si es tuya o de quien, di que son segundos, pero te fijas aguzando el oído, pues casi no sabes quien habló.

  En poco tiempo, muy poco, ya entendí, más o menos el concepto de familia, de amigos, y me sorprendía como la gente te prueba, incluso quien te hizo daño cuando se da cuenta que no te enteras de mucho, fisgan en ti, y como no saben si les has perdonado o realmente no lo recuerdas, pues saben que te operaron, y que nadie se dio cuenta que no recordaba, me notaron extraña, pero seguramente por miedo, no dije nada y bandeaba cada situación como si solamente estuviera con dolores, me di cuenta que la gente no pregunta, la gente afirma que te ocurre, y así te tratan, pensando en ellos, tan sólo en ellos.

  De aquel tiempo donde en un principio todo se quedó en blanco, y lo divertido o doloroso, ejke la gente que te quiere es la última en darse cuenta que te ocurre, quizás por qué te vas desperezando día a día, y recuerdas cosas sencillas, posiblemente tampoco estuvieron olvidadas del todo. Pero como de todo lo malo se aprende algo nuevo, te das cuenta que has de mirar todo con ojos diferentes, no desconfiar pese a lo que pese, y que hay muchas más cosas de las que se ven a simple vista, y que son las que no se ven, más importantes que las que si.

  Así que, me dediqué a sobrevivir, eso sí, siento dudar de mí, ya no confiaba que recuerdos eran míos y cuales no, pues de cada cosa que escuchas, cada olor, cada sensación que percibes en la piel, todo trasporta a lo ya vivido, ves lo simple, pero nunca llegas a saber con exactitud, pues extraña, como simples tratos, que unos, en su día te hicieron llorar, sentir miedo, molesta o cualquier otra sensación negativa, y lo curioso, ejke lo bueno, las sensaciones bonitas, esas cuesta recuperarlas, pues no te dañaron, por lo tanto imagino, que por ese motivo no lo anotas en la cuenta con cartel de precaución, y es una pena, pues cuando “te pierdes” de ti misma, creo que si solo se recordase lo bonito, pues sería estupendo, pero, claro, también el instinto de protección seguro que encontraría peligroso hasta ver la luz, pues impacta en tus pupilas, y aunque este es un reflejo donde no intervenimos directamente, pero, sé que siempre nos protegemos, ya que, el instinto de supervivencia es más fuerte que nosotros mismos.

  Lo más sorprendente ejke te llenas de dudas, de negatividad, si me apuras de miedos, cuesta contar como te sientes, posiblemente por qué no entiendes que hace que te sientas tan perdida, además, quien te quiere, cuando nota que no sabes algo de un pasado cercano, creen que juegas con ellos, les irrita que no recuerdes, incluso creen que lo haces adrede, que necesitas amor, que les echas en cara algo, además, pues igual en aquel momento del que exigen recuerdes, pues a saber que respondiste y qué te interesaba o qué te hizo reaccionar así, y como no recuerdas las sensaciones que te hicieron responder, pues te quedas investigándote, con un cúmulo de extrañas sensaciones.

  Y ejke además, con sus gestos, con ellos, que son la clave, y lo cierto ejke acabas recordando, pero no sabes el matiz de lo que quieren, y nada de lo que respondes les encaja, ni les sirve, así que mejor esperar y cuando dicen algo con un sonido más profundo, repite eso, pues cuando alguien habla en plan pregunta, lo que quieren escuchar, siempre tiene un sonido más profundo, y por lo menos, aunque te quedes sin entender nada, siempre te dejaran en paz, ya que, hay momentos donde como no sabes explicar, ni ellos quieren entender, pues mejor decirles que quieren oír y por lo menos sales ilesa de la situación.

  De todo aquello, y que lo cotidiano lo recuperas sin más,  con lo extra, es decir, con eso que son los roces con la gente, el trato y que conlleva un saber de qué ocurrió, pues, como no tienes claro que fue y como fue, pues aprendes a decir sí, esos sies del tonto que complacen, y ejke, a poco que te fijes qué necesitan, pues lo haces y ya te enterarás que significa.

  Pero, en ese tiempo donde la soledad es absoluta, si que es cierto que, hoy por hoy,  echo de menos aquello, donde al no entender a la gente y sus que querían, pues miraba y me preguntaba que hacían las ventanas cuando nadie se asomaba, a quien contaban si tenían frío, si les preocupaba mancharse o  si cuando llovía, y si algún habitante de la casa salía a decirles algo o simplemente miraba por ellas. Lo triste, ejke cuando te dabas cuenta que nadie se fija en una ventana a no ser que esté adornada, o tenga una linda arquitectura,  y que solo son cosas de las casas que no tienen vida, cuando te pierdes en borrones de ti misma, te das cuenta, que en realidad eres eso, una ventana en la vida de los humanos con quien has compartido, y cuando algo te borró a ti misma, pues ya no te ven, simplemente te usan.

  Y sé que no es un usar tan rudo, pero creo que, cuando estamos mal, cuando los problemas de la vida nos acartonan la cara, nos hace gritar y no encontrar nuestro sitio, quizás, si en vez de intentar sobrevivir, intentásemos recordar todo lo que “tenemos” sin ser material, sino de todo eso que no se toca, digo yo que quizás, llevaríamos mejor eso de ser una ventana que ya, pues simplemente nos usan.

  Ahora, así pensando, la vida nos usa, nosotros la usamos, evidentemente sino, pues no hay vida. Y la gente, cuando hay lazos, y siempre los creamos con todo lo que nos rodea, si lo pienso, todo nos usa y lo usamos. Qué divertido,…

 

Imperio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Berritrasegando

  1. puck dijo:

    Me dejas sorprendida con eso de que somos ventanas por las que otros se asoman,me parece que no te falta razón. Otros dicen que somos como espejos que vemosreflejado en los demás y los demás nos producen ciertas sensaciones de lo que somos. Quizás da igual espejos o ventanas, si todos lo somos nos ponemos enparecida situación, da una idea de lo difícil que es ponerse en el lugar del otro,

  2. puck dijo:

    pues solemos mirar y experimentar a través de nuestro prisma, o igual puede serque no seamos tan diferentes en lo básico y un poco más allá de lo básico.Besis ciela.

  3. Ana dijo:

    La vida es experiencia, vivencias que nos enseñan a seguir adelante.Aprendemos a golpes y eso nos hace mas duros y a veces usamos a los demás ,otras veces nos usan… en fin, es nuestro sino.BesosAna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s