Berritacción

 
 
                                 
 

     Sin saber por qué, en casi un jugo de predicciones, a veces, recupero canciones que me envían, y las canturreo:Nota la vida es un molino, da, muchas vueltasNota… no ejke me asuste, pero descubro casi de inmediato que sin más, aparecen nubes que me llevan a pensar…

     Y ejke, cada vez que me siento envejecer, crece a mi lado un chupete para calmar mi hartazgo y preocupaciones. Sin entender bien por qué, necesito, y uso sin conocer como, ni de donde aparece, y ese chupete invisible y mágico distorsiona esa nube, y un gesto infantil, quizás es el culpable, y quien hace que me distraiga, mientras ese algo físico, ya que creo que todo es físico más que mental, se hace lo suficientemente concéntrico, tanto, que consigue, y casi, pues parece que no pienso, aunque lo cierto que, queriendo o no, lo más pequeño hace que recupere la calma ante el tiempo inexorable que vuela.

     Noto, casi asustada, aterida y con un  mucho de asombro, como somos, pues, cada vez que una situación nos agobia, y sientes correr todo lo que te rodea a una velocidad de vértigo, que casi caes en un abismo, y es curioso como crees tener las preguntas que has de hacer para saber, y con ellas, crees que casarás irreversiblemente piezas de un puzzle que, aunque pensamos que no, realmente inventas, ya que, ni nos movemos, ni tenemos preguntas, ya que, sólo tenemos las respuestas que encajan en lo que nos duele, y han de decírnoslas para calmar así nuestra culpa, para hacer con todo un relato propio, y con ello, pues simplemente hacer culpable a otro de nuestras propias cuitas, ya que, nuestros errores, no los vemos como tales, los hicimos sí, pero había algo más, y ese algo más, solo lo disculpamos en nosotros mismos y nunca en el otro, ni las sensaciones que despertaron en el otro ni sus daños…

      Así, siempre son del otro, y en un jamás son nuestros, pues ese otro, ha de ver que nos movió a errar en aquel tiempo, y me da que ni pensamos en el daño que hicimos y continuamos haciendo con aquello que ya lo damos por olvidado, pues, todo se hace fruto de un hoy en nuestras cuentas, las cuentas y las lecturas de otros puntos de vista se olvidan, ya no existen, ni tenemos en cuenta de otras sensaciones, de otros miedos, ya no son importantes, es a nosotros quien nos están dañando, y, puesto que como no éramos conscientes del daño que podíamos estar haciendo en aquel entonces, pues aquello, así de simple, fue fruto de un error que reconocemos, sobre todo reconocimos, y como hemos confesado, pues ya esta, todo saldado, así que, como ya nos autoperdonamos, pues ea nos tomamos las de Villadiego, y lo nuestro, simplemente, ya no cuenta, olvidamos las consecuencias en ese otro que, ni pensamos que aún puede estar dolido, pues nos hemos perdonado sin el perdón del otro, y me da que, siempre nos hacemos regalos poniendo la razón, por qué así es más fácil, de nuestra parte.  Nos sacamos ilesos de los daños de otro, lo demás, no importa, al menos eso llego a sentir.

     Y ejke, lo noto, me lo cuentan a diario, tanto, que me asusta, me provoca terror el como y con que frialdad se presenta ese sí, aquel entonces yo hice mal, pero actué bien, sentía que hacía bien, no era mi intención hacer daño, por lo tanto, lo mío no cuenta, sin embargo, si cuenta lo de otro, lo de ahora, lo que me esta molestando a mí, pues su error me esta haciendo daño y nada es producto de mis errores, pues yo, si erré no fue a propósito…. Y descubro que,  somos egoístas no, lo siguiente, que no es egoísmo esto, lo sé, no se llama así, pero, ya no pienso buscarle el nombre. Pues, la culpa, es de todos, pero ay lo que cuesta compartirla…

     Y, bueno, cada vez que me siento joven, nueva, aparece un dolor que me recuerda que, vivir, he vivido. Cada vez que siento que acierto, no sé si echarle la culpa a la puntería, por que en realidad, no medité la diana, ni pensaba en ella en ese disparo en el que atiné de pleno, ni tan siquiera tenía un arma, pero es tan similar la sensación… pues lo que tenía que calmar, que solucionar, no dependía de mí, sino en dar en la diana, si ejke es una diana el calmar el corazón de otro, que ahora, supuestamente esta dañado por lo que esta ocurriendo, cuando además, ni cuenta que, lo que ocurre ahora, es fruto de su error, aquel que se ha perdonado así mismo, sin contar, digamos que, en ese con otro.

     No sé, pero me hace revolcarme en el mismo infierno, ese lugar que como dicen que hace calor, y el calor consigue aumentar los malos olores, tanto que allí, en el infierno sin duda tiene que oler a demonios, propiamente dicho, pero, me doy cuenta que, ocurra lo que ocurra, ante lo que nos preocupa o nos hace tambalear, solo son nuestros demonios lo que estropea el ambiente, lo que llena de un hedor insoportable ante lo que creemos que ocurre, y son, son ellos, nuestros propios demonios y no lo que en realidad ocurre, lo que nos sume en tristezas y sensaciones que nos apalancan en ese lado de la tristeza, la impotencia, la sensación de engaño, y nos acompañan en ese decir:  te me has caído, me has fallado….

     Y es así, ya creo que es así, pues, siempre usamos nuestros miedos para añadirlos como especia principal a ese guiso, a esa situación donde nos sentimos engañados, lo que me lleva a pensar que justos no somos, ya que, a todo le añadimos nuestros miedos y a nuestros deseos de salir así, indemnes ya que,  con esa niebla, a ver quien es el guapo que separa para ver el punto justo de la diana y atinar para dar con una solución, no ya para que no duela, sino para no llenarnos de tonterías, de orgullos heridos y sobre todo, no culpar a nadie de nuestras propias cosas.

     Y estaré equivocada, pero todo me lleva a pensar que lo que sucede en un instante, o en toda una vida, no es fruto de un momento y de un ya, pues todo va macerado en reacciones del pasado, y que, sospecho que, todo lo envolvemos con hedores de demonios propios que acusamos que son de otro. Y con ello, acabamos llenando el mundo, nuestro mundo, de podredumbres para las cuales, creemos vencerlas en un después, cuando nos echen en falta, cuando ya no estemos, cuando les duela habernos perdido…

    Menos mal que la vida es justa, por una parte, ya que, cuando nos quitamos de encima a quien nos daña en este ahora que nos sentimos así, tan dolidos, con la razón tan de nuestra parte, con tantos motivos, y que ya no podemos más y nos vamos, pues descubro, y es curioso, pero, rara vez es más feliz quien se aleja, al contrario, quien se queda donde esta recupera la paz, y me doy cuenta, de lo complicada que es esta lectura, pues quien nos hace daño, siempre pensamos que son los otros.

 

Imperio.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Berritacción

  1. Aire dijo:

    hola, ola de mar…Buf, hoy me ha s ido más difícil seguir tu berrido, pero creo que capto. Creo que nuestros errores nos dañan igual que los de los demás, diría que los primeros más, depende de nuestro nivel de exigencia, claro.

  2. Aire dijo:

    Yo estoy en una época en la que todo el mundo parece querer hacerrme daño y me estoy preguntando que parte es culpa mía, vale, ellos lo hacen queriendo pero sin conocer el alcance que tiene en mí, todo lo que causan, pero otra, otra parte ha de ser mía, algo muy de dentro que provoca ese ataque.

  3. Aire dijo:

    Decir que es sólo del otro es un error egoísta y soberbio. También es autocompadecerse y ponerse barreras para pasar la pelota al otro, que se el otro el que lo solucione y pida perdón..no? Y nuestra parte..es que esa es tan compleja…, estamos demasiado cerca de nosotros mismos para verla a veces.

  4. Aire dijo:

    Un beso, mi Imperiete atormentada, hoy.

  5. puck dijo:

    Es buenísimo tu escrito, puedes ponerte en un lugar o en otro. Será un punto parecido en todos. Me he identificado en ambas partes.Besos grandes.

  6. Ana dijo:

    Vivir supone equivocarse y acertar. Hay quien lo reconoce y hay quien no, pero nos llena de experiencias y sabiduría. Cuando alguien dice que la culpa es del otro, quizas sea él el equivocado.Muy bueno como siempre.BesosAna

  7. mirada dijo:

    jo, me dejas kao, siempre me encanta leerte, siempre aprendo algo, un beso, gracias por todo!!

  8. pili dijo:

    que culpa hay entre nosotros si sabemos bien que cada uno tiene sus locuras, que la vida o el destino lo va armando….quien no se haya equivocado alguna vez, lo que hay que sacar de los errores nuevas fuerzas..cuando tienes una ilusion ,algo te hace sentir adolescente , yo no me iria a bebe …jajjaaa y yo pregunto si el hecho de ser “perfeccionista” es verdaderamente una virtud, o un defecto….yo creo que tiene de las dos cosas.un besazo wapaaaa !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s